banner WIR

Haim – Days Are Gone

Por Laura Ávila 0

Haim - Days Are Gone

Desde que se pudo escuchar el año pasado su single debut híperochentero, Forever, esta girl-band atrapó los oídos de la crítica mundial. La llegada de Days Are Gone, podría definirse como una oda al pop rock moderno, un pop bien logrado y cimentado en los sonidos de los 80, bañados por el sol y con tintes de la costa oeste.

Con voces entrecortadas, coros que siempre encajan, sintetizadores y ritmos rígidos pero bailables, hacen que sus canciones sean muy pegadizas. Este proyecto no puede atribuirse a un éxito accidental, sino a un grupo de jóvenes trabajadoras que gracias a su esfuerzo tras años han llegado a encontrar su hueco en el panorama musical actual. Su apellido, que hace tributo al nombre de la banda, significa “vida” en hebreo, y han sido capaces de inyectar al mundo de la música una dosis masiva de la misma.

Si nos metemos de lleno en el disco, con las primeras tres canciones dejan claro que llegaron para quedarse. Tres sencillos diferentes pero que muestran a una banda con talento. Falling, un pedazo de pop típicamente de ensueño hecho a mano, una canción poderosa y divertida que resume el resto del disco. En The Wire habría que remarcar los riffs de guitarra pegadizos que incitan al baile, que con un toque de new wave la convierte en la típica canción que no puede escucharse una sola vez. My song 5,  se convierte en la canción protesta del álbum. Transmite una rabia real, mostrando el lado más furioso de estas chicas, quizás el tema más rockero del álbum teniendo un momento más experimental, con ambiente jazz totalmente diferente al resto del álbum. Days Are Gone, canción que da título al disco, fue escrita por Jessie Ware y Kid Harpoon, que explica tanto los elementos folk, electro y el uso de sintetizadores  a lo largo de toda la canción. La pista es menos guitarrera que las demás y se mueve en un territorio mucho más electro con una fusión de r&b con ADN pop y  aires de funk. Honey & I , es, probablemente, el corte más débil del álbum. Carece de los grandes coros típicos de Haim, acompañada con los ritmos de guitarra veraniegos y que avanza relativamente monótona en comparación con otras pistas. Don’t Save Me, es una canción suave, con un divertido rock alimentado por un sintetizador adictivo. If I Could Change Your Mind, aunque a ritmo de palmas muestra un gran optimismo, la letra describe el dolor y tristeza de dejar a un ser querido.

En cierto modo podríamos decir que la indiferencia es la fuerza secreta del álbum. La música es demasiado optimista, lo que lo convierte en un disco fácil de apreciar. Quizás se tienda a juzgar antes de escuchar a estas chicas, tachándolas de poco innovadoras o llenas de pop veraniego. Pero están llenas de versatilidad, quizás un disco fácil y poco arriesgado, o todo lo contrario, pero saben como conquistar. Han sido capaces de crear un disco bastante equilibrado a la par que sofisticado que han sabido pulir al detalle. Son un grupo con personalidad y chispa, nada fácil de conseguir actualmente, con un soplo de aire fresco para la escena musical. Es muy bueno que estas nuevas generaciones evoquen los sonidos de la música de antaño, que seguirán permaneciendo y nunca desaparecerán.



banner WIR