banner WIR

Primera cita SPVPV en Murcia

Por José Luis López 0

El otoño se ha hecho esperar en Murcia. La gente se preguntaba qué pasaba. Es una ciudad cálida, pero esto ya era demasiado. Lo habían probado todo, pero los abrigos seguían muertos de risa con la única compañía de la naftalina. Nadie esperaba que el frío tuviese que venir de Asturias.

Fasenuova nos brindaron un concierto único, poderoso, alejado de lo que habitualmente vas a ver en cualquier sitio. El frío de sus máquinas te hace arder por dentro, para compensar ese otoño que extienden a su paso. Porque no hay otra explicación. No obstante, Chiquita y Chatarra están ahí para ayudarte a coger un poco de calor también, con su desenfreno y desparpajo. Pero a este gato le faltaba la tercera pata, así que Tvnnel (que repetirá el próximo día 28) se encargó de hacer que nuestras articulaciones se pusiesen a funcionar.

por FJ Mompeán
por FJ Mompeán

Empezando de forma cronológica, hablaremos de la actuación del valenciano. Elegancia y un sonido poderoso, cercano a la EBM en ocasiones, es su carta de presentación. Su actuación fue corta, pero suficiente para poner las pilas a la gente. Reclamó una atención que, definitivamente, merece. Lástima que pocos pudieron disfrutarlo, porque además el sonido fue cojonudo.
A continuación, Chiquita y Chatarra subieron a las tablas. Lo suyo es mucho más sencillo: Rocanrol, ni más ni menos. Armadas con bajo y batería o batería y guitarra, y a pesar de los contratiempos (bajo eléctrico roto, afonía de su principal vocalista) dieron un concierto muy divertido y desenfadado. Si algo está bien, no le des más vueltas. Sonaron
A la medianoche cayó la oscuridad. Lo de Fasenuova es soberbio, sin más apelativos. Desde que subieron al escenario, la sala (que a pesar de presentar una buena entrada no se mostraba completamente llena, debido al gran aforo que tiene y quizás a que era jueves) enmudeció.

por FJ Mompeán
por FJ Mompeán

Temas como “Salsa de Cuervo”, que da nombre a su nueva obra, sonaron al principio. Su apuesta debe mucho al pasado, pero no a un pasado fácil. Es un auténtico placer escuchar juntos a Cabaret Voltaire, Esplendor Geométrico, Suicide, Azul y Negro y tantos otros sin que suene a ninguno de ellos y tampoco sea un pastiche. La presencia de Fasenuova en el panorama nacional es un regalo por el que cada día deberíamos dar las gracias, ya que además de ser personalísima te llega muy dentro cuando los tienes delante. Muchas bandas deberían pasarse por uno de sus conciertos para darse cuenta de que un concierto puede (y debe) ser más que, simplemente, tocar un montón de canciones.

A favor tuvieron la mayor presencia de público y un sonido brutal. El suelo retumbaba como se anuncia un Tsunami. Cuando suenas con un volumen tan alto y este se percibe en el estómago y no tanto en los oídos, es que lo estás haciendo bien.
En definitiva, esto es lo que dio de sí la primera noche del ciclo que SPVPV organiza, y que tendrá su continuación el 28 de diciembre. Esperemos que más y mejor. En breve tendréis alguna sorpresa más de esta primera velada.

banner WIR