banner WIR

Domador + Sticket en El Veintiuno: La gran familia.

Por Juanjo Rueda 0

Toda comunidad tiene algo, o mucho, de familia. Todos los individuos solemos organizarnos de forma semejante al núcleo lógico con el que hemos crecido cuando dejamos de lado el de la familia biológica, y en nuestras relaciones sociales no resulta muy diferente (no por nada suele decirse que los amigos son la familia que eliges). Bien, pues esto también ocurre en la música, siempre hay comunidades y hay familias que se van asentando con el tiempo, generalmente por convivencia o trato habitual con individuos de una misma comunidad. Así pues, lo de este sábado tuvo algo de celebración familiar. Eso sí, de familia numerosísima ya que el público acompa?ó llenando a rebosar la sala

Este pasado sábado en la sala El Veintiuno, siguiendo con el mes aragonés que están llevando a cabo (este mes solamente tocan bandas aragonesas), tocaron dos proyectos muy apegados a la escena local y a la sala de la que hablamos. Dos proyectos relacionados de forma especial con la sala y con parte de la gente que acudieron a verlos, había algo de comunión familiar en este evento. Dos proyectos distintos y complementarios: los ya más veteranos Domador y un recién nacido Sticket, que abría la velada para los primeros.

Domador venían de un pequeño hiato sin actividad aparente (su último disco data de 2010) en el que diferentes cosas han mutado respecto a la banda. Han habido cambios respecto a miembros de la banda, que ha pasado a ser un cuarteto, y cambios en su sonido. Han pasado de un pop-rock más pretendidamente deslabazado en su primer disco (“Óxido-Ruido-Nucleico“, 2009) o de un pop sintetizado algo (o bastante) loco en su segundo disco (“Teóricamente Imperfecta“, 2010), han pasado, repito, a potenciar el lado más rock de su propuesta con unas hechuras entre ochenteras y noventeras con una más fuerte, robusta y conjuntada sección rítmica y que parecen intentar querer recoger el guante estilístico de formaciones autóctonas como León Benavente o Nudozurdo. Presentaban canciones nuevas que van a formar parte de un tercer disco que verá la luz en marzo (“Polanski”, “Escarcha”, “Vértigo”, “Estrategia”, “1912” y “Nuevas noches”) y en parte reformularon algunos temas anteriores (“Paralelo 51″, George Clooney meditando” o “Señora Robot”, por ejemplo) a las características actuales de la banda. Se les vio engrasados y cumpliendo con su función de amaestradores (musicales) del público.

Sticket / Foto: Sala El Veintiuno
Sticket / Foto: Sala El Veintiuno

Antes había comenzado calentando la noche un proyecto nuevo, tan nuevo que tomaba la alternativa esa noche. Sticket es el proyecto personal de Enrique Aso que basó su breve discurso musical en un sencillo pero eficaz pop nostálgico de cuidados arreglos (contaba con la colaboración de otro guitarra e incluso algún bajo en algún tema) emparentado con las enseñanzas dejadas décadas atrás por bandas como, por ejemplo, Los Secretos. Un proyecto que habrá que ver como evoluciona en el futuro pero que ayer recibió el apoyo de un buen número de público amigo. Y es que, como ya he dicho, fue una noche y una celebración familiar al amparo de ese gran patriarca que es, en estos momentos, la sala El Veintiuno.

banner WIR