banner WIR

Concierto de Savages: “Less phones and more heads banging”

Por Ross Gallagher 0

Estuvimos el pasado martes 18 de febrero en la Sala Apolo de Barcelona, en el que pudimos disfrutar de los conciertos de A Dead Forest Index y Savages, que vinieron de la mano del Primavera Sound.

Los teloneros fueron los hermanos australianos Adam, voz y guitarra, y Sam Sherry, batería, que forman A Dead Forest Index. Grupo que elabora música oscura, como evoca su nombre, paisajes forestales, capas de sonido logrados a base de batería, y sobre todo, loops de guitarra y voz, la cual es al entonar particularmente afeminada, un punto más másculina quizá que la de Victoria Legrand.

Consiguen crear paisajes atmosféricos opresivos, aunque se nota la carencia de técnica, y que es un proyecto al que le falta bastante por desarrollar, y es que con sólo un Ep producido, parece que se han mudado al Reino Unido para trabajar más a fondo de cara a su primer LP. Mucho trabajo por delante cuyo objetivo se entrevé que pueda ser un sonido similar al que consiguen Swans.

Pero bueno vamos con el acto principal: Savages y su post-punk de eterno revival. Su aparición es una buena noticia para los amantes del género, que últimamente parece relegado a un segundo plano. Actitud, personalidad, quizá no demasiado original eso sí, y tablas en el escenario en un show bien preparado y ejecutado por un cuarteto de guitarra, bajo, batería y voz en el que no sobra, ni falta, nada.

El inicio del concierto, con luces fuera y sonando por los altavoces un fragmento largo de Blade Runner, aquel en que Rachel le pregunta a Rick: “Have you ever retired a human by mistake“, crea el ambiente propicio, la expectación de las grandes ocasiones, que aprovechan con un principio en el que la nueva “I Need Something New” y “Strife” situaron la actuación en cotas muy altas.

Lamentablemente, a esto le siguió un parón en el que Jehnny Beth, frontman y la persona que dota de mayor personalidad a la banda,  pidió, de manera muy razonable, que la gente guardara los móviles: “no tengo muchas peticiones, pero os quisiera hacer una. Nunca había visto tantos móviles y sólo vamos por la segunda canción. Me gustaría que los guardarais y que os sumergierais en el concierto. Quiero ver menos teléfonos y más cabezas balanceándose“.

Y bueno, tras unos gritos de aprobación por parte del público, los que no estaban usando el móvil imagino, se reanudó el concierto, aunque dejando la sensación de “corte” en el repertorio, pero remontaron rápido otra vez con “City’s Full”, “I am Here” y “Shut Up”.

En este momento se nota que  con un sólo largo publicado, no todas las canciones  pegan igual. “Waiting for a Sign” y la meritoria versión de “Dream, Baby Dream” de Suicide bajan un poco el tempo y también la atención del público hacia el concierto. Lo cierto que esta parte se sustenta en gran medida gracias a la credibilidad que desprende el cuarteto inglés, la cual consigue atraparte, atento a lo que sucede en el escenario.

“She Will” es la siguiente canción, que sube el ritmo, y el cual siguen in crescendo con “No Face”, “Husbands” y de ahí al probablemente mejor momento de todo el concierto, la locura desatada en “Hit Me”, en la que un espectador se subió al escenario para tirarse a continuación al público. Al término, tocó otra vez que Jehny Beth pusiera las cosas claras: se acercó donde estaba el espectador, y dijo: “Entiendo que te estás divirtiendo. Pero a nosotras no nos resulta divertido lo que haces. No lo vuelvas a hacer“.  Vamos, que se nota quien manda, y no es momento de bromas.

Entonces, más parón antes de la canción final, “Fuckers”, alargando el comienzo hasta que la sala cesó un poco en sus murmullos, incluidos los de los infantes -literal- que la liaban en la sala de arriba. Y es que los murmullos fueron constantes en los temas más lentos, lástima.  Y con este tema se puso un tibio punto y final a un concierto de aproximadamente una hora, muy bueno, pero que podría ser aún mejor dándose las circunstancias adecuadas.

Y es que la banda apunta alto; el éxito obtenido con tan sólo un disco, con su concierto cambiado a sala la principal de la Apolo debido a la demanda, en un día que recordemos, el Barça jugaba un partido de champions, y el talento del grupo, hacen pensar que llegarán lejos. Posiblemente verlos en sala en esta gira sea un lujo que recordemos dentro de unos años.

 

banner WIR