banner WIR

Las Ruinas en El Veintiuno: concierto concreto, crónica dispersa

Por Juanjo Rueda 0

A veces se encuentra uno con una tarea para la que no se siente especialmente inspirado, motivado o no sabe muy bien desde que punto de vista encararla. Así me encuentro yo este domingo nublado por la inminente la ciclogénesis explosiva, fenómeno convertido, estos últimos años, ya en lugar común de los noticiarios. Me encuentro con la tarea de redactar una crónica sobre el concierto de Las Ruinas de anoche en la sala El Veintiuno (Huesca) y no sé cómo arrancar o cómo enfocarla. No sé como esquivar los mismos lugares comunes en los que caen nuestros noticiarios con las noticias meteorológicas. No sé como afrontar un crónica intentando dar una vuelta de tuerca que no cuente siempre las mismas cosas recurrentes, una crónica que intente dar una visión diferente y personal de algo que se ha convertido, a veces, en mero formalismo para algunos medios musicales como es la crónica musical. Sí, puedo dejarme de empanadas confesionales y podría decir que el concierto fue intenso y breve (una hora, si llegó); podría decir que sonaron contundentes (mención especial para el bajo), concretos a la par que ruidosos, leyendo, a su modo, los diferentes referentes que flotan en sus discos de estudio; podría decir que tocaron mayoría de temas de su último disco (algo lógico), “Acidez House” (2013, El Genio Equivocado), que es el que están presentando en esta gira, pero no se olvidaron de hitos anteriores (“Ovni”, “Cubata de Fairy” o “Cerveza beer”, por ejemplo); podría decir que la sala estuvo medio llena pero con (casi) todo el público totalmente entregado que les demandó unos bises que no pensaban regalar pero que finalmente terminaron ofreciendo con “déjà vu” como cierre final. Podría decir que Las Ruinas son un gran grupo, que tienen un gran directo en su estilo; porque lo suyo no es una música de manierismos vacíos, si no de líneas sencillas, concretas y contundentes que no inventarán nada pero, qué leches, ¿cuántos grupos lo hacen? Que lo que hacen lo hacen muy bien y se disfruta mejor. Podría decir todo esto anterior y tendría otra crónica anodina más que, probablemente, no interese a nadie más allá de la propia banda y tampoco estoy seguro de este hecho (si leéis esto, os voy a volver a decir algo que ya os pude decir ayer como espectador normal y no como supuesto cronista resabiado: vuestro concierto estuvo muy guapo y lo disfruté mucho). Podría decir todo eso y, maldita sea, eso es lo que he hecho, porque en el fondo no soy más original que cualquier redactor de noticiarios.

Foto de portada: El Veintiuno.

banner WIR