banner WIR

We Are Scientists, supervivientes del hit

Por Ignacio Sánchez 0

Cuando tu propuesta musical languidece y se pierde en un mar de jóvenes bandas que nadan más rápido que tú, algo debes de hacer para no ahogarte y caer en el olvido.

We Are Scientists llamaron a la puerta de muchos a mediados de la década pasada con su descarado y fresco With Love and Squalor (2005). Su arsenal de singles y sus simpáticos videoclips encajó de maravilla en una época donde comenzaban a asomar la cabeza Bloc Party, Kaiser Chiefs o Maxïmo Park. Parecía que iban a comerse el mundo pero el pinchazo de su globo fue de órdago. La salida de su batería Michael Tapper de la formación, y la publicación de álbumes sin ese punch, Brain Thrust Mastery (2008) y Barbara (2010), fueron diluyendo su notoriedad, hasta que el año pasado publicasen el EP Business Casual y ya este año su nuevo trabajo, Tv en Français, que en cierta manera vuelve a, al menos, mostrarnos un proyecto al que darle un voto de confianza.

We Are Scientists @ Independance Club por Ignacio Sánchez
por Ignacio Sánchez

En este amago de renacimiento musical, el trío llegó la semana pasada de gira a nuestro país con la lección bien aprendida: jugar sobre seguro. Sus nuevos temas ofrecen un contrapunto acertado que sirvió para tejer un set que fue picoteando de su cuatro obras principales, pero como era de suponer con un peso específico del imprescindible With Love and Squalor. Y es que tanto ellos como nosotros sabemos que difícilmente podrán mejorar los resultados de este trabajo.

Así, We Are Scientists se plantaron el pasado miércoles en el Independance Club de Madrid decididos a hacernos pasar un buen rato, y que olvidásemos nuestros problemas (en mi caso haberme peleado durante todo el día con Ticketmaster y quedarme sin entrada para ver a The Rolling Stones en el Bernabéu).

Con la progresiva “Return the Favor” arrancó la velada que previamente había sido caldeada por Paws, a los que solo pude ver con su última canción (los horarios laborales chocan a veces con los de los conciertos). Media entrada en una sala que vio como las primeras filas eran ocupadas por jóvenes, seguramente enganchados en esta última etapa del grupo, y algún que otro extranjero. Sonido aceptable aunque se echara de menos algo más de fuerza; a uno le gusta cuando le retumba el pecho.

We Are Scientists @ Independance Club por Ignacio Sánchez
por Ignacio Sánchez

Mientras, desde lo alto del escenario Chris Cain y Keith Murray no dudaron en intentar ganarse a los presentes ya fuese con Keith tocando sobre un Chris tirado en el suelo, con su inseparable botella de vino, o con una felicitación de cumpleaños incluida a una de las chicas que ocupaba las primeras filas con un castellano nivel básico. Todo lo que fuese necesario para alentar a un público que se mostraba distante y que solo pareció despertar cuando arrancaron los primeros acordes de “Nobody Move, Nobody Get Hurt”. Quizá fuera éste uno de los debes de la cita, la frialdad de un público demasiado contenido que parecía reacio a contagiarse del buen rollo de los músicos; y quizá fuera por esto y que encandenaron algunos temas flojos (“Rules Don’t Stop” o “Chick Lit”), me pareció que el concierto se desinflaba sin remedio, aunque por fortuna fuera algo pasajero. “This Scene is Dead” se encargó de encender de nuevo la mecha de la parte final del concierto, alimentada con “Make It Easy” o una “It’s a Hit” que sigue siendo igual de contagiosa como hace casi una década.

Estaba claro que ahí no podía quedar la cosa y el bis sirvió para confirmarnos el buen estado de We Are Scientists y que el tiempo no pasa por temas como “Can’t Lose” o su grandiosa “The Great Escape”. Imposible no salir del Independance con una sonrisa en la boca y con la sensación de haberte quitado unos cuantos años de encima, aunque con el regustillo de pensar que en un festival hubiera sido todo aún mejor.


banner WIR