banner WIR

El fruto maduro The Notwist

Por El Último de la Fila 0

Hubo una época donde un género etiquetado como “indietrónica” reinaba por los ambientes selectos de Europa. Fue al inicio de la década pasada cuando el Sónar publicaría un recopilatorio bajo esa denominación, y cuando The Notwist daban un puñetazo en la mesa con su quinto álbum, Neon Golden. Compañeros como Lali Puna, Ms John Soda o Röyksopp eran objetivos de cualquier festival que se preciara. Pero como todas las modas en esta vida, su sonido poco a poco dejó de interesar a la prensa especializada, ávida de explotar nuevas sonoridades, y unido al parsimonioso ritmo de trabajo tanto de la banda que nos trata como de sus compañeros.

Así, hemos tenido que esperar nada más y nada menos que seis años para tener en nuestras manos la continuación de The Devil, You + Me. Un Close to the Glass que nos trae a una banda rejuvenecida, que camina con paso firme por las aristas del género, empaquetando en doce temas lo que tiene visos de ser uno de los trabajos importantes de este año. Un álbum que juega a seducirnos con un sonido donde prima la parte electrónica y experimental (la apertura con “Signals” y la homónima “Close to the Glass” son claros ejemplos del espíritu del grupo) en contraposición a The Devil, You + Me, pero donde sin embargo una de sus joyas (tema del año) es “Kong”, corte pop que a buen seguro firmarían Radiohead con los ojos cerrados.

Desarrollos en la onda de My Bloody Valentine, “7-Hour-Drive”, o los aires folk de “Casino” sirven de tendones que enganchan el esqueleto indietrónico de Close to the Glass que nos regala casi al final un fascinante viaje instrumental de casi nueve minutos llamado “Lineri”, una oda a la electrónica made in Boards of Canada, coronada por el mágico lazo de “They Follow Me”. Una excusa más que perfecta para seguirles y no olvidarnos de su música.

banner WIR