banner WIR

Sylvan Esso, delicioso debut

Por Ross Gallagher 0

Sylvan Esso es el disco debut del grupo homónimo salió editado por Partisan Records hace un par de meses, una pequeña y delicada pieza de repostería musical que viene a ocupar un lugar entre aquellos títulos de 2014, que bien podrían estar en la parte frontal de un escaparate, esperando a que alguien repare en ellos y quiera llevárselos a casa.

Los cocineros en este caso son Amelia Meath, que se encarga de ponerle el lado más dulce y atractivo, la voz, a un pastel amasado con la electrónica tranquila que Nick Sanborn. Éstos dos cocineros no son novatos aunque se trate de su disco debut, ya que ella forma parte del grupo vocal Mountain Man, además de girar ocasionalmente con Feist, y él toca el bajo en Megafaun.

Y ya vamos a analizar el “sabor” de la obra en sí. Es confitería que aún tiene el regusto de la cocina casera, y de hecho las piezas están grabadas en el dormitorio de Amelia. Digna de su tiempo, mezcla electrónica, downtempo, de beats pausados, con una voz y coros que proporciona Amelia, que nos hace degustar todas las piezas, un total de diez canciones, plácidamente, con unos cambios entre el chillwave y el trip-hop, añadiendo en ocasiones algún elemento folk como guitarras acústicas, de una forma apenas perceptible. Es por tanto algo que no gustará a aquellos que busquen sabores más fuertes, intensos, algo que les de energía para bailar.

Por supuesto no todas las piezas tienen exactamente el mismo sabor y aroma, e igualmente no todos son destacables. Tras unas buenas canciones al principio, lo mejor es la parte central, cuando encadena los coros hipnóticos en Dress, seguidos por el corte más animado HSKT, “Head Shoulders Knees and Toes” y culminando con el single Coffee, que es la verdadera canción bandera del proyecto. Además, Hey Mami sirve como un perfecto entrante que te va introduciendo en el particular estilo de cocina del grupo, y Play it right alegra un poco un final, que se manifiesta como un poco soso.

Resumiendo, es un buen disco para aquellos que busquen sonidos actuales, melodías elegantes y un rato de tranquilidad, aunque tiene la pega de correr el riesgo de sencillamente, ser relegado a música de ambiente. Aunque merece la pena la escucha.

banner WIR