banner WIR

Entrevista a Holy Fuck

Por Ignacio Sánchez 0

Holy Fuck - Congrats

Electrónica analógica, humanizada. Así podría verse o concebirse la música que los canadienses Holy Fuck vienen creando desde hace ya diez años. Un tiempo en el que han lanzado tres álbumes como tres catedrales: el homónimo debut, el imprescindible LP y su último registro, Latin, publicado en 2010 tras el cual han estado casi desaparecidos como nos cuenta Brian Borcherdt, la mitad del alma de la formación junto a Graham Walsh. “Decidimos tomarnos un descanso al principio de 2011 ya que habíamos estado constantemente de gira desde 2006 sin parar. En un principio pensábamos tomarnos un año de descanso. Entonces tres de nosotros cuatro tuvimos hijos… Así que te puedes imaginar que necesitábamos más tiempo. Hemos estado muy ocupados… Además de tocar en algunos festivales sueltos como Holy Fuck, también hemos salido de gira y sacado discos con otras bandas en las que colaboramos, algunos que todavía tienen que ser publicados. Además, hemos estado produciendo discos para otros grupos, como Metz y Lights. Realmente nos hemos involucrado más en nuestra escena local. Para Graham y para mí, al ser de Toronto, ha sido muy emocionante ver que hay muchas cosas geniales que están ocurriendo aquí.”

Cuatro años pueden pasar muy deprisa o muy despacio, pero es seguro que en el mundo de la música es una eternidad, y hasta yo casi me olvido de ellos. Un día estás en todo lo alto y al año siguiente ya nadie se acuerda de ti. “Hay mucho de lo que preocuparse en la industria musical hoy en día. Creo que te arriesgas a perder tu posición incluso si te tomas sólo un año de descanso. Así que en ese aspecto no hay mucho que cualquier banda pueda hacer para evitarlo, aparte de sacar música cada vez mejor y esperar que a tus fans les sigas importando.”
Lo que no ha cambiado en estos años son los escuderos de Brian y Graham: Matt McQuaid al bajo y Matt Schulz a la batería. Una formación estable pero para nada cerrada. “La alineación ha sido la misma desde 2007. Pero Holy Fuck seguirán reinventándose por necesidad, y también por diversión y por inspiración. Una banda como ésta puede hacer eso, es un proceso colaborativo.”

La gira que española que arrancan hoy mismo en el festival madrileño Villamanuela y que pasará por gran parte de la geografía peninsular hasta el 10 de octubre con su cita en el Monkey Week de El Puerto de Santa María me hace preguntarle a Brian si tendremos pronto o no cuarto álbum y cómo sonará, si más visceral como LP o algo más controlado como Latin. “Esperemos que un poco de ambos. Personalmente, he echado de menos parte de la energía caótica de LP. Creo que hemos vuelto a eso un poco. Pero en general hemos dejado de hacer discos que representen al grupo como a una actuación. Seguimos grabando en directo en el escenario, pero nos hemos involucrado más en el proceso de composición. Supongo que es porque por fin hemos tenido tiempo de sentarnos juntos y trabajar en ideas fuera del ambiente de las giras.” Un proceso participativo para el que parece que contarán con ayuda externa de ingenieros de sonido como ya ocurriera en Latin. “Hemos producido nosotros mismos nuestro material, pero hemos contratado a distintos ingenieros de sonido. Esto nos ha funcionado hasta ahora. Nuevos oídos podrán tomar decisiones diferentes a las que tomaríamos nosotros, ya que estamos demasiado cerca del material en el escenario de mezclas. Elegimos canciones basadas en las cualidades de estos ingenieros de sonido. Esperemos que esto también le dé al disco algo de variedad, algo de movimiento.” Todo suena bastante bien, luego el resultado tendremos tiempo de oírlo, esperemos que pronto.

De lo poco nuevo que sí que hemos podido catar es la colaboración que han realizado junto con el rapero canadiense Shad, rebautizándose como Holy Shad (no se han roto mucho la cabeza), gracias al empeño de The Banff Centre, colectivo enfocado al arte, la cultura e innovación. “Fue algo que nos sugirieron desde The Banff Centre, pero Shad es un tipo genial, obviamente con mucho talento. Nos hemos cruzado muchas veces con él, así que fue algo natural. Lo más importante es que fuimos capaces de usar ese tiempo para trabajar en nuestro disco. Una banda tiene que ser ingeniosa a la hora de buscar los medios para grabar hoy en día. Eso fue una gran ayuda cuando lo necesitábamos.”

Canadá, país prolífico de estupendas bandas, véase Arcade Fire, The New Pornographers, Death From Above 1979 y su esperada vuelta, Japandroids, Stars, los desaparecidos Broken Social Scene… La pregunta estaba clara para Brian: ¿A qué banda deberíamos echarle el ojo actualmente? “Vaya, hay muchísimos, soltaré unos cuantos: Metz, Alvvays, Chad VanGaalen, VietCong, Soupcans, Milklines, Fresh Snow, Teenanger, Mac Demarco, Timbre Tembre, Dilly Dally, Ice Cream… Constantines están volviendo a tocar. Y en cuanto a artistas muy buenos pero ignorados de los últimos años deberías escuchar a Elevator y a cualquier proyecto relacionado con Rick White.”

Dentro de esta mezcla de estilos le comento sobre la permeabilidad cada vez mayor entre el público, capaz de escuchar propuestas de electrónica y de pop/rock, aunque la manera de disfrutarlas sea algo diferente entre los consumidores “indies” o los más centrados en la electrónica. ¿Os influye realmente el público frente al que tocáis? ¿Es lo mismo actuar en un Primavera Sound que un Sónar por ejemplo? “No es algo que nos importe, siempre y cuando la gente sea abierta de mente y esté preparada para divertirse. Hace poco hemos descubierto que algunos fans de la electrónica son muy rígidos con sus expectativas. Quieren entretenimiento basado en pautas que les sean familiares, no quieren que se les desafíe. Pero solíamos encontrar eso a menudo con los fans indies, aquellos que estaban inmersos en la “blogosfera”. Supongo que lo que quiero decir es que los públicos se divierten más cuando están listos para liberarse de esas cosas. Desde luego, nosotros como grupo lo hacemos. Un espectáculo en directo es un momento único en el tiempo. Puede ser algo muy especial.”

Un público al que quieren desafiar en directo y que en su momento, con su segundo trabajo, en cierta manera les llegó a sobrepasar y cambiar el chip tras ver como cada vez sus directos se llenan con más y más gente. “Sí, eso fue muy emocionante. Hasta el punto de que concebíamos el concierto como una especie de cosa dejada al azar. No nos preparábamos los setlists, simplemente acordábamos un concepto de cómo se suponía que debía ir la noche. Queríamos obtener una reacción del público, ya fuera buena o mala, simplemente porque estábamos muy entusiasmados con lo que estábamos haciendo. De repente sentimos presión, y empezamos a prestarle más atención al público. Pero creo que algo de esa actitud de “me da igual” nos ayudó a acercarnos a los festivales de mayor envergadura, simplemente porque en los festivales puede que te salga un concierto de mierda, si dejan de funcionar los altavoces, que el equipo no funcione, y la falta de tiempo para hacer pruebas de sonido. Involuntariamente supongo que ya estábamos preparados, porque ya habíamos avanzando a trompicones a la hora de elaborar nuestro show en directo.” Aquí en España, si la memoria no juega malas pasadas, fue gracias al carácter innovador del Primavera Sound cuando muchos de nosotros les echamos el ojo a estos cuatro músicos con su concierto en el 2008 que siempre quedará en mi recuerdo, aunque solo pudiera disfrutar del final. Algo que Brian recuerda también con cariño. “Jaja, hasta el final de ese concierto sentía que podíamos haber tocado mejor. Pero eso fue probablemente una cosa personal porque habíamos llegado en avión ese día desde Canadá y nos sentíamos totalmente agotados. Pero hacia el final de ese Primavera sentíamos que la energía estaba creciendo. La explosión final de cientos de personas celebrando con nosotros en el escenario mientras amanecía, eso es una parte memorable de mi carrera. Me encantó ese momento y siempre sentiré cariño por él.”

¿Les dará por repetir algo así en esta gira? ¿Alguna sorpresa que nos tengan preparada? “Hmm, quizá los más sorprendidos seremos nosotros. De verdad, estamos muy contentos de estar de vuelta y no podemos esperar a volver cuando tengamos nuestro nuevo disco. Mientras tanto, tenemos música exclusiva en nuestra mesa de merchandising que sólo estará disponible durante este viaje.”

Pues con muchas ganas me dejan de ver qué nos deparan esta noche, así como en el resto de fechas de su gira que os dejo a continuación:

* 2 de octubre: MADRID (Villamanuela Fest) ENTRADAS
* 3 de octubre: SANTIAGO DE COMPOSTELA (sala Triciclo) + Sensible Soccers + Esquelas – ENTRADAS
* 4 de octubre: OVIEDO (Noche Blanca) – ENTRADA GRATUITA
* 5 de octubre: BARCELONA (La [2] de Apolo) – Fiesta Monkey Week
* 7 de octubre: VALENCIA (Cambra de la Rambleta) + Jupiter Lion – ENTRADAS
* 8 de octubre: MURCIA (sala 12 & Medio) + Jupiter Lion – ENTRADAS
* 9 de octubre: MÁLAGA (sala Velvet)
* 10 de octubre: EL PUERTO DE SANTA MARÍA (Monkey Week) ENTRADAS

Traducción: Angélica Mualim.

Fotografía de portada por Norman Wong.


banner WIR