banner WIR

Primavera Club 2014: crónica

Por Ross Gallagher 0

Estuve desde el viernes asistiendo a los conciertos enmarcados dentro del Primavera Club 2014, un total de cinco salas en las que pude ver una buena variedad de de conciertos.

La verdad es que iba con una idea en mente; pensaba que iba a ver unos cuantos conciertos decentes y unos pocos realmente excelentes. Y la verdad es que fue así. No me puedo quejar en absoluto de salir decepcionado ya que los tres días volví satisfecho de lo visto, unos días más y otros menos, pero para nada sorprendido, ya que las bandas cumplieron mis expectativas.

También el hecho de que los en teoría, mejores grupos, se solaparan entre sí, posiblemente evitaron el hecho de volver eufórico a casa. No tuve la sensación de festival, para nada, aunque supongo que esa no es la intención del formato.

El jueves asistí a los conciertos de Jaakko Eino Kalevi y East India Youth. Al primero lo enmarco dentro de los grupos decentes, su electrónica con toques ochenteros tiene gancho y hace olvidar una interpretación vocal mediocre y la falta de temas verdaderamente memorables. Es de esos grupos que cuando suenan te hacen bailar, aunque yo me he olvidado relativamente rápido de ellos.

Jaakko Eino Kalevi 03_Dani Canto
Jaakko Eino Kalevi. Fuente: Primavera Sound. Foto: Dani Cantó

El dúo, que tocaban batería y sintes/mesa de mezclas + voces, salieron con disfraces de halloween al escenario,  de esqueleto y momia, gorro-máscara incluido, que se quitaron más o menos a mitad de concierto. Por cierto el momento en que se quitó el gorro y salió el pelazo, fue más o menos así (hora de aventuras, ¿alguien sabe de lo que hablo?).

EIY fue a continuación y tuvo considerablemente menos público, supongo que fruto de los fuertes solapes. Soy bastante fan de su disco y la actuación en directo me pareció soberbia, me convenció lo bien que lo llevó al directo, tanto por el ejercicio vocal impresionante, como la controlada locura que demostraba un perfectamente trajeado William Doyle.

Mucha gente se fue después de Dripping Down, que tocó al principio, y desde luego, no voy a discutir que es el tema estrella. Pero estoy en profundo desacuerdo con que sea lo único que ofrece. Vale, tiene un montón de pasajes oscuros, difíciles, ruido que se puede llegar a hacer tedioso, lo comprendo.

East India Youth 04_Dani Canto
East India Youth. Fuente: Primavera Sound Foto: Dani Cantó

Pero en esos cincuenta minutos que duró el concierto, tuve la impresión de estar en una sesión que navegaba en diferentes aguas cada vez, géneros distintos según el momento, dejándome una sensación final de profundidad que no ha conseguido ninguna otra actuación, como si me acabaran de dar una lección iluminadora, ensanchando el alma. Fue sencillamente, distinto a un bolo al uso.

Además terminó con una explosión de baile descontrolado con un Hinterland alargado que acabó con William aporreando el sintetizador contra la mesa. No digo que sea música de sobresaliente, pero sí aporta autenticidad y mucha personalidad, por lo que no me extraña en absoluto su nominación al mercury prize de este año.

El día siguiente fue el día del pateo, ya que acabé viendo cinco conciertos, cada uno en una sala diferente. La verdad, prefiero un poco más de comodidad y tener que moverme menos, pero este formato es así.

El primero The Saurs, un grupo local de garage punk-rock con muy buenas maneras y actitud. Sonaron muy bien a pesar de que en algún momento del concierto por lo visto las lineas de bajo se les cortaban, según dijeron. Supongo que siendo como iban con dos guitarras, se referirían a los graves de alguna de ellas, o igual pasado por un emulador de bajo que no funcionaba adecuadamente.

La verdad es que prometen muchísimo y suenan de coña, pero les falta encontrar ese sonido diferenciador, ese algo que hace que te acuerdes de ellos, que suene a algo distinto del estereotipo de punk-rock garajero.  Pero bueno, tienen dos EP’s y mucha juventud, así que tiempo tienen.

A continuación vi a Eaux en la Sidecar, probablemente la actuación más flojita que presencié. La propuesta electrónica, con capas y que quería ser tremendamente etérea, con unas vocales que se dispersaba entre los sintetizadores, sin conseguir evocar nada más que un bostezo. Contemplativamente, tenían cierta gracia, y no eran malos musicalmente, pero no pasa de ahí.

Fue el turno de Woman’s Hour. Practican un synth-pop almibarado, buen rollista, agradable. La voz de la cantante en ocasiones se comía al resto de la banda y además resultaba, repito, en ocasiones, ligeramente molesta. Y tenían ciertos arreglos bastante demodé, como cuando palmeaban los músicos en medio de un tema, que me producía una sonrisilla, no sé bien si por lo naive que resultaba, o por su adorabilidad, como cuando un gato intenta agarrar un hilo del que estás tirando. En fin, decente.

Woman's Hour 02_Dani Canto
Woman’s Hour. Fuente: Primavera Sound Foto: Dani Cantó

Llegué entonces a Nothing, que prometían bastante pero que en los veinte minutos aproximadamente que pude ver de actuación me dejaron un poco frío. Empezó bien, vocalmente aceptables y unas guitarras aplastantes, pero en un estilo tan intenso como el que practican, las pausas largas entre canciones para comentar entrecortadamente lo borrachos que van, a mí me sacan del concierto, y el resto de temas sonaron igual de contundentes que el primero.

Así que subí las escaleras para ver a Strand of Oaks, y él sí que no decepcionó. Practicó un rock alternativo cercano en ocasiones al de My Morning Jacket, exhibiéndose sobre todo en los registros de su voz. Además fue increible ver como vivió el concierto, ante una Apolo con mucho público. Tras cada tema, Timothy se volvía y hacía gestos con el puño cerrado, como diciendo, joder, lo he clavado.

Strand of Oaks 05_Eric Pamies
Strand of Oaks Fuente: Primavera Sound, foto: Eric Pamies

Estuvo muy expresivo toda la velada, y se le vio emocionado por momentos, agradeciendo a sus compañeros de banda, a quienes otorgó el mérito de haber conseguido sacarle de la mierda y haber llegado hasta allí. Incluso en cierto momento, ya hacia el final, se marcó un Andrés Montes, sólo que ésta vez salía del corazón. A veces la vida es dura, pero también puede ser maravillosa, y hoy, hoy, es uno de esos días. Gracias a vosotros.

La actuación tuvo momentos más movidos, ruidosos, y también un par de momentos más íntimos, en el que se quedó actuando a dúo con la teclista, logrando unas armonías vocales muy conseguidas, y cerró con Timothy en el suelo moviéndose espasmódicamente mientras tocaba la guitarra. La verdad, excelente.

Como también serían excelentes los dos conciertos que pude ver el día siguiente; Jungle y Movement.

Primero fueron los australianos Movement, uno de esos grupos contemporáneos que se agrupan bajo la etiqueta de PBR&B o similares, tipo Autre Ne Veut o The Weeknd. Fue un concierto corto pero intenso. Mientras que el directo de Autre Ne Veut en el Día de la Música me horrorizó hasta el extremo, con un tío cuya voz me hacía sangrar los oídos, Jesse Ward dio todo un recital, despertando la fascinación en el público del Teatre Principal, que mostraban un absoluto y total entusiasmo entre tema y tema.

Movement 02_Dani Canto
Movement Fuente: Primavera Sound Foto: Dani Cantó

Además, no sólo tienen un buen directo, sino que además, tienen canciones memorables. En 5.57 por ejemplo, el momento de tensión en el que entran los graves repetitivos, resulta de lo más atractivo, te sumerge en la oscuridad de ese sonido cercano al soul electrónico que no cae para nada en el tedio contemplativo.

Luego Jungle se encargó de cerrar mi primavera club de la mejor manera posible. Llevaron a cabo su particular sonido con una puesta en escena impresionante, con dos percusionistas, dos coristas y el dúo Josh Lloyd-Watson y Tom McFarland haciendo voces y a los sintetizadores/guitarras, mas un bajista. Lograron un sonido envolvente y soberbio que empezó bien y acabó de forma apoteósica con Time y Busy Earnin‘, con toda la sala bailando, y también me pareció especialmente reseñable Lucky I Got What I Want.

Jungle 03_Dani Canto
Jungle. Fuente: Primavera Sound Foto: Dani Cantó

En el Facebook del Primavera Sound han puesto un post sobre qué grupos deberían ir al Primavera Sound este año. Pues indudablemente, Jungle merece un billete para tocar en el fórum, y a buen horario para poder bailar. Y yo repetiré encantado.

banner WIR