banner WIR

30 años de “Heaven Knows I’m Miserable Now”

Por Marcos Gendre 0

“Para diciembre de 1983 los Smiths habían organizado una mini-gira por EE.UU. Allí firmaron con el sello Sire con el fin de que distribuyan sus discos en América y Canadá. Finalmente dieron un solo recital en Nueva York (en el local Danceteria): el 31 de diciembre.?? Años más tarde, Johnny Marr declaró que de esta accidentada gira, al menos salió algo positivo: la composición del tema ‘Heaven Knows I’m Miserable Now’, realizado en una habitación del hotel mientras esperaban volver a su tierra natal” 1.

Siguiendo con su adoración hacia Sandie Shaw, el título de este corte estará sacado de ‘Heaven Knows I’m Missing Him Now’, un single publicado en septiembre de 1969 por la gran musa de Morrissey.

Movida por un riff tremendamente liviano, suelto, de funk triste. ‘Heaven Knows I´m Miserable Now’ es uno de los ejercicios más celebrados de Marr. Más que nunca, las guitarras de Marr suenan como una segunda voz: la respuesta instrumental a cada una de las frases lapidarias que contiene este corte. Subiendo y bajando continuamente, la regularidad instrumental de las canciones de The Smiths se rompe claramente en esta canción. Marr crea un diálogo no sólo entre sus punteos y Morrissey, sino también con la guitarra rítmica. De este modo, la felicidad serena, casi rutinaria, como el día a día descrito por Morrissey, sirve como acicate para que el mismo Marr responda a Morrissey mediante punteos de una vasta melancolía, disfrazada de un pasotismo emponzoñado en terrible ironía. Hermoso por fuera, negrísimo por dentro.

The Smiths en el festival de Glastonbury de 1984.
The Smiths en el festival de Glastonbury de 1984.

“Un sentido similar de travesura fluye incontrolable a través de las letras, rápidamente dividiendo a los oyentes en dos bandos: los que se reían de las palabras al mismo tiempo que empatizaban con éstas, y los que las vieron como una confirmación de todo lo que inherentemente disgustaba de The Smiths, en general, y de Morrissey en particular. El pareado que más atraería a la gente sería “Two lovers entwined pass me by / And heaven knows I’m miserable now” [Dos amantes abrazados pasan a mi lado / Y el cielo sabe lo desgraciado que soy ahora], un sentimiento que seguramente habría sido compartido por cualquiera que hubiera experimentado alguna vez una ruptura romántica -y , tal vez, también por muchos que no hubieran pasado por esto-. Pero la que causó más debates decía: “I was looking for a job and then I found a job / And heaven knows I’m miserable know” [Estaba buscando un trabajo y encontré un trabajo / Y el cielo sabe lo desgraciado que soy ahora]. En la Gran Bretaña de Thatcher, donde el desempleo, especialmente entre los jóvenes, no mostraba signos de disminución, y se asistía a la constante preocupación de la pobreza adolescente, los críticos de Morrissey -y había muchos- querían saber cómo podía oponerse a la idea de trabajo. Pero Morrissey ya había respondido a esto en ‘You’ve Got Everthing Now’ y ‘Still Ill’. Si bien este último pareado seguramente provenía de su propia experiencia personal -a través de sus infelices turnos en el puesto de Impuestos Internos, el Servicio Civil, y como portero de hospital-, éstos resonaron en un montón de otros oyentes que estaban, casi a diario, participando en una batalla similar, entre las demandas conflictivas de insatisfacción en el trabajo y la necesidad de pagar el alquiler a fin de mes” 2.

De nuevo, la controversia rondando. Morrissey no podría ser más claro al respecto: “Nunca hemos nos hemos expuesto deliberadamente a la controversia, pero creo que es muy natural que siempre lo hagamos. Las letras son intelectuales y eso es muy raro en la música moderna. No se puede escribir nada serio. Cuando escribí una línea ineficaz como “Estaba buscando un trabajo y encontré un trabajo, y el cielo sabe lo desgraciado que soy ahora”, indignó a la gente -algo que me agradó-. Todos los tabloides diarios me tratan como una figura peligrosa y eso me agrada. Al menos eso significa que soy una persona fuerte y que no soy como Andrew Ridgely” 3.

Viv Nicholson en la portada de Heaven Knows I'm Miserable Now
Viv Nicholson en la portada de ‘Heaven Knows I’m Miserable Now’

La tremenda división de opiniones creada por líneas como la enunciada por Morrissey, llevará a una situación complicada para la difusión del single.

Morrissey: “el single ‘Heaven Knows I’m Miserable Know’ no está recibiendo una gran cobertura radiofónica, y realmente no existe ninguna razón para ello; la gente no la podrá conocer debido a la palabra desgraciado, lo cual es absolutamente ridículo” 4.

Aparte de toda la controversia suscitada, ‘Heaven Knows I’m Miserable Now’ se eregía como una de las demostraciones más elocuentes de The Smiths en su intención de extraer un fulgor de belleza entre los escombros emocionales de Manchester.

Johnny Marr: “hicimos una canción llamada ‘Heaven Knows I’m Miserable Now’. Entonces, ¿qué esperábamos? Hay melancolía ahí. Nosotros teníamos ese conocimiento sobre cómo es estar rodeado por esa atmósfera victoriana en Manchester. Para mí, el sonido de la música sale de las impresiones tempranas de mi entorno, la gente alrededor mío no era acomodada. Las mujeres usaban jopo y tenían abrigos comprados en HP. Era una vida dura, en realidad, pero tienes que encontrar belleza. Creo que eso es una necesidad innata del ser humano” 5.

‘Heaven Knows I´m Miserable Now’ será publicada como single el 21 de mayo de 1984 con la inclusión de ‘Girl Afraid’ en su versión como 12”. Para la carpeta del single, The Smiths escogerán en esta ocasión a Viv Nicholson, cuyo libro Spend, Spend, Spend ya le había servido a Morrissey para inspirarse en ‘Still Ill’. La viva imagen de una mujer de clase baja del norte de Inglaterra -eso sí, una que había ganado la lotería-. Para esta foto, la iconografía de la banda llegará a un nuevo nivel de terror puro, una absoluta desesperanza en conflicto con la chulesca pulsión funk del tema titular. Para esta cubierta, Viv aparece delante de la casa en la que vivía durante su infancia, poco después de la muerte de su marido. La crudeza de la foto -parece una instantánea recién parida desde los escombros provocados por la Segunda Guerra Mundial-. La mirada sin vida de Viv. Ese peinado estruendoso, como sacado de una película de John Waters. Todos los factores se suman en un cuadro final perturbador por su demoledor realismo. Tanto que, cuando la prensa británica vea esta cubierta lo primero que pensará es que la protagonista no era otra que Myra Hindley, la asesina de niños…

Siempre en el punto de mira de la prensa británica. The Smiths se habían convertido en la carnaza perfecta para alimentar de epítetos la pluma afilada -que no atinada- de su ejército de críticos resentidos, en su mayoría. Cómo no, la New Musical Express será la que vuelva a llegar más lejos en sus hostilidades. Esta vez, curiosamente bajo la firma de un avinagrado anónimo que -a pesar de un atisbo de humanidad mostrado en las postrimerías del artículo- responde a esa triste máxima, por la que la crítica suele guiarse en muchas ocasiones: esperar poder escuchar algo preconcebido. En el caso de The Smiths, mala cosa… He aquí la prueba definitiva:

56 Morrissey con medio jardín colgando de su pantalón.“Debo ser una de las pocas personas que realmente crean que The Smiths no son los salvadores del pop occidental tal como lo conocemos. Aparte de ‘This Charming Man’, ¿qué diferencia hay con The Smiths, excepto por haber reforzado el aburrimiento de los grupos ordinarios que suenan en estos días? Tienes que hacer algo más que repartir una dieta básica de enamoramiento con Sandie Shaw, Oscar Wilde, angustia adolescente y existencialismo para hacer que este muchacho se desmorone. La ambigüedad de sus letras bien podría ser un punto a aplaudir, pero eso es sólo una gota en el océano en comparación con la amargura en primera persona que exhala la mayor parte de su música. Dicho esto, ‘Heaven Only Knows’ (sic) astutamente re-viste el equilibrio. Una joya de melodía, un arreglo atemporal, la pureza del encanto lánguido en la interpretación vocal de Morrissey, las sugerencias más profundas de sus palabras, las ideas enterradas. Todo se suma para el proverbial escalofrío que provoca en la columna vertebral. Es un disco como éste el que me hace empezar a entender el amor que se les profesa, aunque la última vez que vi a Morrissey tenía aproximadamente la mitad de su jardín delantero colgando de su bolsillo trasero. Y si estás a punto de quejarte amargamente de la NME por haber tanto construido como derribado la norma general, olvídalo. Nunca les prometí un jardín de rosas” 6.

En cuanto al funcionamiento interno del grupo, se producirá un hecho muy significativo durante la grabación de este single: la entraba de Stephen Street como ingeniero de sonido. Tal como explicaría Stephen Street a Under the Radar “Yo era un fan de ellos y no podía creerme lo que iba a pasar. Afortunadamente para mí, yo era el único ingeniero de la casa en ese momento y tuve el golpe de suerte que todo el mundo necesita en esta industria. Ellos vinieron para hacer una canción llamada ‘Heaven Knows I’m Miserable Now’. Se podría decir que el resto es historia”
7.
Al poco de que Stephen entré a trabajar con ellos, Morrissey se empezará a fijar en él. Ya le estaba rondando la excusa perfecta para echar a Porter, al que nunca vio con buenos ojos, debido a su trato especial con Marr.

John Porter: “Creo Mozzer estaba empezando a estar resentido conmigo y con el hecho de que Johnny y yo nos habíamos convertido en buenos amigos… No creo que a él le gustara esa situación. También pude notar que él vio en Stehen Street algo así como su chico” 8.

Efectivamente, tras este single y el siguiente, William It Was Really Nothing, John Porter será definitivamente sustituido por Stephen Street. La relación con este último no sólo llegará hasta el final de los días de The Smiths sino también hasta Viva Hate, el primer disco de Morrissey en solitario. Marr ya había aprendido todo lo que necesitaba de Porter. Ahora había que seguir ampliando fronteras.

1 Kapacevich, Ale: “Some bands are bigger than others: biografía de The Smiths”, Typical Me.
2 Fletcher, Tony: A Light That Never Goes Out, pag. 345. Traducción del autor.
3 Wilde, John: “Review: ‘Heaven Knows I’m Miserable know’”, Jamming!, diciembre de 1984. Traducción del autor.
4 Square Peg, Manchester fanzine, 1984. Traducción del autor.
5 Lavin, Macarena: “The Smiths canta con acento mancuniano”, Super 45, 20/02/2012.
6 New Musical Express, April/May 1984. Traducción del autor.
7 Songfacts: ‘Heaven Knows I’m Miserable Now’. Traducción del autor.
8 Goddard, Simon: Mozipedia: the encyclopedia of Morrissey and The Smiths, capítulo 16. Traducción del autor.

banner WIR