banner WIR

Siete temas para ir en moto

Por Redacción EER 0

En este reportaje nos gustaría darte unos cuantos motivos para ir sobre dos ruedas motorizadas. Y es que vivimos en un mundo de estrés, de falta de tiempo, y qué mejor que poder llegar más rápido y aparcar en la puerta de cualquier lugar del centro ciudad o quemar las dos ruedas durante el fin de semana por carreteras infinitas mientras te evades de los problemas mientras el viento de golpea en la cara. Siete temas para que vayas en moto:

Como reflejan en esta canción los Manic Street Preachers, conducir en moto puede servir de evasión, de adentrarse uno mismo en la soledad interior mientras conduces. Una forma de desconexión.

Aquí tenemos un versión de la propia canción del tema “Speeding Motorcycle” de Yo La Tengo y del excéntrico Daniel Johnston quien canta. Una versión acústica que podría reflejar aquellas noches de locura, de exceso de velocidad y curvas encima de una motocicleta en las cuales acabas exhausto como lo hace Daniel en la canción.

Y tras horas de viaje en moto puede ser un placer perderte encima de tus dos ruedas, no saber dónde te encuentras como dice el bueno de Richard Hawley. Un placer para muchos aunque como dice la canción “pases frío y hambre”.

Tras muchos kilómetros este tema de Moon Duo lo dice todo con su título “Motocicleta, te quiero”. Un amor que solo podría ser equiparable al de una madre como nos dice Neil Young.

Y nunca os ha pasado coger la moto y tirar hacia la autopista para liberar tu mente, hacer kilómetro para despejar tu mente confusa como hizó Anni B Sweet en uno de sus primeros temas.

Para terminar con la lista de canciones, pues nada mejor que una “chanson fatal”, porque todos queremos una moto para llegar más rápido y aparcar en la puerta, “sin necesidad de pedalear y que corra igual que un cohete espacial”.

Y por último, comentar que no hay nada mejor que una moto pero está claro, algún día te puede fallar, o tener un mal día y por eso están los seguros de moto como los de Mutua Madrileña para que ese mal día se quede en una “simple anécdota” gracias a su eficacia y buen servicio de asistencia en carretera. Y ya sabes “precaución amigo conductor, la senda es peligrosa“.

banner WIR