banner WIR

La primera novela gráfica de Miguel Brieva. Lo que nos está pasando.

Por Josan 0

¡Oh, Dios, no! Otro cómic de viñetas de Miguel Brieva para hablar de lo idiota que somos los humanos. ¡Pues sí, pero no! El sevillano esta vez presenta su primera novela gráfica, Lo que me está pasando. Diario de un emperdedor (ReservoirBooks, 2015), pero la temática si va por donde fueran sus anteriores trabajos: reivindicación, ironía, sarcasmo extremo, y demás “cosicas”.

Lo_que_me_está_pasando_brieva¿Cómo? Ah, que no conocías a Miguel Brieva todavía. Pues te cuento algo breve sobre el autor. “Taitantos” años (nacido en 1974, Sevilla), dibujante y músico (toca en el grupo Las Buenas Noches). Ha publicado viñetas e historias en diversas publicaciones (El Jueves, Nosotros somos los muertos,…) y en prensa (El País, Cinemania,…). Se dio a conocer con su obra Dinero, que publicó en varios números, y que luego fue recopilado en un solo tomo (ReservoirBooks / RandomHouseMondadori, 2008). Esta misma editorial publicaría sus dos trabajos siguientes El Otro Mundo (2009) y Memorias de la Tierra (2012). Ya te suena un poco más el nombre del tipo este y sus cómics, ¿no?

Lo qué me está pasando, diario de un emperdedor. Desde fuera y sin profundizar mucho podemos pensarnos que se trata de un retrato generacional al uso, que nos habla de un triste hombre que no tiene trabajo y que todo le va a ir mal. Sólo hay que leer un par de páginas para saber que estamos ante algo diferente. El protagonista, Víctor Mentos (Big Tormentos), está parado, sí. No le va muy bien la vida, verdad. Pero la manera de exponer la realidad a través de este personaje debe más a los personajes oníricos de Alicia en el País de las Maravillas que a los parados de Los Lunes al Sol(aunque haberlos haylos). Así el protagonista, sumido en una depresión, está continuamente teniendo visiones, escuchando voces y hablando con seres imaginarios. Ni él sabe muy bien si es verdad lo que ve, o es producto de los antidepresivos mezclados con porros y alcohol.

No sólo hay personajes imaginarios en las páginas, el factor humano también está representado por el círculo amistoso y familiar que rodea a nuestro quijotesco protagonista. En sus allegados podemos ver reflejada la realidad más próxima, la que vivimos día a día en estos tiempos: trabajos precarios, gente que pierde su casa, grandes compañías que chupan la sangre de un barrio… el pan de cada día, y cada vez el de más gente. Estos personajes más los que sólo Víctor puede ver tejerán la historia que acabará en un… ¡eh, quieto parao’! Leéros el cómic que aquí no hay lugar para el spoiler (o el destripe, como se llamaba cuando vimos El Sexto Sentido).

lo que me está pasando portada def3

Hasta aquí lo que te puedo decir de la historia de esta delicia gráfica. Si, delicia. Porque si por la historia ya merece una lectura obligada, por su apartado gráfico ya es de vergüenza no echarle un ojo. Con su característico estilo realista Miguel Brieva nos lleva de la mano por un periplo de líneas y tramas que deleitan al ojo y emboban a las mentes. Viñetas llenas de detalles, de pequeños chistes gráficos, personajes llenos de vida,… en resumen, una maravilla de dibujo. Acompañando a este dibujo no hay muchos colores, eso es verdad. El tono ocre envejecido del papel es la base sobre la que se erigen los templos de tinta del sevillano, y para dar golpes de atención usa un tono rojizo que da la nota de expresividad necesaria a una historia que atrapa y no deja a nadie indiferente.

En definitiva, estamos ante una obra de madurez, plena y compleja. Con un lenguaje propio y que augura futuras publicaciones más interesantes, si cabe. Una recomendación para todos los amantes del cómic, léelo AHORA, quizás mañana sea demasiado tarde.

banner WIR