banner WIR

Todos juntos otra vez

Por Sandra Roncal 0

Mercromina @ Ochoymedio Club por Ignacio Sánchez-Suárez

1995: Nacimiento; 2005: 10 años y separación; 2015: 10 años más y nueva despedida, aunque ahora aseguran no separarse, que para algo se han reencontrado y se han divertido tocando todos juntos otra vez. ¿Tiene el número 10 algún significado especial para Mercromina? No lo sabemos, pero sí os podemos asegurar que lo vivido el pasado 3 de octubre en la sala But de Madrid, dentro de la programación del 15º aniversario del Ochoymedio Club, fue un concierto de 10, un concierto repleto de fuerza y energía, con una banda que sonó impecable y llenó de magia el escenario para el goce de los allí presentes.

Mercromina @ Ochoymedio Club por Ignacio Sánchez-Suárez
Mercromina por Ignacio Sánchez-Suárez

Comenzaron con varios temas de Desde la montaña más alta del mundo seguidos de un par de Bingo, y el público, dispuesto a disfrutar, no pudo evitar corear al unísono “Lo que dicta el corazón”, siendo las voces ya imparables con “El libro de oro de la congelación”. Se acercaba la mitad del concierto y Joaquín Pascual aprovechó para recordar los 20 años de la banda y dedicar al público “Ciencia ficción”, la que fue su primera canción y que recientemente han vuelto a grabar en un single junto con “Alicia”, para dejar constancia de esta última reunión que estaba llegando a su fin. Todo el grupo se entregó de lleno en lo que fue uno de los momentos álgidos de la noche, que terminó con Joaquín tocando casi sobre el suelo del escenario.

El concierto siguió in crescendo mientras Rodrigo, de Triángulo de amor bizarro, salía para tocar con ellos “Caterpillar” a un volumen atronador. Y tras la tempestad, una aparente calma comenzaba con “Vals de ballenas”. Pero fue algo simbólico, ya que en cuanto sonó “Cacharros de cocina” el público volvió a enloquecer, cantando y saltando como si no hubiera un mañana. Y así siguió hasta el final, con una arrolladora “Chaqueta de pana”, que terminó con una auténtica pelea de bajos y guitarras sobre el escenario. Aplausos y más aplausos.

Los bises comenzaron con una espectacular “Evolution”, tras la cual “Encadenados” nos condujo hacia uno de los momentos más emotivos de la noche, cuando Ángela Pascual, hija de Joaquín, salió al escenario para cantar con ellos “En un mundo tan pequeño”. Un final bonito, un final perfecto. Pero todos queríamos más, necesitábamos más. Y ellos lo supieron y nos lo dieron. Tardaron en salir, según explicaron, porque sólo les quedaba una canción y era una balada. ¿E iban a salir a tocar una balada? Pues sí, salieron. Y nos regalaron “Mil millones de veces”. Y no pudimos hacer más que darles mil millones de gracias. Y desear que ese no fuera el final, y que todo volviera a empezar mil millones de veces más.

¿Sería divertido que nos juntásemos todos otra vez? ¿Sería divertido, todos juntos otra vez? Pues sí, ya creo que lo fue. Y espero que lo vuelva a ser…

¡Gracias Mercromina! ¡Y hasta pronto!

banner WIR