banner WIR

Ciclo Edita cierra con energía y punzadas sonoras

Por A.Brotons 0

Todo ciclo tiene su fin. Y como bien su nombre indica, finalmente ha tocado cerrar el Ciclo Edita, una suerte de conciertos celebrados durante los últimos tres meses para dar encuentro y a conocer los más que interesantes proyectos discográficos independientes de nuestro país. El pasado 10 de diciembre le tocó llenar el Espai Rambleta de actuaciones al sello madrileño Sonido Muchacho. Desde que en 2012 publicaron la primera referencia del grupo valenciano Siesta!, la discográfica no ha dejado de sacar trabajos de un corte musical que destaca por eclecticismo y la senda personal del músico que decide seguir sus propios pasos, con mejores o peores resultados. Pero lo cierto es que, en los últimos años, se ha convertido en uno de los sellos underground nacionales más destacados de los últimos años.

Mesa Redondo/III Ciclo Edita/Xus Arcas
Mesa Redondo/III Ciclo Edita/Xus Arcas

Como en las anteriores dos ediciones, la velada comenzó con una mesa redonda que reunió a diferentes personalidades de la escena musical independiente valenciana, para hablar, precisamente de eso, sobre “Escenas locales”. Gilberto Aubán a.k.a. Gilbertástico, Ada Díez de Hits With Tits y Óscar Mezquita de Flexidiscos (además de militar en Derrota, Cuello…), bajo la moderación de Rafa Rodríguez de la revista Verlanga, hablaron y debatieron sobre la situación actual con la que los músicos y bandas emergentes valencianos tienen que lidiar: Los excesivos alquileres de las salas y la falta de interés musical de los gerentes, la falta de cultura de salir a ver conciertos por parte del público e incluso la falta de una gama de salas con aforo reducido para cubrir las necesidades de los grupos que están despegando y no pueden ubicarse en salas de la ciudad de más caché y público. Hay que destacar las intervenciones de Jesús de Santos (Deleste y ex-responsable de cuentas del Loco Club), Toni Aura (Cúpula del Trueno) y Quique Medina (Vinilo Valencia), aportando datos y po iendo el contrapunto a las palabras dichas en la mesa redonda, que pudieron ubicar a los oyentes en otra perspectiva.

En definitiva, otra charla de tantas que se hacen últimamente sobre la escena underground valenciana y sus problemas. Y digo esto, porque parece que por mucho se hable de ello, no parece que se llegue a ninguna conclusión resolutiva, y lo siguen pagando las bandas que dejan su tiempo, esfuerzo y dinero en ejercer e intentar dar a conocer su música. Y hablando de los grupos, se echa de menos la presencia en estas charlas de músicos que actualmente estén emergiendo, para que puedan dar una perspectiva fidedigna de lo que ocurre.

Una vez terminada la charla, Wann abrió la veda de los afilados conciertos que nos esperaban. Este dúo mitad canario y mitad catalán, ofrecieron al público un directo de ingredientes diversos. Por una parte, el sonidazo que sacó el guitarrista de su Rickenbacker y los oportunos teclados crearon una atmósfera densa, pero liviana a la vez; y por otra parte, los ritmos matemáticos del batería se mezclaban en ésta, y daban como resultado un elegante viaje hacia lugares inhóspitos. Puede que la presencia de una buena melodía de bajo hubiera dotado al concierto de más dinamismo, pero ya no sería lo mismo.

Wann/III Ciclo Edita/Xus Arcas
Wann/III Ciclo Edita/Xus Arcas

Después, hicieron acto de presencia sobre el escenario el grupo madrileño Tigres

Tigres Leones/III Ciclo Edita/Xus Arcas
Tigres Leones/III Ciclo Edita/Xus Arcas

Leones. Éstos, hicieron un despliegue de puro punk-rock de la meseta, que bien podría recordar al grupo coetáneo Los Claveles. Se dio caña, sobre todo por parte de las guitarras, pero faltó algo para rematar la faena. Además, personalmente, la voz no acompañaba demasiado al estilo de la banda. Pero bueno, esto ya son gustos personales

Los decibelios subieron considerablemente, y con ellos el ambiente y el movimiento del público, cuando los gallegos Disco Las Palmeras! Empezaron a desembuchar un repertorio de temas apabullante. Un auténtico despliegue de energía sonora cuya ascensión parecía no tener fin. Hay que destacar el portento rítmico de la batería, que no paraba de dejarse la piel en cada golpe, mientras los demás integrantes hacían lo suyo como tiene que ser: Siempre arriba.

Y por último, para calmar de una vez por todas la sed de violencia sonora (en el buen sentido de la expresión), la perla de Sonido Muchacho: Juventud Juché. Creo que debía ser el único asistente del Ciclo Edita que todavía no había experimentado de forma veraz las cuchillas del grupo de Madrid, pero en esta ocasión, brotó la sangre, como cuando te clavas la espina de una rosa, sin esperarlo. Un punk primitivo (que no simple) y encriptado, cuya base rítmica ya era suficiente para que el público se entregase a la danza de los que no les importa nada en absoluto. Hubo sitio para invadir el escenario y para algún tímido stagediving, que se sumaron al espeluznante clamor de la gente en temas como “Defensa”. Un final que pone los pelos de punta.

Juventud Juché/III Ciclo Edita/Xus Arcas
Juventud Juché/III Ciclo Edita/Xus Arcas

Y con esto acaba el Ciclo Edita. Han sido tres citas por las que han pasado bandas de estilos muy diversos y de una calidad e interés más que notable. La gente, en general, podría haber respondido mucho mejor y en más cantidad, pero ante esto sólo queda esperar a que se organicen más ediciones, si no es mucho pedir; ya que se agradecen (y mucho) este tipo de propuestas de tanto en cuanto.

Hasta la próxima.

Fotos y redacción de Xus Arcas. Foto Portada: Juventud Juché.

Puedes ver el reportaje completo de las tres ediciones del Ciclo Edita en: https://www.flickr.com/photos/xus_arcas/

banner WIR