banner WIR

Berlinale 2016. Día 3. El fuego juzga al mar

Por David Sánchez 1

fire_at_sea_

Tercera jornada en la Berlinale y primera apuesta personal para el Oso de Oro, la nueva película de Gianfranco Rosi, Fuocoammare. Esta jornada ha estado marcada por la amplitud geográfica, y hemos podido disfrutar de la universalidad del italiano, el fracaso (aunque a la mayoría ha convencido) de la francesa Mia Hansen Love, una pequeña joya venida de Chile, un insulto a la inteligencia por parte de Serbia, y para cerrar, los siempre inclasificables rusos. De momento el nivel medio está siendo superior al de la pasada edición, pero a diferencia de 2015, aún no se ha presentado ninguna cinta rompedora.

FuocoammareFuocoammare – Gianfranco Rosi – Italia y Francia (Competición)

Gianfranco Rosi parece abonado al éxito dentro del mundo de los festivales. El ganador del León de oro por Sacro GRA aterriza en Berlín con una cinta que contiene todos los elementos que tanto venera este festival: crisis social y formalidad helada. De nuevo Rosi repite la fórmula que domina en exceso hasta los límites del documental de ficción, ese resquicio legal donde el italiano se siente como pez en el agua y por el que se ha ganado el primer gran aplauso del público en lo que llevamos de certamen. Fuocoammare nos pone en la mesa uno de los temas más candentes del ultimo año, las crisis migratorias de miles de africanos cuya única forma de escapar es enfrentándose al camino más duro, el mar. Pero Rosi no se limita a mostrarnos crudas escenas de supervivencia durante dos horas. El italiano antepone el retrato de la pequeña localidad costera de Lampedusa para que a modo de yuxtaposición moral y extrema, nos demos cuenta de la hipocresía campante que abunda en nuestro continente. De nuevo, con un tempo relajado y contemplativo, deja que el espectador reflexione sobre la impasividad de los habitantes de Lampedusa y dibuja los dos hemisferios sociales separados por el mar, y en el medio un niño cuya carga alegórica nos revela la bidimensionalidad del problema. Samuele, el niño, rápidamente nos muestra las dos caras de la sociedad. En un ejercicio de Ying y Yang, Rosi nos lleva de lo crudo a lo entrañable, nos escandaliza y nos hace sonreír, pero sobre todo nos advierte, que si no somos capaces de mirar el mundo con los dos ojos, acabaremos condenados a la masacre. Y lo peor de todo, es que mientras esto ocurra, el mundo no hará nada.

Te gustará: Tiene una carga alegórica magistralmente orquestada y consigue mostrar la realidad sin trucos ni engaños.
No te gustará: Si su lento tempo y su aparente falta de conexión entre historias te hacen perderte en el relato.
Nota: 7,5/10

Things-to-ComeL’Avenir – Mia Hansen Love – Francia y Alemania (Competición)

Lo nuevo de Mia Hansen Ploff ha llegado señores. L´Avenir es como si te abrieran las puertas de la vida privada de una mujer supuestamente elocuente, cultivada y entrañable. Isabelle Huppert siempre rinde pero eso no vale como estandarte, máximo para los 100 minutos de escenas de un personaje que no tiene rumbo. Un personajes que se deja llevar por la nadería más extrema apoyada de su presunta intelectualidad, que por cierto, no para de recalcar a lo largo del film. Y es que las referencias a grandes pensadores y poetas nos cesan en un largometraje que parece el pretexto de Hansen Love para mostrarnos su catálogo de Goodreads en lugar de construir una historia con meta y objetivo. Aunque esto no debería sorprender a nadie, ya hizo algo parecido en Eden con Lastfm.

No me ha gustado lo nuevo de Mia, pero parece que ha gustado mucho al resto de la prensa. Y todavía me pregunto por qué. No he visto más que personajes demasiado preocupados por parecer cool y forzados sistemáticamente a lucir naturales, unos supuestos artistas que no sabemos muy bien quien coño son ni de dónde salen, pero ahí están, para suponemos, darle alguna acción a una profesora que yo me pregunto cuándo cojones da clase. Su madre (Edith Scob) tiene un par de apariciones que no aportan absolutamente nada, más allá de llamar a Sarkozy feo, algo que debe ser como el culmen del humor aquí en Alemania tras la sonora carcajada del público. Porque esa es otra, el humor de la cinta. Zafio y rancio, que parece haber encandilado a una audiencia que se reía hasta cuando aparecía un gato. Daba igual, había un ambiente en la sala de adoración “whatever matters” para con la francesa que escapaba de cualquier raciocinio. Eso, o puede que simplemente hablar en francés convierta al emisor automáticamente en una especie de David Chappelle. Yo no lo sé, pero lo que sí sé es que este L’Avenir es una de esas cintas mediocres que pululan por la competición, y que por suerte – o eso espero – se irá de vacío en los premios importantes. Todo los demás sería tirar la toalla por parte de la organización.

Te gustará: Si valoras el intimismo que Hansen Love intenta dar a la cinta.
No te gustará: Si ver la vida pasar no te parece suficiente.
Nota: 4/10

Aqui? no ha pasado nadaAquí no ha pasado nada – Alejando Fernández Almendras – Chile, USA y Francia (Panorama)

¡Viva Chile! El año pasado se lucieron en la competición con El Club y El botón de Nácar, y este año aparecen en Panorama con una cinta que compitió en la pasada edición de Sundance. Aquí no ha pasado nada arranca como una cinta de Larry Clark y eso para un fan como yo solo significa cosas buenas. Un joven se encuentra con dos chicas bisexuales que le invitan a una fiesta en la playa donde las drogas, el sexo y el alcohol corren a todo trapo. La realización de esa primera media hora de largometraje es absolutamente sensacional, la música no cesa durante toda la noche y la naturalidad en las actuaciones es maravillosa. Y entonces viene el giro que determina la historia y la aleja de una simple película de adolescentes follando para convertirla en una denuncia sobre el sistema judicial y de poderes de Chile. Almendras nos muestra que todo tiene un precio y la ley universal de la verdad es tan voluble como la plata que tengas. La cinta continúa con un ritmo perfecto que no decae en ningún momento hasta un final inevitable donde nos pone en un aprieto moral a la hora de elegir. La gran pregunta: ¿qué harías tú?

Te gustará: Aire fresco y juventud por los 4 costados. Crítica y entretenida a partes iguales.
No te gustará: Si no te idénticas con los excesos de la juventud. O eres un dinosaurio.
Nota: 7/10

Dubina dvaDubina dva – Ognjen Glavonic – Serbia y Francia – (Fórum)

Fórum es como una lotería y un riesgo que se corre al entrar. Pero claro, una cosa es riesgo y otra despropósito. Con Dubina dva pasa exactamente lo mismo que con Tempestad, presentada en la misma sección y analizada el primer día; y es que se nos muestra a través de una voz en off toda la historia mientras nos “deleitamos” con unos planos toscos, fríos y feos de lo más profundo de Serbia, es decir, se nos presenta otra vez esta especie de audiolibro con EP, ritmo solemne y pretencioso de contar una historia de una forma que no solo no es novedosa, sino que resulta nefasta para el espectador. Da igual que se quieran denunciar unos hechos deleznables ocurridos años atrás en ese país. La forma destruye al contenido antes de darle siquiera la oportunidad de conectar con el público, y eso ni es cine, ni es literatura. Es la nada más absoluta.

Te gustará: Y yo qué sé.
No te gustará: Si no quieres que te tomen por gilipollas.
Nota: 1/10

ElixirElixir – Daniil Zinchenko – Rusia (Fórum)

Terminamos el día de la ¿mejor? manera posible. Éramos pocos en la sala pero aún menos al terminar la cinta. Elixir ha sido hasta el momento (y con permiso de la inminente oleada de abandonos que promete Lav Diaz) la película con mayor índice de disconformidad de todo el festival. La obra de Daniil Zinchenko es un inclasificable experimento fílmico que desafía cualquier lógica narrativa y estética, que se sabotea a sí misma con el único fin de la transmutación en un relato que recuerda a las obras de ese enigmático director soviético maldito: Konstantin Lopushansky. Dicho esto, que cada uno haga las interpretaciones de la película que crea haber visto. La mía es que este es un mundo ampliamente material donde el nuevo oro en forma de petróleo ha terminado por disgregar a sus habitantes en pequeños grupos relegados a unos señores poderosos, que a modo de logia, imponen sus intereses para doblegar y controlar a la población. Solo a través de los elementos más puros de la naturaleza, podemos encontrar ese resquicio que nos arraigue al suelo, al espacio y las estrellas. Pero claro, esto es ampliamente rebatible, porque aquí no se puede dar nada por sentado. Confusa, errática y provocadora, Elixir es de esas películas que uno espera ver en un festival de estas características.

Te gustará/No te gustará: La Forbidden Room de este año. Todavía no sé si me ha gustado.
Nota: ?/10

banner WIR