banner WIR

Berlinale 2016. Día 6. Paliza a Estados Unidos hasta en el carnet de identidad

Por David Sánchez 0

Chi-Raq

La jornada número 6 de la Berlinale parece haber tenido una temática en común: denunciar a los Estados Unidos como hipócritas, egocéntricos, estúpidos, inútiles y salidos. Al ejército, a su gente y a sus políticos les ha caído doble ración de hostias con la mano abierta, y como podéis imaginar, el público ha respondido con una grata sonrisa. Ya solo queda Vintenberg, Gibney, y Díaz como candidatos al oso de oro salvo que la polaca United States of Love o la iraní A Dragon Arrives den la sorpresa.

Soy NeroSoy Nero – Rafi Pitts – Alemania, México y Francia (Competición)

Era una de las favoritas para el festival. Una coproducción alemano – mexicana dirigida por un iraní y protagonizada por un mexicano que intenta traspasar la frontera de Estados Unidos y acaba enviado a Oriente Medio. Vamos, que Soy Nero tiene el coctel explosivo por el que todo crítico de la Berlinale saliva : Desigualdad, lucha de clases, inmigración y acentos extraños. Pero a diferencia de la notable Fuocoammare, Soy Nero ha resultado una decepción. No vale con tener ensambladas las piezas en tu imaginación y rodar en función de lo que te pida la película, como dijo el propio Pitts en la rueda de prensa. No es profesional –ni de buen gusto– calentarle la cabeza al espectador durante 1 hora con una serie de relleno que no llega a ninguna parte. El gran error de la cinta es querer disparar a varios francos y no atinar en ninguno. En un ejercicio de falta de coherencia absoluta, Pitts se pone el reto de mezclarnos inmigración, guerra, desigualdad de clases y sobre todo aburrimiento marca de la casa. Y en un principio, la realización y la ágil dirección de Pitts hace que todo fluya, esperando que algo ocurra, pero lo único que ocurre es que uno no deja de mirar el reloj esperando que por fin llegue la última media hora, en la que supones, algo ocurrirá. Y el resultado final, ese gran final no deja de ser algo reiterativo, maniqueo y guarro. Y acabas desesperado por una película que tuvo potencial para ser, pero se quedo bastante lejos del medio camino.

Te gustará: Si valoras el espíritu crítico.
No te gustará: Si ese espíritu crítico no va acompañado de algo de enjundia.
Nota: 5/10

Le fils de JosephLe fils de Joseph – Eugene Green – Francia y Bélgica (Fórum)

Otra decepción francesa en lo que llevamos de festival y ya ni se saben cuántas van. Le Fils de Joseph es lo nuevo de Green aunque de nuevo tenga bien poquito. Seamos directos, si no eres precisamente fan de ese cine francés de miraditas a cámara con primeros planos que le ves hasta los pelos de la nariz a sus protagonistas, si no eres fan de ese cine supuestamente chic y frío que te mete gags para culturetas apoyados en textos literarios, de historias a fuego lento tan cocidas que al final acabas odiando a sus personajes, y si para colmo esa historia tiene pretensiones de ser elocuente y graciosa pero no levantas ni una ceja durante su producción, pues francamente, no vayáis a verla. Porque el bueno de Green intenta adaptar historias bíblicas con un resultado desastroso, jugando con Abraham, Isaac, María y el bueno de José. Ahora, a ver quién tiene huevos de decir quién es quién. Ritmo lento, textos que se gustan a sí mismo (demasiado) y una idea terriblemente mal ejecutada son muestra suficiente para que no gastéis más tiempo leyendo en este texto. Ni yo en escribirlo.

Te gustará: Si te gusta el dice de Desplachain.
No te gustará: Si no te gusta el hipergabachismo ilustrado.
Nota: 2/10

Chi-RaqChi-Raq – Spike Lee – Estados Unidos (Competición fuera de concurso)

La nueva de Spike Lee ha gustado bastante por Berlín. El único director de cine que puede contar historias de negros vuelve a su endémico universo de bandas callejeras, zorras culonas y hip hop de carretera para crear -de nuevo- una atmósfera inconfundible, rancia, surrealista y divertida, una extraña mezcla que aún no se si me ha gustado.

La historia comienza con dato escalofriantes: han muerto más habitantes en Chi-raq, una zona aislada de Chicago, que soldados americanos durante la guerra de Irak. La peleas de pandilleros y bandas callejeras están a la orden del día y entonces Spike Lee nos echa en toda la cara sus pajas mentales con mayor y menor éxito. Porque esta comedia tiene buenos episodios de comedia, otros bastante mediocres y algunos lamentables, pero es que cuando le da al drama nos encontramos con lo peor que se recuerda dentro de este campo en mucho tiempo. Aquí no faltan los violines a todo trapo, el speech del cura blanco (ojito a John Cusack que no sabe ni qué hace ahí metido), las cancioncitas de gospel de los cojones, los llantos
falsos y algunas de las peores actuaciones de los últimos 200 años. Claro que la única solución para conseguir la paz sea que las mujeres se pongan en huelga de sexo parece una idea propia de Sacha Baron Cohen, un tío que probablemente la habría ejecutado con más éxito y gracia que Lee. Y es que el rollito negro ya cansa, la reivindicación victimista de este colectivo ya satura hasta al más demócrata. Pero lo peor de todo, es que esta película, que pretendía ser una voz de alarma para la población, acaba en una sátira a medio camino entre política y sexual. Sus buenos momentos tiene, pero un hecho esporádico no justifica un despropósito a todos los niveles. Bastante mal Lee.

Te gustará: Si valoras la comedia por encima de todo.
No te gustará: Si la imagen que acompaña el texto no os ha quitado las ganas, ya no se qué más deciros. Grimaza el Cusack.
Nota: 3/10

Where To Invade Next?Where To Invade Next? – Michael Moore – Estados Unidos (Berlinale Special)

La comedia del festival. Hay que agradecer a la Berlinale que hayan programado esto aunque sea en Berlinale Special, porque los momentos de comicidad en la sala han sido impagables. El documental va directo al grano, Estados Unidos ha sido derrotado en todas las guerras en las que ha participado desde la II Guerra Mundial y el gobierno norteamericano pide ayuda a Michael Moore para que les ayude a invadir otros países. Con este pretexto Moore hace una visita a algunos de los países, que considera, tienen un alto nivel de vida o un gran desarrollo en un área específica que les pone a la cabeza en eficiencia. Moore visita Italia y analiza sus más que estupendas vacaciones pagadas, la comida de Francia, la educación de Finlandia, la igualdad de Islandia, la universidad gratuita de Eslovenia o la aceptación del turbio pasado de los alemanes.

Pero realmente de documental tiene poco. Moore se dedica a pasear su ingenio y comicidad por media Europa y nos regala, a base de clichés y por medio de la comparación directa con su país, momentos impagables de hilaridad. Como un callejeros viajeros que Michael usa para hacer lo que mejor sabe, que es atizar a su país. Nos confiesa, que la mayoría de estos grandes inventos sociales, aparte de tener una base en el propio sentido común, provienen de ideas y estatutos americanos firmados en el pasado. Con esto advierte a sus habitantes, con un optimismo poco creíble, que los cambios pueden producirse si todos ayudan a derribar el muro que ellos mismos se impusieron. Como de costumbre a Moore hay que verle desde la barrera, no tomarse sus datos y argumentos como verdades absolutas porque no dejan de ser un sesgo que utiliza para contar lo que le da la gana. Pero qué gracia tiene el cabrón.

Te gustará: Si quieres reírte de Europa con Moore y conocer algún que otro dato curioso.
No te gustará: Si solo ves otra excusa para meter mierda a su país y defender su ideología.
Nota: 7/10

banner WIR