Los Punsetes amantes del noise

Por Ana Gadea 0

banner WIR

Todo lo que empieza tiene un final y Los Punsetes pusieron el pasado viernes su punto y final a la extensa gira de LP IV, su cuarto álbum publicado a finales de 2014. La Joy Eslava fue un auténtico hervidero de fans ansiosos por corear los himnos de los madrileños; y es que sí, las canciones compuestas por Manuel y compañía por méritos propios han conseguido instalarse como banda sonora de un amplio abanico de personas, desde el treintañero con morriña de la ola indie pop patria de los 90, hasta el joven estudiante que comienza a “salir del cascarón”.

Los Punsetes @ Joy Eslava por Ignacio Sánchez-Suárez
Los Punsetes por Ignacio Sánchez-Suárez

Lo vivido en la noche del viernes tuvo de ese áurea especial de los grandes momentos, en el que incluso vimos a una Ariadna gesticulando más de la cuenta, aventurándose incluso en un cambio de vestuario casi a mitad de la noche. Encontrar un hueco en las primeras filas fue misión imposible incluso habiendo llegado con más de media hora de adelanto. “Maricas” dio el pistoletazo a una velada que se alargó casi una hora y media y en la que no hubo descanso para los amantes de los pogos, quienes disfrutaron bien pronto de “Dos policías”, “John Cage” y “Opinión de mierda”. La sala caldeada y no por las luces, ausentes en gran parte del show para poder darle mayor presencia a unos visuales geniales que te hacían no quitar la vista del escenario: fotos típicas de estudiantes de anuario de un instituto cualquiera de Estados Unidos, chicas de los años 50 azotándose, vídeo tipo bricomanía de cortadora de metal o madera, animales varios disecados… y sí, todos ellos podéis adivinar al tema que corresponden si los conocéis un poco a que cada video hacía referencia de una manera u otra a la canción.

Un repertorio que rindió homenaje a LPIV, trabajo que tocaron en su totalidad, y que nos dejó por un momento con la intriga de si se atreverían con algún homenaje a David Bowie, ya que en el breve parón en el que Ariadna se cambió de vestido y maquillaje pusieron una imagen suya en la pantalla.

Sinceramente una no se puede imaginar una mejor manera de tomarse un descanso y comenzar a tomar aire para el quinto LP. Los treintañeros saben poguear y disfrutar, y Los Punsetes tienen la culpa.

banner WIR