banner WIR

“Cómo romper con todo” by Johnny B. Zero

Por A.Brotons 0

La expectación de la noche del 19 de febrero en el 16 toneladas fue palpable desde el primer minuto de apertura, mientras la sala se iba llenando cada vez más y las ganas por ver lo nuevo de Juanma Pastor y los suyos. El escenario lo abrieron, con una espera un poco más larga de lo normal, los muchachos de Best on The Road, una de las propuestas psicodélicas más recientes y sonadas de la ciudad.

Best On The Road/16 Toneladas/Xus Arcas
Best On The Road/16 Toneladas/Xus Arcas

Por su sonido, repleto de efectos que juegan corrosivamente con las texturas y las ondas, se podría adivinar que Tame Impala son una clara influencia para ellos. Las tensiones, drops y atmósferas recuerdan a temas abrumadores de los australianos como Apocalypse Dream. Refiriéndome a conciertos anteriores que he podido ver de estos chavales, siempre me había parecido que tenían buena base, pero la contundencia a la hora de ejecutar el estilo lisérgico que defienden. Sin embargo, esta vez la base rítmica (sobre todo el bajo) logró inundar en sus canciones a un público que comenzaba a fijarse en ellos.

Hablo en pasado porque, antes de tocar la última canción, el cantante, Alex, anunció que este había sido el último concierto de la banda y agradecieron todo el apoyo en el camino recorrido. La noticia fue un poco desconcertante, dado que poco más de un mes antes a este concierto, presentaban en esta misma sala su primer EP Four Psychedelic songsto listen to. Sin embargo, algo me dice que la cosa no va a acabar, musicalmente hablando, y que pronto lo entenderemos todo…

Best On The Road/16 Toneladas/Xus Arcas
Best On The Road/16 Toneladas/Xus Arcas

Best on The Road sorprendieron, pero Johnny B. Zero se llevó por delante a más de uno que no estaba preparado. Fue un repaso a sus dos trabajos publicados hasta la fecha con un despliegue de medios digno para la ocasión, incluyendo sample pads (aprovechando la visita del portento de Lucas a la batería) para adaptar las canciones de corte más electrónico como hizo en Black Spots, y demostrando la agilidad y perfecta integración de Julio Fuertes al sintetizador. Gran parte de la potencia del directo recayó en los temas de su último EP Crystal Totems, pero no faltaron temas de su anterior trabajo como  Be my Pal o Planted Like a Tree que hacían las delicias de los más forofos del grupo en la primera fila.

Johnny B. Zero/16 Toneladas/Xus Arcas
Johnny B. Zero/16 Toneladas/Xus Arcas

Sin embargo, para describir bien en qué consiste un directo de Johnny B. Zero, hay que reparar en los finales atropellados entre caras de desconcierto y aplausos tímidos, los “¿Qué aplaudís, gilipollas?”, el momento de ocultarse bajo la capucha y, por supuesto, en el impacto de la guitarra de Juanma contra la tarima poniendo punto y final a la actuación. Esto, de una forma u otra, no deja indiferente, y un servidor se sintió bastante violento en más de una ocasión. Es a través de este sentimiento cuando sabes que un bolo tiene la personalidad suficiente como para romperte en vivo directo ciertos esquemas basados en rituales preestablecidos del concierto de Rock contemporáneo. Todo a base de pura mala ostia. Esto, obviamente, sigue alimentando al figura de ese anti-héroe musical que es Johnny B. Zero y que la gente sigue preguntándose de dónde diantres ha salido, creando un anti-show en el que no caben excesivas caras buenas, pero sí la adrenalina y los cánticos desinhibidos.      

Te seguiremos de cerca, Johnny. No lo dudes.

Johnny B. Zero/16 Toneladas/Xus Arcas
Johnny B. Zero/16 Toneladas/Xus Arcas

Crónica y fotos por Xus Arcas.

banner WIR