banner WIR

The Secret Society en la sala El Veintiuno: pequeña gran emoción

Por Juanjo Rueda 0

Hay grupos, bandas, artistas, llamadlos como queráis, que están hechos para espacios pequeños. No hay nada de malo en los grandes espacios, no son ni mejores ni peores, son distintos, y por ello hay grupos, bandas, artistas, llamadlos como queráis, que están hechos para estos espacios grandes, su propuesta, música, llamadla como queráis, está concebida para la comunión gigantesca y ahí alcanzan su mayor razón de ser. Mientras otras propuestas, música, llamadla como queráis, está concebida para disfrutar en soledad pero rodeado de gente, en una especie de intimidad pública. El directo de The Secret Society pertenece a este segundo grupo.

El concierto que dieron este sábado 13 de febrero en la sala El Veintiuno fue una muestra notable de como es su rock emocional de trazo guitarrístico expresionista. El quinteto capitaneado por Pepo Márquez en directo hace más evidentes unos referentes lejanos en el hardcore norteamericano de los ochenta que ellos acercan a una versión mucho más accesible, acercándose al patrón Standstill pero conservando una personalidad propia. El peso del concierto recayó en el último disco de la banda antes de la separación que sufrió el grupo hace unos años, “Peores cosas pasan en el mar” (Gran Derby Recordar, 2011). De este disco sonaron emocionantes canciones como “Parte de guerra”, “El día que empezamos a querernos fue el día que empezamos a olvidarnos”, “Si pudiste con tanto dolor, podrás con esto”, “Las pistas falsas conducen al desamor”, y, sobre todo, una brutal, acongojante, “En la sala del Guernica (Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid). Hubo, en medio de esto, tiempo para adelantar temas de un próximo disco que se encuentra en camino, interpretados en el escenario por Pepo en solitario, o versionar a Vic Chesnutt (otro referente en la música de The Secret Society), para finalizar con la sensación de haber visto un gran bolo.

Hay grupos, bandas, artistas, llamadlos como queráis, que están hechos para espacios pequeños. Tu corazón es un espacio pequeño, pero de gran capacidad emocional, que necesita este tipo de grupos bandas, artistas, llamadlos como queráis.

banner WIR