Crónica concierto Deafheaven en sala Shoko

Por El Último de la Fila 0

banner WIR

Incendiario y abrasivo. Así se puede definir de manera rápida y concisa el paso de los norteamericanos Deafheaven por la capital dentro de la gira de presentación de New Bermuda, su última obra y un nuevo paso dentro de su universo metal-shoegaze. La sala Shoko fue el centro de reunión de la cada vez mayor comunidad creyente en George Clarke y sus acólitos; una sala que minutos antes de abrir sus puertas ya ofrecía una larga cola de ansiosos por ocupar las primeras filas.

Las primeras notas y decibelios los ofreció Myrkur, el proyecto de la danesa Amalie Bruun que sigue unos patrones bastante similares a los de Deafheaven, aunque bien es cierto que saben hacer unos quiebros bastante acertados al sonido gótico, intercalando partes con voz aterciopelada con otras de auténtica rabia. Riffs potentes sobre los que se construyen unas composiciones que bien es cierto que en algunos momentos no llegaban a conectar con un público más pendiente de la hora de comienzo de las auténticas estrellas de la noche que del mal llamado trámite de los teloneros.

Deafheaven @ sala Shoko por Ignacio Sánchez-Suárez
Deafheaven por Ignacio Sánchez-Suárez

Llegábamos casi a las diez cuando las luces se apagaron de nuevo y saltaron al escenario Daniel, Kerry, Stephen y Shiv para comenzar a asfixiarnos con las primeras notas de “Brought to the Water”, y dejar que apareciera en último lugar George para que diera realmente el pistoletazo de salida a una celebración que llegó casi a la hora y media, tiempo en el que pudieron presentar ante sus fieles New Bermuda al completo, con sus subidas y bajadas, sus momentos de luz y los de oscuridad, los de la crudeza metalera con los suaves momentos shoegaze. Bien es cierto que como suele ocurrir en muchos bolos fue necesario unos minutos para poder acompasar toda la fuerza que desprenden sus composiciones, y sobre todo buscarle un lugar adecuado a la voz de George, la cual al comienzo estaba demasiado perdida en la maraña de riffs y el doble bombo de una batería muy poderosa.

“Luna” le siguió la réplica siguiendo el orden del disco. Más leña a un fuego compacto con un tema que resume a la perfección lo que llevó a visitar la sala de La Latina: furia. Bajo el escenario los más jóvenes no dejaban de gritar a pleno pulmón cada frase como si les fuera la vida en ello, una energía que fue poco a poco acumulándose para organizar pogos y que algún que otro valiente se atreviera con un crowd surfing. Casi sin tiempo para descansar los pesados temas de los de San Francisco brotaban con una brutalidad y una fuerza que hacían temblar todo nuestro cuerpo. Y entre tanto arsenal de New Bermuda cayó “From the Kettle Onto the Coil”, un fabuloso puñetazo en nuestro estómago cuya respuesta sin tiempo a la reacción fue “Come back” y “Gifts for the Earth”, cuyo inicio acaramelado fue dando paso a la furia marca de la casa y su precioso cierre para dar por terminada la primera parte de la noche.

Tiempo de coger aire, ir a baño, reporner líquidos (seis euros la cerveza… menudos precios) y dejarse llevar por “Sunbather” y “Dream House”, pertenecientes a su anterior álbum, Sunbather, con el que tuvimos el placer de descubrirlos en un Primavera Sound. Dolor hecho música para dejarnos en una situación de auténtico shock ante uno de los directos más impresionantes que hemos visto desde hace bastante tiempo

banner WIR