banner WIR

Crónica Viña Rock: Miércoles y Jueves

Por David Casas 1

Ahora que vuelvo a ser persona, y tengo capacidad de escribir, es hora de empezar a explicar lo que ha sido esta XXI Edición del Viña Rock. Porque el agua no pudo con las ganas de fiesta, ni mucho menos con nosotros. En uno de los festivales más multitudinarios de nuestro país se encontraba este Enano, con excesivas ganas de ver a muchos grupos y, sobre todo, a mucha gente. Porque lo bueno es que esto no sólo es música. Viña Rock es disfrutar. Son reencuentros. Horas de acampada, horas de conocer gente. Viña Rock son las palabras que describen un festival colosal.

Todo empieza con el viaje al bus, y tristemente de mala manera: la música no funciona. Eso le duele a servidor, así que decide descansar las 3 horas en las que acabó siendo este viaje. Pronto llegaríamos a la acampada, y con ella los primeros encuentros, abrazos, y nuevas personas que conoces en un festival. Aquí también llegó el primer paseo por el recinto, aunque de manera accidental. También me perdí, hecho destacable. Necesitaba un mapa.

Este miércoles fue una jornada de planificación nula. Básicamente fue gastado en estar en la acampada, tranquilamente, con gente a la que hacía mucho que no veía. Pero rápido surgió el plan: todos a El Niño de la Hipoteca. Bueno, más que surgir, teníamos ganas. Y debo señalar que ir a verle fue una de las mejores decisiones que he tomado nunca. Lo que esta personita hace sobre el escenario son maravillas. Más allá de recomendarnos a varios de sus compañeros musicales, los temas fueron sucediéndose uno tras otro: “La Más Bella”, “Alquitrán y Carmín”, “El Perro Fredy” y una demasiado emotiva “Que te vaya bien”. Además, tras perder 3 ocasiones de verle, esta ocasión era la ideal, bien acompañado.

JUEVES
Público del Viña Rock
Público / Viña Rock / Garay Green

La jornada empieza demasiado pronto. A las 6:00, un amigo nos despierta a toda la acampada tras tener ciertos problemillas con la tienda. Tras esto, empezaba de verdad el festival: choleck, valencianas, y a las 8:00 ya estábamos re-desayunando cerveza y kalimotxo. Y aquí empieza el gran debate: ¿A quién vamos a ver, en qué condiciones? ¿Cuándo paramos a cenar? Todas estas preguntas obtuvieron respuesta a lo largo de la mañana -pese a que mi planning acabó virando a otras propuestas tras, de nuevo, perderme-

Avancemos, por favor, No son de interés público las vivencias que suceden en el camping del Viña Rock. El sol pegaba fuerte, nuestro toldo ya se había volado, y era hora de acercarse al escenario de la Red Bull Batalla de Gallos. ¿El por qué? Muy simple: Chuty & DJ Verse + Show de FreeStyle. Asistir al primero fue por ver alguna cosilla de rap y empezar calmado el día. He de decir que flipé con la entrega del público, que pese a ser las 17:00 de la tarde ahí estaba. Por otro lado, era la hora de localizar talentos en el show. Me fui bastante satisfecho, e incluso me dio para advertir a Arkano más tarde del talento que viene.

Aquí empezó mi destrucción. Hora de Dakidarria, concierto en el que lo di todo. También por el hecho de que me quedé sin verlos en Valencia, cosa que potenció el no ir a Cero a la Izquierda, pero hasta donde sé su bolo fue muy bueno. Ya centrados en la banda gallega, debo decir que es el mayor descubrimiento que hice en un festival, y aquí, cumplieron sobradamente. Aunque con fallos de sonido que los tuvieron unos 15 minutos sin sonar, empezaron con muchísima potencia, “A Mocidade Activa.” Los temas fueron viniendo uno tras otro, donde destacaron “Linguas Ceives” “Zambra” y un popurrí con temas como “Txus” o “Mierda de Ciudad que todo el mundo logró reconocer”. Si ya quedé fascinado con la potencia de su directo en un festival más pequeño.

Dakidarria / Viña Rock / Nerea Coll
Dakidarria / Viña Rock / Nerea Coll

Seguimos con mi destrucción personal. Hora de unos grandes que ya vi en el Gazpatxo, Kaotiko. Me encantan, y en cuanto pueda compraré cositas suyas. Directo muy potente, aunque algo duro de volver a ver tras encontrarlos en una sala hace no demasiado. Pero esta vez era diferente, y lo hicieron notar. Además, probablemente el sector del público en el que estaba fue de lo mejor del festival, y eso ayuda a disfrutar. “Adrenalina”,  “Oh! Caroline”, “Preso 2023? y “Chiuahua” fueron varios de los temas que sonaron esa tarde.

Aquí tuve otro gran error de planificación. Me dejé arrastrar al Viña Dub. Por otro lado, estuvo bien, ya que sería de las pocas veces que estaría más de 3 minutos. Por otro lado, las entrevistas se comieron parte de esta hora, y poco más puedo añadir. Una pena.

La Fuga, ese concierto al que iba de hater y en el que acabé enamorado. Lo siento, soy de los que piensan que esta banda sin Rulo no merece la pena. Y, sin embargo, supieron ganarme muy bien. ¿Cómo? Fácil, con un directo de clásicos, cosa que más de un grupo debería hacer si quiere petarlo en un festival como este Viña Rock. Con esto, la banda procedente de Reinosa ya tenía la mitad del trabajo hecho. Ahora le tocaba hacer la otra mitad, que consistía en tocar bien una setlist muy bien elegida: sonaron “En vela”, para dar pie a un concierto que iría de más a menos con temas como “Pedazo de Morón, “Majareta”, y una aún mejor tocada “Baja por Diversión” que trajo muchos recuerdos a este redactor. Un cierre apoteósico con “P’aquí P’allá” sirvió para recordar a todos los viñarockeros que siguen muy vivos.

Viña Rock, cantante NSA saltando
Non Servium / Viña Rock / Garay Green

Por problemas de espacio, falta de recuerdos debido a una hostia importante en los pogos, y para evitar que esta crónica se haga eterna, en este parrafo voy a juntar el resumen de Non Servium y Berri Txarrak. Cuando vi que ambos iban seguidos supe que mi muerte se acercaba. Y en efecto, se acercó más de la cuenta. Pero hablemos del directo de los primeros. Acusaciones de playback hacia el cantante, cosa que me sorprende, pero sabiendo con lo liados que están, quizá… Musicalmente, bestiales. No hay otra definición, se lucieron, y solo había que ver al público. De los segundos, que decir, estrellas en este Viña. Temas como “Oreka”, “Ikasten” o “Poligrafo Bakarra” son los que permitieron a este trío congregar a tanta gente. Sonaron de una forma muy digna, además de estrenar un nuevo telón de fondo para la ocasión.

En la siguiente hora fui a saltos. Ligero descanso para tomar algo en la zona de prensa, y a echar un vistazo a Konsumo Respeto. Para tocar en The Cavern, el escenario variopinto y pequeño, sonaron muy bien, y llamaron la atención de más gente como yo. Pero el triunfo de la noche -hasta ese momento- se lo llevó Trashtucada. Esperaba encontrarme el espacio del escenario Negrita algo más vacío. Iluso que fui. ¿Cómo iba a tener poca afluencia uno de los grupos más respetados en los festivales, al margen de plato fuerte de la noche? El consuelo que me queda es que cumplieron, y mucho. Además, era la primera vez que los veía, y salí alucinado. Supongo que porque tras oir canciones como “En la Calle” o la ya histórica para estos eventos “¿De festi? Vale”.

Boikot / Viña Rock / Garay Green
Boikot / Viña Rock / Garay Green

Pero aun nos quedaba mucho más por ver, y el público se congregaría más en… Boikot. Y lo primero que debo decir es: ¡sacad ya nuevo disco! No me canso de verlos, pero podrían variar un poquito más. Aunque esta vez se recuperaron canciones como “Miro Alrededor” -buena elección, personalmente una de mis favoritas- el directo sigue siendo un espectáculo, pero igual. “Si algo funciona no lo toques” ¿no? Además, debo señalar el papel fantástico del público, organizando los pogos -gracias, de esto hablaré en un futuro- y vigilando que a nadie le pase nada. Mostrando su explosividad, los temas cayeron uno tras otro: “Bubamara”, “Korsakov”, “Skalavnikov”, “Tequila”, “Amaneció” y cómo no, un cierre con su cover de “Kualquier Día”

Y de ahí me arrastré a Vendetta, pero la falta de energía pudo conmigo. Así que, tras oír un par de canciones, y sintiéndolo mucho al tomar esta decisión la opción sensata fue irse a dormir… O no, porque en nuestra acampada aún quedaba movimiento. Y lo peor… Gente con ganas de Rave.

Pero por ahora, la primera parte de la crónica cierra aquí

banner WIR