Crónica Azkena Rock 2016

Por Marisa Cazorla 2

banner WIR

Fiel a su cita, el festival Azkena Rock 2016 llegó a Vitoria para calentar el fin de semana tan frío que teníamos en la capital de Euskadi. Aunque la lluvia quiso ser la protagonista, no logró deslucir la primera jornada del festival, todos los fieles del festival vitoriano buscaron sus mejores chubasqueros y acudieron como siempre al recinto de mendizabala a recibir la sesión de guitarrazos que llevaban tanto tiempo esperando.

Nuestro primer contacto con el festival fue la actuación de Julian Maeso en el escenario “Scott Weiland” (los tres escenarios nos recordaban las grandes pérdidas que ha sufrido el rock durante este año). El ex-Sunday Drivers fue recolocado a este escenario del recinto, ya que tuvo que suspender su actuación matinal en la céntrica plaza de la Virgen Blanca por culpa de la lluvia. Nos alegramos de este cambio porque nos permitió disfrutar con su sonido elegante, mezcla de soul, rock y folk.

Vintage Trouble©MusicSnapper©_D047487@1024
Vintage Trouble©MusicSnapper

Cambiamos al escenario “David Bowie” para deleitarnos con el ritmo de los californianos Vintage Trouble. Su cantante, Ty Taylor, nos decía que no nos preocupáramos que lo que caía solo era agua y quiso transportarnos a su soleada california con sus sonidos de los años 50s y 60s y sus bailes enérgicos, llegando a tirarse al público para “surfear” sobre ellos. Sin duda nos hicieron olvidar por un momento la lluvia que caía sobre nuestras cabezas.

Uno de los platos fuertes del día era la estadounidense Lucinda Williams. Llegó al escenario ataviada con su sombrero country para ofrecernos un concierto tranquilo y bastante íntimo. Sonaron éxitos como “Car Wheels on a Gravel Road”, “Protection” o “Drunken Angel”, así como una versión de “Rockin in The Free World” de Neil Young para acabar. Aunque el sonido bajo no ayudó, Lucinda demostró que es toda una dama del country.

Como no se puede estar en todo decidimos repartir nuestro tiempo entre Jean Beauvoir, que con su look indescriptible llenó el escenario con mucho punk rock, y los Blackberry Smoke a los que les faltó un poco de chispa para pasar de lo correcto y brillar sobre el escenario.

Hellacopters©RhythmAndPhotos1024_002
Hellacopters©RhythmAndPhotos

En sustitución de Primal Scream tuvimos como cabeza de cartel del viernes a The Hellacopters. Los suecos se reunificaron para un concierto en su país y recalaron en Vitoria para inundar de rock el recinto de Mendizabala. Su actitud enérgica no bastó para meterse a todo el público en su bolsillo ya que sufrieron la falta de sonido y eso les pasó factura.

Tras la decepción de Hellacopters por culpa del sonido tan bajo, cambiamos de escenario para deleitarnos con la cálida voz de Luke Winslow-King y su estilo distinguido. Toques de swing, blues y jazz poco apropiados para esas horas pero que siempre vienen bien si se hacen con esa clase.

Para acabar la noche nos quedaba por ver la singular y sorprendente Gutterdämmerung, una propuesta de Henry Rollins. Un espectáculo que combinaba cine y música, con muchos de los más grandes del rock en la pantalla entre los que destacaban Iggy Pop, Josh Homme o el que daba nombre al propio escenario, el gran Lemmy. La mezcla de las imágenes y la mezcla de ópera y metal hicieron de aquella experiencia algo bastante bizarro pero que te atrapaba.

El sábado amanecimos mirando al cielo y encomendándonos a los más grandes para que la lluvia no apareciera por el recinto del Azkena, que parecieron escucharnos ya que solo hizo un pequeño ademán de aguarnos la noche.

Radio Birdman©MusicSnapper©_D041064@1024
Radio Birdman©MusicSnapper

El primer plato fuerte del día fueron los australianos Radio Birdman que demostraron por qué siguen estando en lo más alto. Con gran profesionalidad descargaron su punk rock con canciones de toda la vida como “Aloha Steve & Danno” o “Murder City Nights” cautivándonos de principio a fin. Seguimos en Australia con The Scientist, que consiguieron atraparnos con canciones como “Swanpland”, “Last Nigth” y una excitante “We Had Love”.

Como todavía no se ha inventado nada para poder estar en varios sitios a la vez (cuanta falta nos haría un invento así para los festivales) decidimos repartir nuestro tiempo entre Imelda May, que con una estética muy country y su espléndida voz sedujo a todos los allí presentes; y los granadinos 091, que totalmente de negro derrocharon elegancia y emocionaron a los más fans con un setlist con canciones que iban desde “úl baile de la desesperación” hasta “La vida qué mala es” pasando por “Este es nuestro tiempo”.

La gran cantidad de parkas verdes con parches y los elegantes trajes de chaqueta con chalecos de los “mods” que recorrían el recinto nos auguraban que coger un buen sitio para el concierto de The Who iba a ser difícil. El súper cabeza de cartel del festival apareció en el escenario con puntualidad británica demostrando por qué son leyendas vivas del rock. Hicieron un repaso a sus 50 años de historia con una sucesión de temazo tras temazo empezando con “I Can’t Explain”, siguiendo con “Substitute”, “Who Are You”, “The Kids Are Alright”, “My Generation” o “Behind Blue Eyes”. El de Vitoria fue su último concierto antes de un parón en su gira de 15 días y es que es normal que necesiten un descanso con la energía que todavía emanan.

Pocas son las fuerzas que nos quedan ya por haber combinado dos días de festival y nuestra jornada laboral habitual, pero reservamos unas pocas para otra leyenda del punk rock. Marky Ramone sigue aferrándose a las míticas canciones de los Ramones en su show “Blitzkrieg 40 Years of Punk” y, aunque ya está muy visto, sigue haciéndonos bailar como si estuviéramos en los años 70 en plena época del punk.

Tras gastar la poca energía que nos quedaba nos despedimos del Azkena Rock 2016 contando los días para la edición del 2017, que ya ha anunciado sus fechas, 23 y 24 de junio, y puesto a la venta los primeros abonos.

Foto de portada por MusicSnapper.

banner WIR