banner WIR

Crónica del Festival de Les Arts 2016

Por Redacción EER 1

La música es el arte que nos mueve y resucita las ganas de todo.

En las próximas líneas podréis leer la maravillosa experiencia que he tenido al asistir al Festival De Les Arts.

Tres escenarios, carreras de aquí para allá, buscar sombra, poder subir al cielo, reencuentros festivaleros, nuevas sensaciones, canciones para recordar y olvidar, bambas bien atadas, abanico en mano, confeti y mucha purpurina.

Mis ganas de ver a Neuman eran directamente proporcionales al entusiasmo que dejé en el escenario Coolway. Juro que esos murcianos me robaron un trocito de corazón. 60 minutos de no parar, de no querer que acabar. Entonces sucede algo, comienza a sonar Turn It, podría asegurar que es esa canción en la que empiezas a observar a tu alrededor y ves a la gente disfrutar de una manera que no sabrías describir y es que hay sensaciones musicales que no pueden describirse con palabras, yo os aconsejo que las vivíais. No os vais a arrepentir.

Pausa para coger energía, todos al suelo, vasos a rebosar de fuerzas y pizzas que te llenan pero dejan para más conciertos, ese comando de festivaleros de todos sitios, hablando de lo mucho que les echas de menos, de los conciertos que no quieres perderte, de las canciones que quieres cantarles y que te canten.

Siempre esperándote Carlos Sadness.

La idea salvaje como banda sonora del verano, eso lo sabemos todos. Y es que el último disco del chico de la melena infinita y el ukelele siempre en mano es una genialidad. Los ojos me brillaban como estrellas al oír Miss Honolulu. “Que Electricidad, vaya conexión” es lo que pienso cada vez que en un concierto me encuentro acompañada de gente tan especial. Bikini es esa sintonía que te dan ganas de teletranspotarte a la playa, con un buen granizado en la mano mientras ves las olas bailar. Si Ciencias Celestes fuera un asignatura tendríamos un sobresaliente. Hacía mucho que no disfrutaba tanto de un concierto, ojalá la opción bucle para cosas así. Sin duda lo mejor de aquella hora y diez minutos fue esa canción de Los Zombies versionada por el bonito de Carlos, por un segundo nos fuimos a Groenlandia a buscar a esa persona que necesitábamos a nuestro lado. Chapó Carlos, gracias por instantes tan buenos como el de ese viernes noche.

La noche eterna.

GO TO ESCENARIO NEGRITA.

Os habla una chica que ha vivido innumerables conciertos de Love of Lesbian. Nuestros chicos favoritos dándole a caña a su nuevo disco Poeta Halley, aunque yo siempre me quedaré con ese 1999 que me marcó una época. Me encantó poder disfrutar de ellos y de la gente que se deja voz y alma en todas sus canciones. Algunas plantas para quemar el recinto, nuestros pies pedirán tregua después de eso pero nosotros seguimos, porque cuando nos encienden la mecha no podemos parar. Esa noche sucedió algo que hacia dos años y tres meses que no vivía, esas notas de piano empezaron a encharcar mis ojos, y si, soy de las que llora en los conciertos. 1999 clavada en mi corazón después de tanto tiempo sin escucharla en directo, esa canción encargada de sacarte de cualquier desamor, la que cura y cose cualquier herida. Siempre hay algo mágico en este tipo de conciertos, la compañía suma muchos puntos pero eso ya lo sabéis.

Se acerca mi momento favorito de la noche del viernes.

Nos situamos en el Escenario Kaiku, una de la madrugada, al agua patos.

¿Hay algo mejor que un escenario en el agua?

Vivan las gradas llenas y la gente valiente de primeras filas. Bearoid me dejó con ganas de más, las risas, el buen rollo, esa sensación de estar entre amigos sin conocer a los que están a tu alrededor. Y es que estos valencianos son pura marcha. Lo que paso después de ese conciertazo es otra historia, la cama no llamaba para cargar la pilas para esa segunda jornada del Festival de les Arts.

Sábado de desayunar en terraza, con un buen café, de contar batallitas de la noche anterior y de planear el día.

Miss caffeina/Festival de Les Arts 2016/Estela Singer
Miss caffeina/Festival de Les Arts/Estela Singer

Algo como el concierto de Miss Caffeina me hacia falta para despegar.

Con su último disco Detroit como obra maestra ¿Votos a favor?

Los chicos consiguieron ser capitanes mientras nos cantaban ese Mi Rutina Favorita que tanto gusta. Vosotros nos dejasteis helados y nosotros os quisimos y queremos. Todo con el corazón en Modo avión para poder centrar la atención en esas letras que nos dan la vida y nos quitan las penas. “Venimos” como esa canción para dejar atrás males de amor y disfrutar de la música que en ese instante es lo único que importa. Llega el momento clave, OH! Sana hace que todo aquel que estuviera en el Escenario Negrita cantara con todas sus ganas y más esa pieza de música hecha arte. Como decía al principio, toca despegar, cerrando este concierto con Mira como vuelo, cogidos de la mano de la bonita Zahara y la verdad no se me ocurre mejor manera.

Unos de mis conciertos top de este festival ha sido el de Full, cierto es que no pude parar de bailar ni un segundo, la palabra temazo se queda corta, casi nos quedamos afónicos, todos quemando las bambas en el Coolway ¿Queremos volver a ese momentazo del sábado? ¡SI, QUEREMOS!

Izal/Festival de Les Arts 2016/Estela Singer
Izal/Festival de Les Arts 2016/Estela Singer

Y con Izal Bailando hasta que todo acabe. Copacabana en todo su esplendor. Con ese mix en el que unieron 28 horas, arte moderno y palos de ciego. Celebrando el cumpleaños de Alberto (Guitarrista) entre canción y canción. Pequeña gran revolución como momento más especial para mi, la emoción multiplicada por mil. Recordando ese Magia y efectos especiales que les ha hecho llegar tan alto, y solo espero que suban más y más, que nunca bajen. Y es que las cosas buenas no cambian. Que bien como la cumbre del concierto, lo que nos gusta tirar confeti y disfrutar de los nuestros con esta banda sonora no es ni medio normal. Sentirnos como esa Mujer de verde para poder darlo todo y más. No nos gustan los finales pero si son felices duelen menos, y bailando las penas se van para no volver, acompañando ese fin de un cielo lleno de fuegos artificiales, de ganas de otro comienzo, ganas de volver al principio, ganas de dar gracias por cosas como esas, que nos llenan de todo lo bueno que la música da.

Hurts dio mucho de que hablar, todo bueno. Es normal cuando el espectáculo que ofrecieron tanto visual como musical fue sublime. Este duo británico me volvió a enamorar y me ha hecho poner Surrender una y otra vez.

Tengo sentimientos encontrados con la actuación de Second, fue superior, vivir un concierto desde ahí arriba es algo que me va a costar describir, ver al público desde el escenario, saltando, cantando, queriendo, como normalmente lo suelo hacer yo. Era imposible quitar la sonrisa de mi cara. Canción tras canción, cada una mejor que la anterior. El publico iluminado con pulseras de luces que bailaban al compás de la música. Me habría gustado quedarme en 2502 y que  no acabara nunca. La canción de “Nueva sensación” me vino como anillo al dedo. A coro ese momentazo en el que sonó Las serpientes y casi quemamos el escenario y los pies. Gracias a estos murcianos descubrí que ese escenario seria mi Rincón exquisito, el mio y el de mucha gente más.

Cuando acaba la última jornada hay una mezcla de sensaciones. La pena, esa pena de darte cuenta que ha pasado todo, y la alegría de pensar que el año que viene habrá más y mejor.

Con una cerveza en la mano, sentados, hablando de lo espectacular que ha sido todo, escuchando a The Drums y oliendo a verano.

Y entonces llega el hombre pegado a unas baquetas, el que no se quita la máscara ni las ganas de bailar. Slow Magic como elegido para despedir este fin de semana lleno de cosas buenas. El que hace que todo el que queda en pie baile y dé todo lo que le queda dentro. El último escenario, el último concierto, donde todo el que se ha perdido en el festival se reencuentra con los suyos para cerrarlo como Dios manda, con ganas de más.

Prometo volver el año que viene, Prometo volver a bailar y cantar con los mios, Prometo que siempre viviré la música de esta manera tan especial.

Queridos festivaleros, que la música os acompañe.

Crónica del Festival de Les Arts redactada por Estela Singer.

Hurts/Festival de Les Arts 2016/Estela Singer
Hurts/Festival de Les Arts 2016/Estela Singer
banner WIR