banner WIR

Crónica primer día Alrumbo Fest

Por África Bastida 0

Un año más, llega a Cádiz el festival Alrumbo. Ésta edición fue la más multitudinaria de su historia, con 150.000 asistentes en total, una media de 40.000 por día. Con tan sólo siete años de vida, Alrumbo definitivamente se ha convertido en uno de los festivales musicales más importantes y destacados de Andalucía. Y es que es una ocasión perfecta para disfrutar de buena música en directo, en un entorno perfecto para un festival veraniego.

El pasado 14 de julio miles de personas llegaban hasta Chipiona para empezar esta aventura. El sol caía con fuerza sobre nuestras cabezas haciéndonos sudar la gota gorda, mientras montábamos el camping que iba a ser nuestra casa durante los próximos 3 días. ¡Pero después aún quedaban muchas energías para comenzar con el primer día de festival! Estábamos ansiosos de saber qué nos esperaba.

Mientras tanto, desde otro punto de España comenzaba el viaje de la otra mitad del equipo de esta web. Una experiencia totalmente diferente patrocinada por #FestivalIdeal3 y con el soporte de TicketeaHotelsCombined y Alsa. A las de este trocito de península aún les quedan 10 horas de tour en autobús por todos los pueblecitos habidos y por haber de Andalucía. A la mañana siguiente por fin se ve la luz al final del túnel, llegamos al acogedor hotel Al Sur de Chipiona, donde el trato es tan familiar y agradable que da la sensación de estar en la propia casa de uno. Un bañito en la piscina y una larga siesta después ya estamos en el autobús lanzadera de camino al Alrumbo Fest.

Alrumbo
Fotógrafo Oficial AlrumboFest/ El Chojin

A las siete comienzan los directos, y el encargado de abrir el festival es Chojin, que como siempre no dejó a nadie indiferente. Nunca defrauda, sabes que te cautivará con sus rimas y te hará cuestionarte con sus letras. No contento con eso, más tarde nos sorprendió bajándose a improvisar unas rimas junto a un grupo de músicos de Ecoembes, concienciando a los festivaleros sobre el reciclaje. Nada que ver tiene la impresión que Chojin causó en la Redactora II. En grabado el artista tiene una voz que ni el mismísimo Constantino Romero, algo que en directo se sostiene con palillos. El otro encargado de la apertura fue el conjunto Correos, al cual no tuvimos el gusto de ver.
Tras esto, un veterano y apático Raimundo Amador comenzaba su espectáculo. Muchos músicos eran los que le acompañaban, haciendo de su concierto un rato que mereciese la pena. Sí, son buenos y saben lo que hacen, pero parecían estar tocando dentro de una burbuja ellos y para ellos.
El atardecer se nos iba echando encima mientras disfrutábamos del gran concierto de Julian Marley. Lo que se nos propuso fue un Reggae Roots bien llevado, con buen gusto y elegancia. Todo el mundo acabó intoxicado de los ritmos jamaicanos de este hijo del reggae, un semi-dios con rastas y vista en el cielo.

La vuelta de “los cero” ha sido un tema muy escuchado en este último medio año. Algo que empezó como una medio broma del tiempo ha ido cogiendo forma y fama a una velocidad que asusta. Sí es cierto que 091 es uno de los grandes de su época, que Lapido es un poeta en rama y que joder, entre todos hacen una música cojonuda. Sin embargo vivo el concierto como un corta y pega de rock ochentero que me corta el rollo. No terminan de encajar en el festival y me voy de allí con la sensación de haber visto una proeza enterrada en barro.

Alrumbo
Fotógrafo Oficial AlrumboFest/ Macaco

El Langui ha sido un personaje mediático pseudomotivador bastante voluble. Ha hecho de todo, pero siempre bajo el título de “si quieres puedes”. Y bueno, visto lo visto no le ha ido tan mal. Como uno de los nombres grandes del día se encuentra él; pequeñito, simpático y haciendo de su enfermedad el logro de cada día. Consigue movilizar a una masa de gente bastante considerable, y no contento con ello, también les hace disfrutar. Muchos fueron los individuos que compartieron escenario con él esa noche, empezando por Fyahbwoy y terminando por sus dos monadas de hijos. Estas apariciones consiguieron mermar nuestra atención de la música mediocre que sonaba, haciéndonos disfrutar en mayor medida del espectáculo tras él.
Llega el turno de Macaco, el rey vitalicio de Cadena Dial. Típico artista que nada más subir al escenario ya tiene la mitad del trabajo hecho. Todo el mundo espera ansioso sus temas más manidos y de mientras, todo lo que venga en medio es bienvenido. Las letras animalistas y ecologistas son unas pautas que el cantante nos impone a rajatabla. Es fácil disfrutar de un concierto de Macaco y bien seguro es que el Alrumbo Fest lo hizo.
Los Mojinos Escozios a partir de las dos de la mañana siempre son una buena opción. Nunca sabes bien si estás presenciando a un grupo de música o un monólogo muy bien traído. Sea como fuere, es inevitable disfrutar. Porque sí, porque el Sevilla es enorme y canta tonterías, pero tonterías que a nadie más se le ocurre decir encima de un escenario. Es obsceno sin ser desagradable, grotesco y malhablado, pero tiene ingenio y originalidad, algo que se paga bajo hoy en día. Sabréis que estáis haciendo lo correcto cuando vayáis a un concierto de los Mojinos Escozios y escuchéis temas tan míticos como “Las Niñas de la Saye” o “Mi jefe”.

Alrumbo
Fotógrafo Oficial AlrumboFest/ Mojinos Escozios

En los festivales el tiempo pasa muy rápido y a la que te das cuenta: ¡Ahhhh el Canijo de Jerez está a punto de empezar! Había que llegar, a cualquier precio, a escuchar la rumba de este jerezano. Era uno de los imprescindibles del festival. Y como no, le dio la vuelta a la noche con sus ritmos garrapateros, no pudimos parar de movernos y de cantar sus canciones risueñas que pintaron las tinieblas del Alrumbo de colores.

Marcando el cierre de la noche, un poquito de jaleo electrónico de la mano de Borgore. Después del cual haría el cierre del primer día Zomboy, el responsable de mantenernos activos y bailando hasta las siete de la mañana.

Redacción por: Eva Gil y África Bastida.

 

banner WIR