banner WIR

Tremenda Trementina – Olivia

Por Diego José Fabián 1

Reseña del disco "Olivia" de Tremenda Trementina

7.5

Nota
7.5
75%

Olivia es maravillosamente imperfecta, se equivoca, se deprime, se emociona, no se conforma, es libre, enérgica, está despierta, guarda secretos, Olivia, soy yo, Olivia, eres tú

Desconozco totalmente quien es la Olivia a la que se alude tanto en el título del álbum, como en las canciones y el libreto, pero esta chica tiene un mérito impagable, dado que esta obra de noise pop de Tremenda Trementina, deja frases que deberían permanecer de por vida en la mente de todo indie convencido. Lo cual hace aún más imperdonable el hecho de que, con la producción de Paco Loco, los pamploneses hayan tenido que autoeditarse (Elefant, menos reediciones y más novedades).

Burocracias cansinas aparte, “Olivia”, el tema titular, comienza con la mejor frase de autoayuda que un “adolestreinta” cansado de la vida nocturna, pero sin intención de retirarse de ella, puede asimilar: “Es mejor sentirse caer que estar de pie y no sentir nada”. Qué, ¿cómo se os queda el cuerpo?  Y “Anfetaminas”, siendo el hit pop incontestable, no sólo de este disco, sino del 2016 nacional, me genera el desconcierto de si es una apología de la droga, del amor o una protesta encubierta a la Ley Mordaza (“siempre íbamos juntos de la mano, y ahora nos detienen por las calles”). Mención destacada también para “Misterio”, con otro verso sublime para la esperanza de aquellos chicos que algún día esperamos encontrar al gran amor de nuestra vida: “Soy esa chica que tú no sabías, que tú estarías esperando un día”. Pero como todo, siempre acaba mal: “Y nunca más conseguirás aquello que querías”. En “Flores”, las similitudes con Christina Rosenvinge, a pesar de ser evidentes, resultan encantadoras. “Las dos” y “Solo” completan lo mejor de un lote que por momentos llega a epatar tanto por su cuidado sonido como por ese juego contradictorio que va del amor al odio, de la euforia a la depresión, del todo a la nada. Música amplia en cualquier caso, apta para botellones de instituto, tardes de otoño trascendentales, resacas apocalípticas o vueltas del trabajo en coche. Porque “Olivia” habla de ti. Habla de todos.

La conclusión final que saco tras la escucha de todo esto es que, a buen seguro, no veréis a Tremenda Trementina en las listas de lo mejor del año de los medios especializados. Y si así fuere, pensaré si me retracto.

banner WIR