banner WIR

Entrevista a The Gift: Tiempo para celebrar

Por Juan Antonio Huertas 1

Entrevista a The Gift

20 años han pasado desde que The Gift surgieron desde Portugal con su primer disco con su propia discográfica La Folie. Posiblemente hayan llegado a su cima después de tantos años a la vista de los ingenieros que trabajan en su último disco Altar, Brian Eno a la producción y Flood en la mezcla. Hablamos con el teclista y bajista John Gonçalves al que se le ve muy contento por esta nueva etapa del grupo.

¿Por qué el nuevo disco se llama Altar?

Porque teníamos un concepto de celebración. De celebrar que estábamos grabando un disco con Brian Eno, uno de los más grandes. Era un concepto de celebración como ritual, no de religión, sino de algo que había que celebrar y la palabra que nos entusiasmaba era esa.

¿Qué ha pasado por The Gift estos 23 años desde su creación en 1994?

Tantas cosas… Éramos una banda nueva sin esperanzas de futuro. Una banda portuguesa de Alcobaça, un pueblo de 6.000 habitantes sin mánager ni discográfica. Hemos sido número 1 en Portugal. Y ahora se están vendiendo nuestros discos por todo el mundo. Aunque aún falta mucho. Hay millones de personas que todavía no nos han escuchado.

The Gift por Hans Peter

¿Puede ser que para muchas personas vuestro sexto disco de estudio sea vuestro disco debut?

Sí, pero pueden escuchar por primera vez un disco muy bueno, y eso les lleve a los discos anteriores y encuentren una banda con mucha creatividad. Y entonces llegará a más gente. Hoy vemos los números de las diferentes plataformas, de YouTube, Itunes o Spotify y ves que el disco está escuchándose mucho en todas partes del mundo, y que aunque en algunos países tenemos sólo 100 oyentes, pero ya hay gente allí que lo está escuchando. Hace 15 años eso era imposible.

Habéis trabajado con Brian Eno, que posiblemente es el mejor productor de música electrónica. ¿Qué habéis aprendido de él? ¿Algún instrumento o técnica que desconocíais?

Una cosa muy sencilla, lo primero que nos pidió fue una pantalla blanca muy grande donde poder escribir. Ahí colocábamos la estructura, los acordes, la letra. Ahí se podían poner diseños, dibujos, pensamientos, personajes… Algo tan sencillo como un cuadro en blanco y un profesor. Es sencillo y genial y nunca lo habíamos hecho. Y ahora ya no veo posible trabajar sin ese cuadro en blanco. También nos enseñó que un disco debe hacerse con tranquilidad. La grabación puede ser un proceso con mucho estrés y eso no debe existir porque el estrés pasa a la música y no queríamos eso.

¿Fue muy difícil hacer participar a Eno en los coros de “Love Without Violins”?

No fue nada difícil. Brian dijo que trabajaría con nosotros sin reglas. Él componía, tocaba, cantó las canciones. Estábamos todos por lo mismo: hacer el mejor disco posible todos juntos.

Se nota bastante su mano, “Lost And Found” es el puro Brian Eno de “Another Day On Earth”.

Sí, es verdad y fue la última canción que grabamos.

En el videoclip de “Love Without Violins” aparece como un easter egg “Blackstar”, el último disco de David Bowie. ¿Echa mucho de menos The Gift a David?

Me emocionaste con esa pregunta. David Bowie es lo más importante y actual en el mundo de la música. No hay ningún artista vivo que sea tan importante como él. Fue un homenaje muy disimulado. También el vídeo es un homenaje al perfil de Brian Eno que es un artesano como el que sale al final del vídeo.

Os iba a preguntar eso, que en el vídeo aparece el artista Joao Carvalho que hace unas obras realmente hermosas, ¿Qué importancia tiene el arte en The Gift?

Mucha. Somos personas que estamos muy atentas a todo lo que ocurre en el mundo, en muchos aspectos de la cultura. También es algo que nos asombró de Brian, porque es un artista multidisciplinar, hace de todo. Todo eso que experimentamos y vemos influencia, por supuesto.

Sonia Tavares siempre aparece con vestidos espectaculares en escena y en la portada de Altar aparece una imagen como una virgen con ropajes étnicos y la cara cubierta de pequeñas monedas, muy vanguardista. ¿Cómo de importante es la moda y la escenografía, en definitiva la imagen en The Gift?

Muy importante, para Sonia especialmente. La palabra obra es algo muy importante en The Gift, no sólo como obra de música, sino artística en lo que todo influye. Toda la obra de The Gift intentamos que sea arte y hacerlo elegante.

Habéis grabado el disco en Alcobaça y allí lo habéis estrenado en directo. ¿De qué manera da forma vuestro pueblo natal a The Gift?

Te voy a contar una cosa que pasó durante la grabación. A Brian Eno le gustan las cosas sencillas. A él no le gusta mucho la épica de The Gift, que tenemos mucha. Una vez almorzando en Alcobaça, frente al Monasterio. Una obra muy importante del gótico, en Sevilla tenéis la Catedral muy grande, detrás de la de Colonia y nosotros tenemos el monasterio cisterciense. Brian Eno nos dijo: “Es normal que creciendo con esto delante, tengáis que ser épicos”. Es algo que influencia, Eno lo vio al instante y nosotros nunca habíamos caído en ello. También era un pueblo que había muy pocas cosas, sólo había un cine con una película a la semana o menos y estábamos el resto de la semana hablando de cómo sería la siguiente película. Aún hoy es donde tenemos nuestro estudio y es nuestra base. Es importante en The Gift.

¿Está dándole The Gift más importancia a la electrónica frente a los instrumentos convencionales?

Siempre hay una mezcla interesante entre esas dos cosas. En este tiene más espacio la electrónica pero vivimos con los dos tipos juntos. A lo mejor en el siguiente tiene más peso lo tradicional, esa es la esencia de The Gift.

Hay muchos estilos y ritmos diferentes dentro de Altar. ¿Probar diferentes ritmos y sonidos es una de las señas de identidad de The Gift?

Claramente. En este momento tenemos que The Gift cambia a cada momento. Es alguien que no está acostumbrado a repetir fórmula. De “Primavera a Altar”, de “Explode a Primavera”. Lo único que permanece y que realmente la esencia de The Gift está definida por Sonia que es la cantante.

¿Qué artistas portugueses me recomendarías aparte de Madredeus, Dulce Ponte, Mariza o Noiserv?

Noiserv es increíble y David Santos es amigo.

Me encantó la banda sonora del documental sobre Saramago, “José y Pilar”.

Sí, es muy especial. Te recomiendo Capitao Fausto, que es pop rock muy actual y bailable. Bestyouth que lo lleva una chica que hace una música estupenda. David Fonseca, cuyo último disco me gusta mucho. Hay muchos grupos nuevos apareciendo ahora en Portugal. También te recomendaría a Rita Redshoes.

Como decís en Music “Are you still doing for music, for love and for everyone around you?”

Continúa siendo nuestro lema y siempre la tocamos en directo.

Esta es la última pregunta y siempre la hago, como ya os entrevisté hace 12 años, la habría repetido, pero como aquella vez se lo pregunté a Sonia y ahora hablo contigo, John, ¿cuál es la canción más triste y la más alegre que has escuchado?

La más triste es el “Adagio For Strings” de Samuel Barber y sobre la más alegre te contaré algo. Una vez tocamos con The Flaming Lips y en Cincinatti nos invitaron a subir al escenario vestidos con esos trajes que llevaban en la gira. Y entonces tocaron “Race For The Prize” y es una de esas canciones que aunque estés triste, si suena, no puedes dejar de saltar y nosotros saltamos allí en directo. Estas son mis canciones, otros días serán otras.

banner WIR