banner WIR

Crónica de The Meatpies en Sala REM

Por Lola López 0

La programación de la Sala REM de Murcia prometía una noche rockera para el 8 de junio. The Meatpies, una de las bandas que más ha despuntado en la Región en los últimos dos años, viene a presentar su segundo disco, “Babyrousa”, acompañados por The Red Rooks, que serán los encargados de caldear al público.

Desde la acera opuesta al complejo comercial donde se encuentra la sala ya divisamos una buena cantidad de gente en la puerta, se juntan fans del grupo, amigos y otras caras conocidas del circuito musical de Murcia. Es lo que pasa cuando eres una de las bandas de rock más comentadas de la zona y presentas en sociedad un disco que apunta alto.

Puntuales, saltan al escenario The Red Rooks. Es innegable que cumplen su función y van llenando la sala conforme avanzan en su setlist. Salen al escenario seguros, despreocupados e incluso descamisados, casi más atentos al colegueo con las primeras filas que a lo que están haciendo. Son enérgicos y encarrilan su sonido a un rock más alternativo y rompedor que el siguiente grupo. En su setlist queda hueco para alguna versión y suenan “Purple Rain” y “My Generation” entre las canciones de “Standing Strong”, su LP, el cual se encargan de recordar que están vendiendo al fondo de la sala por apenas 2€. A mi lado oigo decir que son como las patatas fritas: están sabrosas, nunca están de más, y si te las ponen delante del plato principal nunca vas a decir que no.

The Meatpies por Lola López

Tras la pausa para el cambio de escenario y salir a la puerta de la sala a aprovechar los últimos resquicios de fresco que quedan en una noche en Murcia en junio, llega el turno de The Meatpies. Abren su concierto como abren su nuevo disco, con 25 Express y la pegadiza “Salvation” para calentar motores y tratar de enganchar al público. No tardan en llegar los temas de “Ready for you”, su primer trabajo de estudio, y es con uno de los éxitos de ese álbum, “Hear Me Roar”, con la que arrancan los primeros bailoteos de un público que no es escaso, pero que tampoco ha llenado la REM y que guarda las distancias con el escenario. Encadenan un tema tras otro sin que nos demos casi cuenta, en parte por lo ligero y ameno de sus canciones, en parte por la falta de variedad. Siendo una banda con tanto potencial y que suena tan compacta sobre el escenario, lo único que se echa en falta es una pizca de originalidad. Han conseguido el sonido vintage que perseguían, hasta el punto de que pueden haberse pasado y a sus canciones no les vendría mal algo atrevido y propio que les haga distinguirse y sorprender al público que les ve.

Pasado el ecuador del concierto, Bruno (voz y bajo) se toma un respiro y delega en sus compañeros Juanpe y Pedro para “Sweet Candy” y la soberbia “My Own Star”, y el concierto da un giro. Es en canciones como esta, potente y con más ambiente, donde el grupo más se luce y donde se aprecia lo que serían capaces de hacer si se atrevieran a arriesgarse más. Les siguen “Voices” y “Down The Road” para encaminar el setlist hacia el final con su sonido más crudo e incluso con toques psicodélicos, pero la encargada de levantar la recta final del concierto es la enérgica y coreable “What You Lose”.

The Meatpies por Lola López

Con dos álbumes de apenas media hora cada uno, tras tocar todos sus temas (excepto “Pleasure” de su primer trabajo) les ha quedado tiempo para adornar el repertorio con versiones. Cae el “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band” de The Beatles (teniendo en cuenta la clara influencia en su sonido y el 50 aniversario del disco, la ocasión se prestaba más que nunca) y después de que el público les pidiera otra, “Praise You”, de Fatboy Slim, con la que ponen el broche final al concierto.

En definitiva, The Meatpies han dado un concierto correcto para presentar “Babyrousa”, una noche en la que han mostrado todas sus armas y de lo que son capaces, pero, pese a ello, se ha echado en falta más conexión con el público. Quizá aún tenían que romper el hielo del directo con los nuevos temas, los conciertos de presentación imponen, pero han sabido dar el pistoletazo de salida a una nueva etapa con este álbum de manera más que adecuada con una buena noche de rock en el centro de Murcia.

Texto por Lola López y Chechu Díez

banner WIR