Un domingo en el Black is Back Weekend

Por Laura García 0

banner WIR

En su sexta edición el Black is Back Weekend se consolida como todo un referente para los amantes de la música negra en Madrid. Repitiendo emplazamiento en el patio del Centro Cultural Conde Duque, que este año ha contado con un cartel algo más reducido que en su pasada edición. No obstante, la apuesta de este festival por el Rhythm ‘n’ Soul sigue siendo de primerísima calidad; sin duda, reflejo de la buena salud de la escena soul de la capital.

Solo pude disfrutar de la jornada del domingo, ya que el sábado colgaron el sold out, en parte gracias a los cabeza de cartel: los californianos Vintage Trouble que según dicen las redes sociales ha sido uno de los mejores directos que ha pasado por el festival madrileño.

Domingo 19. Termómetros rozando los cuarenta grados. El patio del Conde Duque abrasa, pero los souldados resistimos las altas temperaturas. Y Tito Ramírez inaugura el escenario con su gorro de capitán dirigiendo a su acalorada tripulación. El hombre misterioso que, junto con su discográfica Antifaz, nos hizo creer hace unos meses a todos los amantes del soul que su EP de lanzamiento era una joyita desconocida hasta la fecha, el cual llegaría a alcanzar los 300 euros en el mercado. Deseando estábamos de verle, y no defraudó. Ojalá lo podamos ver pronto porque su actuación se nos hizo (¿o es que lo fue?) cortísima.

Desde Portugal llegó una de las artistas más importantes del panorama luso, Marta Ren que junto con su nueva banda The Groovelvets nos presentaron su disco debut Stop Look Listen (Record Kicks, 2016), donde consiguen el sonido RnB más clásico que nos recuerda a las soul sisters de los 60 como Marva Whitney. Si no os lo queréis perder, la banda tocará en muchos de los festivales de verano del panorama soul europeo, especialmente en Francia. La líder del grupo nos dejó claro que no es una regular woman y nos obsequió con una de las actuaciones más cañeras del domingo con muchos saltos, empapándose de agua para superar el calor y una voz impresionante.

Dejando atrás la escena ibérica, William Bell, figura legendaria de la casa Stax de Memphis, nos ofreció los temazos de su último disco This is where I live, el cual ganó el Grammy al mejor disco de Americana de 2016. Y es que, quien tuvo retuvo. También nos cantó su éxito de los ’60 “Private Number”, entre otros, dentro de un popurrí de clásicos del soul que aunque se agradece, no hace sombra a su trabajo más actual.

El artista francés Ben L’Oncle Soul nos sorprendió junto a su brillante banda en su segunda visita a España después de varios años. Esperamos que no pase tanto tiempo para la próxima. Gran admirador de Sinatra, Ben nos regaló algunas covers de sus mayores éxitos como “New York, New York” y “I’ve got you under my skin” que da nombre a su último disco Under my skin y que reinterpreta añadiendo en el directo ritmos jamaicanos que enriquecen mucho la puesta en escena y nos hicieron bailar como locos. Su presencia es brutal en el escenario y la compenetración con la banda es magistral. Ya estoy deseando volverles a ver en directo. Sin duda, mi mayor sorpresa y descubrimiento de la noche.

Un año más, gracias al Black is Back Weekend por ofrecernos un festival que apuesta por la escena local, nacional e internacional de las músicas negras y que, además, facilita a las familias asistir con los más peques -ofreciendo la entrada gratuita hasta los 12 años y descuentos para los adolescentes-, para ir entrenando a la cantera del soul. Para los más mayores, la exquisita selección de Cervezas La Virgen nos ayudó a soportar el calorazo de Madrid y para reponer fuerzas una buena oferta de foodtrucks.

banner WIR