Crónica del concierto de The Horrors en Madrid (sala But)

Por Alberto Castro 0

The Horrors ofrecieron un show contundente pero corto dentro de la gira de presentación de su último disco: V.

Se nota que a The Horrors en Madrid se les quiere, como demostró una Sala But que rozó el lleno. Y es que son viejos conocidos del público madrileño. Sin ir más lejos, esta pasada primavera fueron uno de los platos fuertes del Tomavistas, con un concierto redondo en el que sin embargo no avanzaron ningún tema nuevo, con lo que repetir visita estaba más que justificado.

También estuvieron en La Riviera en 2015, en el extinto Día de la Música en 2013, en la sala Rock Kitchen en 2011 –corte de luz incluido durante “Sea Within A Sea”- y en Joy Eslava en 2009. Y por supuesto, para el recuerdo siempre quedará -aunque por motivos radicalmente opuestos- el literal destrozo que hicieron de la Sala Moby Dick en 2007 y tras el cual el concierto terminó de forma abrupta tras poco más de media hora.

Pero todo eso no es más que historia y un poco de contexto, porque lo de la Sala But nos dejó la mejor cara de The Horrors, en todo su esplendor. No es para menos, con un álbum tan mayúsculo como V bajo el brazo, y con las dotes de frontman que ha adquirido un Faris Badwan al que las luces estroboscópicas le sientan de ma-ra-vi-lla. Prueba de ello fue el impactante comienzo con “Hologram”, que con los fogonazos de luz parecía como si Faris desapareciese y apareciese en otra punta del escenario (logradísimo el efecto) y con “Machine”, en la que subía la pierna al monitor al más puro estilo Brett Anderson y cantaba micro en alto. Un diez en lo visual, en lo sonoro y en la actitud.

Justo a continuación llegarían tres temas casi seguidos de su obra maestra Primary Colours de 2009: la siempre incendiaria “Who Can Say”, la enigmática “Mirror’s Image” y la catarsis de la imprescindible “Sea Within A Sea”, solo interrumpidas por “In and Out of Sight”, único corte rescatado de su anterior álbum, Luminous (2014).

Así, tras seis temas (solo tocarían una docena) llegamos al ecuador del concierto, con un pequeño bajón protagonizado por “Weighed Down” y “Press Enter to Exit”, pero que no quitó en ningún momento el excelente sabor de boca que estaba dejando la actuación de The Horrors en Madrid. Ya se sabe, la consabida modulación de la intensidad que precede la traca final, para la que tiraron de los dos mejores temas de Skying (2011): “Endless Blue” y la coreadísima “Still Life”.

Ya solo quedaban los bises, y en este tramo del concierto The Horrors escogieron una solución poco habitual: tirar de dos temas de su disco más reciente. Pero con un álbum como V, no es de extrañar. “Ghost” fue la encargada de retomar el show para dejarlo todo listo y preparado para su último gran hit, una “Something To Rememer Me By” que de nuevo les catapultó a todo lo alto y a la que el público respondió efusivamente.

Sin duda, un grandísimo concierto al que solo caben objetarle un par de “peros”: que Faris repita demasiado el movimiento “subo-bajo-la-pierna-del-altavoz”, la escasa duración (apenas 65 minutos) y que se eche en falta algo más de soltura en el setlist. No en vano, en lo que llevan de gira de presentación del disco prácticamente han calcado cada noche los mismos doce temas en estricto orden.

Sea como fuere, se lo perdonamos si nos siguen mostrando un estado de forma como el actual y tan interesante o más si cabe que cuando decidieron darle un giro a su carrera con Primary Colours. Esperamos que el idilio de The Horrors y Madrid dure muchos, muchos años más.

Web Hosting