Hosting WordPress

Crítica: El gran showman de Michael Gracey

Por Martín Godoy 0

El Gran Showman

Se acaba el año y tengo que elegir la que será mi última película del 2017. Me cuesta decidirme. Quiero llevarme un buen sabor de boca. Ayer vi El gran showman y hoy os la cuento.

No tenía ni idea, pero resulta que es el biopic de Phineas T. Barnum. Ya. Y ese, ¿quién es? Pues un empresario que en el siglo XIX montó en Nueva York una especie de circo de los horrores, con gran éxito de público, pero, como suele pasar, no de crítica.

La elijo porque es el gran musical de estas navidades y cuenta con un reparto de primera categoría. Está protagonizada por Hugh Jackman y Michelle Williams, dos actores de enorme talento cuyo principal reto es hacernos creer que tienen la misma edad. Cosa nada fácil. Pero no nos quedemos en superficialidades.

La película es un gran espectáculo. No gracias a las canciones. No están mal, pero todas me han parecido iguales. Demasiado pop para la época. Aun así, cuenta con algunos números musicales que, en conjunto, son notables, y tiene escenas visualmente llamativas (aunque en ocasiones se abuse de las imágenes generadas por ordenador). Es una pena que la trama no acompañe.

Y es que es el festival del cliché. El guion carece por completo de originalidad, sirviendo de mero enlace entre un videoclip y otro. Está a merced de la música, cuando debería ser al revés. O esa es la sensación. Los personajes son más simples que el mecanismo de un botijo. La historia, más que predecible. Y, lo que es peor, la sucesión de tópicos se ve apoyada por una dirección obcecada en enfatizar los elementos más obvios, masticando hasta el más mínimo detalle para el espectador. Se trata de que ni el más tonto se pierda.

No te sorprenderá más allá del aspecto musical (que, por otro lado, no es poco). A pesar de esto, resulta un buen entretenimiento para toda la familia. Pasas un rato muy agradable. Deja buen sabor de boca, que era justo lo que buscaba.

 

Hosting WordPress