Festicket Ltd

Crítica: 15:17 Tren a París de Clint Eastwood

Por Martín Godoy 0

Tren a París

Ayer vi 15:17 Tren a París y hoy os la cuento.

Tres amigos de toda la vida detienen y linchan a un terrorista en un tren con destino a París, pero antes tenemos que ver lo que les pasa desde la primera comunión hasta el día de autos.

Pues eso. La última película de Clint Eastwood ha salido un poco dispersa. Lejos de centrarse en los hechos reales en los que se basa (un ataque terrorista fallido), entremezcla una serie de secuencias inconexas e inanes para configurar una imagen fragmentada de las vidas de los protagonistas. Su infancia queda caricaturesca y estereotipada. Su juventud está llena de frases obvias destinadas a acrecentar su leyenda, del tipo “algo grande está por venir”. Cómo si de haberlo sabido se hubieran montado en el tren. Y el final resulta decepcionante. Apenas son 5 minutos de acción, cuando se supone que es la enjundia de la trama.

Pero lo más preocupante es la escasa virtud que demuestra Eastwood para provocar estupor en un film que, vamos a ver, es de un tío que entra con metralletas en un tren. Emocionante es. Sin embargo, la narración no lineal a la que parece apuntar no le funciona como tan maravillosamente bien lo hizo en Sully. Se queda en un amago. Es más, parece que al montador se le han colado planos aleatorios del tren a lo largo del metraje.

Otra cosa que no ha sabido hacer es retratar ciudades. Viajar a Roma, Venecia o Ámsterdam para rodar estas escenas es tirar el dinero. Solo el inicio de Midnight in Paris podría haberle enseñado algo. En cuanto al reparto, los personajes principales están interpretados por los héroes reales. Es sorprendente porque encima realizan un buen trabajo.

En general, no está mal. Es entretenida y suficientemente corta como para que no te dé tiempo a mirar el reloj. Sin más.

 

 

 

 

 

Web Hosting