Crónica del concierto de Papaya en Madrid (sala El Sol)

Por María Gómez-Comino 0

El proyecto pop liderado la canaria Yanara Espinoza presentaba su nuevo disco Corazón abierto en la sala El Sol de Madrid.

Madtown Days by Jim Beam volvía abrir sus puertas, esta vez, para recibir a Papaya. La banda que se caracteriza por la mezcla del pop más guitarrero con melodías y ritmos propios de la música latina y unas letras que giran entorno al universo femenino y al amor “no romántico”. Esta mezcla poderosa ha sido la que ha conquistado la escena musical independiente en poco menos de dos años.

Con una energía desbordante, la banda con un nuevo componente a la batería, se subían al escenario para abrir el show con “Joyas en las Trompas” y “Caballo de sal”, dos temas de medio tempo pertenecientes a su primer álbum (No me quiero enamorar, 2015) y sirvieron para ir caldeando el ambiente de una sala bastante concurrida y dispuesta a pasar un muy buen rato. El concierto iba cogiendo celeridad con temas más potentes como “Mira su fuego” o “Corazón abierto”, canción que da nombre a su último disco, publicado el pasado mes de febrero de 2018. Con incidente de por medio, ya que una de las cuerdas de la guitarra de Yanara se rompió; la canaria aprovechó para demostrar que tiene dotes para entretener al público, y tal maestra de ceremonias aprovechó para contar chascarrillos y anécdotas. Enaltecemos la labor de Yanara aunque nos sobrase en cierto momento palabra, y de ese modo tener más continuidad entre las canciones. “Carne de Carroña” uno de sus temas más oscuros y con guiño al hip-hop enlazaba muy bien con “Amor o sexo” en la línea del anterior, y daba paso a “La Bámbola” su particular versión de la canción de Patty Pravo. Tras este bloque más contenido, volvía la luz a través de melodías más pop y toques tropicales gracias a “Fango en el amor”, “El rey de las camas” y “Quiero despertar” un tema bastante cañero, cargado de buena energía y acompañado de una letra de filosofía “buenrollista” que evoca la locución latina del Carpe diem. El concierto llegaba a su fin y los asistentes a estas alturas muy entregados a la causa deseaban escuchar los dos temas más populares de la banda; el reciente éxito “Ay mujer” convertido ya en himno de la mujer empoderada, y el cual toda la sala coreó con la mejor entonación posible y “Soy un macarra”, uno de los temas más rockeros de la banda donde la distorsiones de las guitarras son las protagonistas.

Tras hora y veinte de concierto, los fans papayos querían más, pidiendo que saliese el grupo a tocar un último tema, y no podía ser otro que “Cosas fascinantes y Sencillas”, canción a la que le deben su popularidad. Un tema muy pop donde la letra es absoluta protagonista haciendo gala del “no enamoramiento”. Este tema bailongo fue el colofón final de los Papaya, que conquistaron El Sol de Madrid.

Galería del concierto de Papaya en Madrid

Fotos por Ignacio Sánchez-Suárez.

Web Hosting