Hosting WordPress

Crítica: Deadpool 2 de David Leitch

Por Martín Godoy 0

Deadpool 2

Otra película de Marvel. Voy a tener que tragarme algo de Isabel Coixet pronto o el cine comercial me engullirá. Malditas campañas de marketing hollywoodienses. Ayer vi Deadpool 2 y hoy os la cuento.

 Deadpool es un superhéroe que, a pesar de tener todo el cuerpo quemado, tiene como habilidad especial la de curarse de sus heridas (wtf?). No es un héroe típico, no señor. Es irreverente, deslenguado, obsceno, violento y le importa poco salvar el mundo y esas chorradas de enmascarado meapilas. Sin embargo, se empeñará en ayudar a un adolescente que acaba de conocer.

 Deadpool 2 es la secuela de Deadpool (1), parodia de superhéroes que logró una gran recaudación en taquilla gracias a esa combinación de acción sangrienta y sátira que tan bien maneja. No guardo un recuerdo especial de la primera. Supongo que me gustó sin más. No sabría decir de qué iba, ni siquiera quién más salía aparte del protagonista. Esta sigue una estela similar, si bien la he disfrutado más. Aunque no creo que guarde ninguna escena memorable, David Leitch se las ingenia para filmar una secuela sólida, manteniendo un ritmo fluido durante todo el metraje. Las escenas de acción están muy bien rodadas y se intercalan de forma perfecta para mantener la atención y hacer avanzar la trama.

La gran baza de esta franquicia es la comedia. Sabe reírse de sí misma y de sus películas hermanas con un agudo uso de la ironía y unos diálogos cargados de referencias y mala leche con los que en ocasiones traspasa la cuarta pared, haciendo cómplice al público.

Me ha agradado ver entre los personajes principales al niño de Hunt for the Wilderpeople, película neozelandesa que, si no habéis visto, recomiendo enormemente. En cuanto a esta secuela, es muy disfrutable. Explota los puntos fuertes de la primera para llegar aún más lejos, lo que es un acierto. Aun así, en un par de meses no creo que recuerde nada de ella. Efímera.

 

Hosting WordPress