Death Cab For Cutie: Thank You For Today

Por Armando Rendón 0

Death Cab For Cutie: Thank You For Today

Death Cab For Cutie están de vuelta tras su éxito de hace tres años con Kintsugi. Acaban de publicar “Thank You For Today” con el que la banda liderada por Ben Gibbard pone de largo diez nuevos temas.

 

Con más de veinte años de trayectoria, Death Cab For Cutie ha vivido en ese periplo distintos “movimientos” internos, siendo quizás el más importante de ellos la salida de Cris Walla en 2014. Esto hace que de los componentes iniciales de la banda permanezcan el propio Gibbard, Nick Harmer y Jason McGer, a los que se han unido tras participar con ellos previamente en sus actuaciones en directo, Dave Depper y Zac Rae. El nombre del grupo fue tomado de una canción llamada ‘Death Cab For Cutie’, del grupo Bonzo Dog Doo-Dah Band en el disco Gorilla, publicado en 1967.

En estos tres años de espera, la banda se unió al disco “30 Days, 30 Songs” protesta contra Trump (poco se protesta aún a nivel mundial contra este impresentable), en el que incluyeron su canción “Million Dollar Loan”.

 

Y han vuelto con “Thank You For Today”, nuevo LP compuesto por diez nuevas canciones. Mantienen ese estilo sobrio, meditabundo con destellos de luces tenues que tanto gustan a esos seguidores, entre los que me incluyo, proclives a la introspección y a esa visión reservada de lo que pasa en el mundo a su alrededor. Temas como “Gold Rush” sirven a Gibbard para analizar el paso del tiempo en Seattle, con la evolución de sus habitantes, la tecnología, esa “deshumanización” que parece acompaña con el avance de los años.

La luminosidad aparece en “Autumn Love” donde hay reminiscencias a sonidos de The Cure, en sus baladas más poperas.  “When we drive” es un paseo musical de hedonismo puro, para escuchar mientras no se piensa en nada más  y nada menos que en eso, en sentir placer por la música. Perfectamente estructurada para quedarse pegada una y otra vez al oyente, generando una sensación de bienestar con destellos de brillantez. Y es que el indie pop artesanal que factura la banda, tiene desde hace muchos años ya su propio copyright que lo hace identificable y claramente diferencial respecto a todo lo demás. En “You move away”, esa base electrónica juega a ser la protagonista, marcando un ritmo chisporroteante durante toda la canción y que sin que te des cuenta, va dejando paso a que sea la voz solista la que te atrape, mientras Gibbard recuerda los conocidos que se han ido quedando en el camino.

Con “Near/Far” aceleran el ritmo del disco, para cerrarlo, para abrocharlo con sutileza, con un auténtico himno de pulsaciones desaceleradas como es “60 & Punk”. Resumiendo,  si eres seguidor de la banda, a cada escucha te sientes más reconfortado de reconocerlos en cada estrofa, en cada riff de guitarra, en cada vocal que pronuncia Gibbard y en cada silencio cargado de sonido. Todo ello dejando claro que son pequeños matices los que separan este disco de algunos anteriores de la banda, por lo que no esperen grandes evoluciones ni cambios en su sonido. Si no se es seguidor de la banda, descubrirán un grupo que factura una música delicada, cargada de mensajes (posiblemente no especialmente positivos) y que canta de forma sincera a la cotidianidad de las cosas que pasan a su alrededor, y al nuestro.

 

 

 

7.0

7.0
70%
Web Hosting