Crítica: Ola de Crímenes de Gracia Querejeta

Por Martín Godoy 0

Ola de Crímenes

Nueva comedia española de la mano de Gracia Querejeta. Ayer vi Ola de crímenes y hoy os la cuento.

Una madre bastante estúpida que no sabe andar en tacones presencia el asesinato de su exmarido a manos de su hijo adolescente. A partir de ese momento, hará cien mil estupideces para intentar encubrir el crimen.

A veces me cuesta definir el género de este tipo de películas. Cuando nos hablan de comedia inmediatamente pensamos en una peli de risa, a pesar de ser conscientes de que siempre ha habido cine que, por no ser drama, ni thriller, ni cualquier otro género, se cataloga justo así, como comedia. Uno de los ejemplos más claros son las comedias románticas, que tienen de graciosas lo que yo al despertarme a las 6 de la mañana. Y hay más. Si es un drama pero no alcanza las cotas trascendentales impuestas por los cánones de la tragedia clásica, lo llamamos comedia dramática (si somos cool, dramedia). Si tiene una trama parecida al thriller pero carece de su sordidez y suspense, comedia negra. Y así sucesivamente. Este último caso es el de la peli que nos ocupa. Así que, si alguien me pregunta, le diré que es una comedia, pero no de esas de partirte la caja. Cuenta una historia desenfadada que entretiene, cuyo principal objetivo es hacerte pasar un buen rato.

Tiene sus defectos. Querejeta no acierta a prender la chispa de las situaciones que maneja, dando lugar a un enredo que pretende jugar al esperpento pero que, sin embargo, nunca llega a culminar. Me recuerda a un Alex de la Iglesia a medio gas. Los momentos que funcionan se deben a algunos de sus secundarios, muy acertados. No sucede así con Maribel Verdú, que resulta esperpéntica en un papel protagonista que no consigo entender, desde su vestuario hasta sus exabruptos edulcorados y su actitud apocada. No me la creo.

A pesar de esto, Ola de crímenes es una agradable comedia.