Crónica del concierto de Johnny Marr en Madrid (sala But)

Por Ana Rguez. Borrego 0

concierto de Johnny Marr en Madrid

Presentaba su tercer trabajo Call The Comet

Más que historia de la música, Johnny Marr roza la microhistoria. Está claro que The Smiths es uno de esos grupos que marcaron la década de los 80; sin embargo, la sombra de Morrisey es alargada. Su ego sobresale tanto que parece que no había nadie más en la formación. Pero no, estaba él, Johnny Marr, el guitarrista, el coautor de las canciones, el que decidió apartarse de la vertiente más nociva de la música.

Afortunadamente, él decidió continuar con su trayectoria musical: The The, Modest Mouse, Electronic, The Healers… Hasta que hace unos años dio un paso más y comenzó su carrera en solitario. The Messenger (2013) fue el primero y no se quedó ahí. Especialmente porque el tercero, Call The Comet (2018), le ha hecho debutar en los escenarios españoles. La expectación no era poca y llegó a Madrid con sold out en la sala But.

¿Dónde había más emoción? ¿Sobre el escenario o entre el público? Todos los que allí estaban no paraban de aplaudir, de vitorear, de celebrar cada una de las canciones, pero Johnny Marr no se quedaba atrás. Aun sin estar cerca del escenario se notaba su enorme sonrisa, su satisfacción, lo que estaba disfrutando de presentar sus canciones. Es cierto que sus versiones de The Smiths (“Bigmouth Strikes Again”, “The Headmaster Ritual”, “Last Night I Dreamt That Somebody Loved Me”…) movían más a los que allí estaban pero era interesante observar cómo también conocían sus últimos temas.

En más de una ocasión te planteas qué sensaciones puede generar que el público cante más las canciones de tu anterior grupo (por mucho que sea de culto) que las tuyas propias. ¿Es frustante? Probablemente algún otro acabaría con sensaciones encontradas. Pero no creo que sea el caso de Johnny Marr. En cierto modo tenía ese esencia primigenia de disfrutar de algo, del momento, de lo sencillo: te gusta lo que haces, ves que la gente lo aprecia y han llenado la sala, ¿qué más quieres? Y algo así le pasaba, rodeado de unos más que efectivos Iwan Gronow, Jack Mitchell  y Doviak.

Prácticamente tocó íntegro su último disco, Call The Comet, con incursiones en su pasado con The Smiths y Electronic (“Get the Message”), en su anterior trabajo (“Easy Money” y “Boys Get Straight”) y en uno de sus últimos EP, ese coqueteo electrónico que es “Jeopardy”. Aproximadameente una hora y cuarenta minutos de puro disfrute, sin bajona alguna. Quizás no sea un artista de grandes masas, de una genialidad epatante, que tenga que vivir bajo la alargada sombra de lo mítico, pero ya quisieran muchos tener esa efectividad componiendo y sobre el escenario. No falla, y esa coherencia y destreza son elementos que se deben tener en consideración.

Fue su primer concierto en solitario en Madrid, y francamente, que vuelva cuando quiera: te alegra la noche.

Web Hosting