Crítica: Durante la Tormenta de Oriol Paulo

Por Martín Godoy 0

Durante la Tormenta

Ayer vi Durante la tormenta y hoy os la cuento.

En lo que debe ser Madrid pero parece el pueblo más típico de los Estados Unidos, una familia perfecta se acaba de mudar a un barrio residencial. En la casa, que se ve que no habían inspeccionado con demasiada cautela antes de comprarla, encuentran una tele y una videocámara del siglo XVI que no dudan en enchufar en un capricho retro. La cámara muestra a un niño antes de morir y, como hacemos todos cuando vemos una peli, Vera (la protagonista) le pega cuatro berridos al chico para intentar salvarlo. Solo que en este caso el chico la escucha y se salva. Así, un inocente y altruista grito, que a Pedro Almodóvar le valió un Oscar, para Vera supone el inicio de la peor pesadilla de toda madre: levantarte un día soltera y en la cumbre de tu carrera profesional. ¿Conseguirá Vera volver a su tranquila vida de antes o quedará atrapada en el éxito y la soledad?

Oriol Paulo eleva las expectativas que ya teníamos de él dirigiendo el que hasta la fecha es su film más `In´: ingenioso e inverosímil. Y mira que estamos hablando del director de Contratiempo. Pues sí. La cosa es que esta es además un plomazo. Más explicativa que un audiolibro, los personajes son constates narradores de lo que está pasando, ha pasado o pasará, desgranando una trama que, por otro lado, tampoco es ingeniería aeroespacial. Es facilita de pillar.

Es un thriller exagerado, efectista y tan empeñado en ofrecer giros imprevisibles que, conociendo los anteriores trabajos de Paulo, te los ves venir a kilómetros. La puesta en escena se siente impostada, prefabricada al servicio de un guion orquestado tan milimétricamente que no ha tenido en cuenta las incongruencias en su traslado a la pantalla. Para colmo, está plagada de clichés que le dan un tufillo a película americana de los noventa que tira para atrás. Le ha faltado doblar a los actores.

El resultado no es bueno. Tan caótica y excesiva que no entretiene.

Web Hosting