Crítica: “Miamor perdido” de Emilio Martínez-Lázaro

Por Martín Godoy 0

Miamor

No hay papel pequeño si hay una gran actriz detrás como Michelle”. Ayer vi Miamor perdido y hoy os la cuento.

Un par de ciclotímicos se conocen y enamoran a primera vista. De paseo por la playa se encuentran un gato abandonado y, como es la mejor idea que uno puede tener en una cuarta cita, deciden adoptarlo y mudarse a vivir juntos. Al gato lo llaman Miamor. El romance sigue a este nivel, sumándole una gran cantidad de bromas pesadísimas que se gastan el uno al otro no se muy bien con qué fin, pero dudo mucho que con el de mantener la relación.

La célebre frase anterior la pronunció otra gran actriz, Inma Cuesta, y, si no le faltaba razón entonces, imagínate con un papel protagonista. Michelle Jenner encabeza el reparto de esta comedia romántica y está magnífica. A pesar de su popularidad, deslumbra en su prácticamente desconocida faceta cómica. No entiendo por qué no la saca más a relucir. Hace un tándem perfecto con el partenaire de la cinta, Dani Rovira, que, acostumbrado por su parte a hacer reír, no desentona en los momentos más dramáticos. Así, Emilio Martínez-Lázaro entremezcla sus roles típicos con éxito, descansando la fuerza del film en la gracia y soltura con la que ambos intérpretes manejan los diálogos y situaciones.

Más allá de sus protagonistas, la peli ofrece un arranque excelente que no tarda en flojear, con una historia excesivamente plana. Bien es verdad que te ríes. Hay más de un gag que funciona. El resultado es suficientemente divertido como para disfrutarla, pero no se convertirá en un fenómeno como ya le pasara al director con Ocho apellidos vascos.

Web Hosting