Crónica La M.O.D.A. – 12007 almas vibran en el Wizink Center

Por David Casas 0

Cronica La MODA Wizink Center

Con un WiZink Center prácticamente lleno,  los 7 componentes de La M.O.D.A. (La Maravillosa Orquesta Del Alcohol) cantaron y gritaron junto a 12000 personas sus canciones e himnos. Un concierto de poco menos de 2 horas en el que sonaron hasta 29 temas.

04:30 de la mañana, Valencia. Suena la primera alarma. Hoy no hay tiempo ni para un minuto más. A las 06:00 nos espera un Blablacar dirección Madrid, para ver a uno de los grupos que más ha crecido en los últimos tiempos: La M.O.D.A. Tenemos sueño (mucho) frío (más aún en la ciudad que sería nuestro destino) pero muchas ganas. Café al cuerpo y carretera.

Como nosotros, cientos de personas hacen su particular viaje para ver al grupo subirse a un escenario muy especial. Muchas más almas que van a vivir sus particulares reencuentros con amigos y conocidos. En nuestro caso, debemos dar las gracias a los nuestros, Vic y Sabela. Son las personas que nos acogieron tan bien en Vallekas, y con las que pasamos un buen fin de semana.

Poco a poco se acerca la hora del concierto. A las 18:00, la fila comenzaba a crecer y crecer. Se agradecen las múltiples vallas para acceder al recinto. La gestión, increíble. Con nosotros quizá no tanto, ya que debimos esperar hasta tarde para entrar. Pero eso no iba a ser un problema. Porque era el día para celebrar junto a La M.O.D.A. que, desde Burgos, la música en directo sigue muy muy viva. 

Concierto sin interludios ni esperas.

Si pensáis que exagerábamos al decir que tocaron 29 canciones en poco menos de dos horas, no, no estábamos exagerando. Quizá lo más negativo del concierto fue un David Ruiz (vocalista de la banda) que, aunque eternamente agradecido, habló poco. Sabemos que repetirán en este escenario, y al ritmo que crece la banda, seguramente en lugares aún más grandes. Pero sentimos que se desaprovechó la oportunidad de ser un poco más cercanos con el público.

David Ruiz - La M.O.D.A. [David Casas - Fotografía]
David Ruiz – La M.O.D.A. [David Casas – Fotografía]

No obstante… qué importa hablar poco cuando tus letras lo hacen por ti. Porque La M.O.D.A. ha logrado que su público se sienta identificado con lo que transmiten. La voz de David acompaña en esta labor, por supuesto. Y desde el primer corte, La Inmensidad, los asistentes pudieron darlo todo.

Sonaron inmediatamente Una Canción Para No Decir Te Quiero y Mil Demonios, y rápidamente, un discurso de agradecimiento. El Wizink Center ya había caído rendido a los pies de la banda burgalesa, así que los temas siguieron llegando. Llegaron Amoxicilina, Disolutos, Suelo Gris y O Naufragar. Otro necesario pero breve parón demostró que las cosas entre público y artistas estaban funcionando muy bien.

Un pequeño discurso sobre la libertad de expresión daba paso a Amanecederos, otro de los múltiples himnos de la banda. De nuevo, los allí presentes sentían las canciones como suyas, y el grupo recibía todo ese cariño en forma de miles de voces cantando como si solo fueran una.

Siendo sinceros, el autor de estas líneas desconoce qué se siente al subir a un escenario tan grande solo con tus instrumentos y tus canciones. Prometieron que no habría florituras, que no habría decorados espectaculares ni fuegos artificiales, y así fue. Tampoco habría colaboraciones, porque este concierto era de La M.O.D.A., por y para sus fans. Lo que sí hubo fue un sentimiento de familia, de identificación con los 7 chavales que estaban dejándose la voz y que pedían lo mismo.

Los temas siguieron sonando uno tras otro, sin apenas descanso. Desde el nuevo EP, con un sorprendentemente coreado “ni un minuto más” hasta temas mucho más reconocidos de la banda, como son Miles Davis o 1932.

La M.O.D.A. [David Casas - Fotografía]
La M.O.D.A. [David Casas – Fotografía]

Momento de las vencedoras de la noche

Porque sí, todas las canciones fueron coreadas. Las 29, una detrás de otra. Pero está claro que siempre hay canciones que gustan más que otras. O que directamente logran transmitir más, y la banda lo sabía. Catedrales, Vasos Vacíos (qué potente es la colaboración de Iseo en directo) y en especial Los Hijos de Johnny Cash fueron 3 temas que tiraron abajo el Wizink Center. Hay un fuego fue la canción aprovechada por David para bajar al foso, subir a la valla, y sentir verdaderamente cerca a su público, que cantó con él.

Si los temas de discos anteriores gustaron y transmitieron a partes iguales, Océano, Campo Amarillo, y Gasoline no iban a quedar atrás. La primera es emotiva a más no poder, y todo aquel presente lo pudo notar. Con la segunda se hizo el silencio. 12000 personas calladas, atendiendo a cómo los focos se centraban en David, que solo al final fue acompañado por el resto de la banda. La tercera es casi el broche perfecto a un final del concierto, y durante mucho tiempo así fue… hasta Héroes del Sábado

Cientos de camisetas que, bien buscado, hacían referencia directa al grupo. Porque el tiempo les ha dado la razón: La M.O.D.A. son los nuevos héroes del sabado. O como poco, de este sábado tan mágico que pudo vivir la ciudad de Madrid.

David, Alvar, Nacho, Jacobo, Joselito, Caleb, y Jorge son las 7 almas de esas 12007 que hicieron vibrar el Wizink Center. Tienen claro de donde vienen, los kilómetros acumulados en el cuerpo, y los conciertos en pequeños bares y salas muy presentes. Mientras sigan acompañados por la humildad, quien sabe dónde los veremos la próxima vez. ¿En el Wanda o el Bernabeu?

Público - La M.O.D.A. [David Casas - Fotografía]
Público – La M.O.D.A. [David Casas – Fotografía]
Web Hosting