Beth Gibbons interpreta Symphony of Sorrowful Songs de Górecki

Por Ana Rguez. Borrego 0

Beth Gibbons

Se trata de una obra de 1976 que reflexiona sobre el dolor femenino

La exploración emocional de Beth Gibbons a través de la música no cesa. La cantante de Portishead vuelve a trabajar en solitario, después de Out of Season (2002), en un proyecto de lo más singular. Una obra clásica, la sinfonía tercera del compositor polaco Henryk Górecki, más conocida como Symphony of Sorrowful Songs.

Esta colaboración con la orquesta sinfónica pública de Polonia y con su director Krzysztof Penderecki (compositor de las bandas sonoras de El Resplandor y El Exorcista) surgió como una invitación, para formar parte de su programación. Una especie de ciclo en la que también participó Jonny Greenwood (Radiohead) con 48 Responses To Polymorphia y Bryce Dessner (The National) con Réponse Lutosławski.

Esta sinfonía, que trata de la maternidad y la separación de los seres queridos por cuestiones bélicas, era todo un reto para Beth Gibbons. Más allá de la tesitura vocal (pensada para una soprano), está escrita en polaco, idioma que desconoce. Quizás eso hizo aun más interesante esta colaboración, pues intensificó la preparación y aprendizaje de esta pieza, para cargarla de emocionalidad.

El próximo 29 de marzo se publicará tanto el álbum como la película de este concierto, dirigida por Michał Merczyński y producida por el National Audiovisual Institute de Polonia.

Tracklist:

I. Lento — Sostenuto tranquillo ma cantabile (basado en un lamento atribuido a la Virgen María, que aparece en la colección de canciones del siglo XV de Łysa Góra)

II. Lento e largo — Tranquillissimo (basado en un mensaje escrito en la pared de una cárcel de la Gestapo, por Helena Wanda Blazusiakówna, durante la Segunda Guerra Mundial)

III. Lento — Cantabile-semplice (basado en una canción folklórica que trata sobre una madre que busca a su hijo, que ha sido asesinado durante la insurrección silesia de 1919)

 

La fotografía es de Marcin Oliva Soto.

Web Hosting