Crítica: “Capitana Marvel” de Anna Boden y Ryan Fleck

Por Ana Rguez. Borrego 0

Capitana Marvel

La película ha recaudado más de 400 millones de dólares en su primer fin de semana

Sin ni siquiera haberse estrenado, Capitana Marvel ya había conseguido una ingente cantidad de críticas negativas por un detalle tan imbécil que justificaba con creces su fecha de estreno: el 8 de marzo. Más allá de la controversia que se generó con el hashtag que se eligió en España para promocionarla (#MujerTeníaQueSer: por favor, asumamos de una vez las posibilidades del sarcasmo más borrico), el cuñadismo digital se echó las manos a la cabeza por que le dedicaran una película a una superheroína. ¿Hasta dónde iba a llegar el feminismo? Oh, desastre, se aproximan las siete plagas de Egipto.

Más allá de su machismo lo que demostraban es su gigantesca ignorancia comiquera. ¿Qué son las supermujeres de la Patrulla X de Claremont o la mismísima Hulka de Lee y Buscema? A la espera de que hagan de una puñetera vez la película sobre Viuda Negra, ya tocaba rellenar ese hueco: el de una película protagonizada en exclusiva por una superheroína. No sólo por las lectoras de cómics (que no son tan pocas), sino por aquellos que realmente conocen las historias de Marvel. Y Carol Danvers es un personaje que merece ser reivindicado una y otra vez.

Tal y como ocurre con otras películas de este universo, Capitana Marvel se plantea como una presentación del personaje protagonista. Quién es, de dónde surge y cómo alcanza el status heroico enfrentándose a un conflicto. Un suceso que le hace descubrirse y le ayuda a comprender cuáles son sus capacidades, cuál es su misión en el universo. ¿Más detalles sobre el argumento? Quizás no merece la pena darlos para sentarse en la butaca del cine y dejarse sorprender, con las expectativas de disfrutar viendo una película que mezcla acción y space opera. Puede que el inicio in media res despiste algo, pues su ritmo es algo desigual (el paso de lo contemplativo a la acción a veces se queda difuso), pero a medida que avanza y ella se enfrenta a la búsqueda de sí misma, lo va ganando: tienes tanto interés como ella en saber más.

En las múltiples críticas estúpidas, se hablaba de las carencias de Brie Larson, físicas e interpretativas. ¿En serio es importante que tenga culazo? Por favor, que es una soldado. En cuanto a su expresividad, no es inexistente: se ajusta a la situación de un personaje que es militar, que procede del espacio exterior y que no sabe muy bien qué ocurre. De hecho, no es impasible: sus escenas con Samuel L. Jackson (Nick Furia) tienen una sutil comicidad, entre lo chulesco y la desactualización de personajes, que recuerdan a la mejor tradición de las buddy movies. Junto a él, cabe destacar su humanización y crecimiento desarrollado a través de la doctora Lawson (Annette Bening), su amiga y colega María Rambeau (Lashana Lynch) y Mónica (Akira Akbar), la hija de esta última. En algún momento habrá que analizar el ensamblaje y el desarrollo conceptual de estos cuatro personajes femeninos: todas ellas le dan claves para conformar el personaje y apostar por sus posibilidades, con un mensaje que va más allá del belicismo que suele imperar en el maniqueísmo heroíco.

Como colofón (y tal y como ocurriera en Guardianes de la Galaxia), la selección musical es una puñalada trapera emocional a todos los que fuimos adolescentes en los noventa. No Doubt, Elastica, Garbage… una destacada presencia de grupos femeninos de la época, que dan completamente en el clavo.

Capitana Marvel gana mucho puntos dentro del universo marvelita, no sólo dentro de la fase tres. Cumple con algo tan básico (y tan complejo, si tenemos en cuenta los líos que se hacen algunas películas) como es entretener.

Web Hosting