Festival de Cine de Málaga. “Asamblea” de Alex Montoya

Por Martín Godoy 0

Asamblea

Nuestra primera parada en el festival ha sido una película de corte independiente y no enteramente en castellano. Buena dosis de modernismo para ir abriendo boca. Asamblea es su título y una asamblea ha sido. Un grupo de personas dispares se reúne para tratar democráticamente la aprobación de un texto legal que solucione su misterioso problema común.

Esta película pequeña, aparentemente irrelevante, toma su texto de una obra teatral, desarrollándose casi en su totalidad en un único espacio físico y temporal. También es bastante escueta en cuanto a acción se refiere, no más de la que podría darse en cualquier junta de vecinos. Prácticamente son 75 minutos de unos tipos hablando sobre un problema que, terminada la película, aún no se cuál es. Sin embargo, esta carencia de dinamismo en su puesta en escena no debe confundirse, ni de lejos, con una falta de ritmo narrativo. Sus diálogos, inteligentes y certeros, consiguen mantener la atención del espectador en todo momento, erigiéndose como una crítica sutil a la moderna democracia del 15M. Esta de participación ciudadana, todos opinan y todos votan. Si bien comienza mostrando sus principales virtudes, pronto la vehemencia e intereses personales de sus personajes ponen de manifiesto los vicios más evidentes de este sistema utópico, sometido a una cansina burocracia y estructura organizativa.

Está rodada en valenciano y castellano. Cuando quieren ser refinados y tolerantes usan el primero. Cuando quieren insultar usan el segundo, que tiene más fuerza. ¡Qué útil es la lengua de Cervantes! Que esta dualidad idiomática no os impida echarle un vistazo. Ha sido una grata sorpresa, salpicada de momentos cómicos y con una conclusión final hilarante. El reparto nos cuenta que el rodaje duró 9 días, con apenas 2 días previos de ensayos. Quién lo diría. Realizan un trabajo inmejorable.