Entrevista a LAU: cuando necesitas ser valiente, y lo eres

Por Redacción EER 0

Entrevista a LAU

No conocíamos a nadie que primero abandonase su tierra natal, Buenos Aires, para pegarse 21 largos años creciendo y prosperando en el Reino Unido (la siempre emergente Londres) para finalmente decidir asentarse en Barcelona. Ahora, sí. Es en la Ciudad Condal donde la compositora, cantante y baterista sesionista ha dado un nuevo giro deseado a su trayectoria musical tras trabajar con artistas de la talla de Sam Sparro, The Presets o Erasure: publicar como solista. Laura Fares es la artista al cobijo de LAU.

Una erudita de la new wave, el pop electrónico y los sonidos bailables patrimonio de los ochenta que hace menos de un año lanzó todo un alegato a su nuevo status artístico y emocional Believer. Pues bien, ya prepara nuevo álbum el cual se prevé vea la luz a principios de 2022. Ya hemos conocido un primer avance (“Undecided”), todo por cierto en la discográfica donde ella es directora creativa: Aztec Records. Vamos, que LAU sirve tanto para un roto como para un descosido. No solo de habilidades hablamos con ella en la siguiente charla.

Entrevista a LAU

Se ha vertido mucha tinta en torno a tu propuesta artístico-musical tanto en tu país de origen (Argentina), el que te vio crecer (Reino Unido), pero ahora que decididamente te asentaste en Barcelona… Momento inmejorable para que se conozca y valore en España, ¿no es así?

La verdad es que sí. Es una etapa nueva en mi vida, necesitaba un cambio de aire después de más de dos décadas en el Reino Unido, y Barcelona es una ciudad hermosa que desde luego me recibió con los brazos abiertos. Tengo muchas ganas de empezar a tocar shows en toda España, espero que eso suceda en el 2022.

Es un gesto más de valentía por tu parte, ¿estamos de acuerdo? Imaginamos que no todo tu periplo profesional ha debido ser un camino de rosas total y absoluto. ¿Cómo y cuándo una artista como tú se hace más fuerte? ¿Y se cae con más facilidad en la debilidad?

Es difícil cambiar de país y comenzar de cero. Yo lo hice dos veces en mi vida, pero siempre fueron situaciones muy marcadas, donde yo al menos veía muy claro el camino a seguir. A veces la vida te pone obstáculos o situaciones a modo de señales, es positivo y está bien reconocerlas, cambiar de rumbo entonces, sí que es necesario. No me da miedo el cambio, me da más miedo estancarme.

¿Qué tal te está tratando la Ciudad Condal por ahora? ¿Qué entiendes o intuyes te aportará la ciudad, su gente (mucha población argentina, por cierto), su cultura y por supuesto su escena local y musical?

La verdad es que me siento como en casa en Barcelona. Siento que culturalmente está más cerca de mí, y me enamoré de su gente, sus paisajes, su noche y su música. Yo vivo en el Barrio Gótico y hace poco fueron las fiestas de la Mercé, estuvo genial porque vi bandas tocar todas las noches, en varios escenarios por mi zona y con un paisaje idílico de fondo. Aún soy nueva en la escena musical de Barcelona, pero de a poco estoy conociendo músicos muy interesantes.

¿Cómo percibes el respaldo en nuestro país de las sonoridades que tan bien defiendes? Estas, hermanadas sin duda con el pop sintético y de carácter ochentero.

Mi música fue muy bien recibida en España y conozco a muchos fans de este estilo. Si bien mis letras son en inglés, la gente conecta con lo que digo y me apoyan mucho en las redes sociales. Toqué muchas veces en España con diferentes proyectos y ahora es el momento de por fin mostrar el mío como solista y conocer a mis fans cara a cara.

Cuéntanos más sobre tus primeros pasos. Qué artistas, discos, épocas, situaciones o criterios te animaron definitivamente a la hora de comenzar a construir una carrera sólida ¿Es cierto entonces que pasaste 21 años en Londres? Aquello también debió marcarte mucho.

Me fui de Buenos Aires a Londres en 1999, me inscribí en la Universidad para estudiar música y mi instrumento principal en aquel entonces era la batería. Así que, al terminar mis estudios, comencé a irme de gira por todo el mundo como baterista sesionista para artistas del pop a nivel internacional como Ricky Martin, Taio Cruz, Clean Bandit y Sam Sparro, entre otros. Siempre admiré la escena musical del Reino Unido (muchas de mis bandas favoritas eran de allí) y para mí fue increíble meterme en esa escena musical y tocar con grandes artistas. Aprendí muchísimo en esas dos décadas y hasta armé un sello discográfico con mi amigo Ariel Amejeiras (otro argentino que vivía en Londres en ese momento): Aztec Records.

A todo esto LAU ejerce tanto como compositora, cantante, baterista e incluso directora creativa de la discográfica Aztec Records y Aztec Latin ¿cómo te sueles organizar?

No es nada fácil, y a veces es demasiado, pero la clave es ser superorganizada. Ahora mismo me enfoco mayormente en componer y en cantar para mi proyecto. Ya no toco la batería para otros artistas porque decidí focalizarme en mí misma. Ser directora creativa del sello ocupa la otra mitad de mi tiempo. Me encanta descubrir nuevos artistas y ayudarlos a armar y a lanzar sus álbumes. Me llena de orgullo ver cómo van creciendo y asentándose en su identidad musical con el paso del tiempo.

Recién acabas de presentarnos el primer avance de tu próximo álbum de estudio, previsto para febrero de 2022. El sencillo se titula “Undecided” ¿qué nos puedes contar sobre él?

“Undecided” es un tema que escribí acerca de una relación a distancia en tiempos de pandemia, algo que mucha gente atravesó este año (yo incluida, claro está). Enamorarse de alguien en la distancia, siendo más exacta por Zoom, sin haberla conocido en persona, genera mucha ansiedad y dudas. ¿Es todo fantasía o realidad?

“Believer”, además de ser un tema de Imagine Dragons y ser parte del título de aquella mítica composición de Neil Diamond… es mucho más para ti, ¿nos lo dirás?

Para mí significa mucho porque es el nombre de mi primer álbum como solista, cuando por fin comencé a creer en mí misma y logré encontrar mi propia voz e identidad musical luego de tantos años tocando para otra gente. Fue como un renacer, un volver a empezar, pero esta vez como cantante y al frente de mi propio proyecto. Me tomó mucho coraje dar ese paso.

Este sería entonces tu segundo álbum en solitario. Pero ya adelantabas que habías trabajado o actuado anteriormente con infinidad de artistas de primerísimo nivel, ¿qué tal fue la experiencia con ellos? ¿Siempre desarrollabas el mismo papel, o…?

Con Sam Sparro, Ricky Martin, Clean Bandit, Taio Cruz, etc, fui baterista sesionista tocando grandes shows, festivales y programas de televisión en diferentes partes del mundo. Tuve la gran suerte de tocar con ellos y abrir para artistas como Adele, Robyn y One Direction. Aprendí muchísimo durante esos años, conocí a muchos de mis ídolos y realmente fue un sueño hecho realidad. Con NINA armamos un proyecto desde cero; la descubrí, desarrollé y compuse toda su música durante casi una década, así que mi rol era el de compositora, baterista, cantante y productora. Yo fui parte de ese dúo.

No menos llamativo de tu ‘historial’ es haber sido telonera del mítico dúo Erasure, ¿cómo ocurrió? Cualquier anécdota / historia de la experiencia. Suponemos que compartiste con Vince Clarke y Andy Bell algo más que el escenario.

Aquello ocurrió con NINA precisamente. Fuimos afortunadas de que Erasure nos ofreciera siete fechas como teloneras en su gira de Estados Unidos en el 2014. Fue una experiencia increíble, ya que es una banda que he escuchado desde mi adolescencia. Andy es un amor, recuerdo sus calentamientos vocales antes de subir al escenario y se me pone la piel de gallina. Tiene una voz increíble y es un showman impresionante.

Tendrás inmensas ganas de retomar la música en directo ¿verdad? ¿Pensamientos completamente positivos en relación a qué vamos viendo finalmente la luz, y poco a poco se van reactivando los conciertos, festivales, etc.?

Este año fue rarísimo para todo el mundo, así que creo que es hora de por fin poder salir a disfrutar de festivales y conciertos. La verdad es que estoy yendo a ver muchos shows últimamente y me encanta. Me da muchas ganas de volver al escenario, por eso decidí tocar mi primer show como solista en Buenos Aires que llevaré a cabo en noviembre, aprovechando un viaje que tenía planeado.

¿Sugerirías la Música –así, con mayúscula y en negrita- como una de las terapias más poderosas a la hora de reactivar la vida y la positividad de una persona con el ánimo tocado, o muy tocado?

¡Totalmente! A pesar de que es una industria difícil, a mí la música me salvó varias veces, en diferentes situaciones de mi vida. Siempre me dio un foco y un propósito en mi vida cuando las cosas se caían a mí alrededor. Como un faro en la tormenta, siempre mi pasión por la música ha guiado decisiones importantes en mi vida.

¿Quieres añadir alguna otra cosa? ¡Siéntete libre!

Mi segundo álbum saldrá en febrero del año que viene, les invito a seguirme en mis redes sociales (@laufares) para estar al tanto de los singles que irán saliendo y shows que iré anunciando poco a poco.

Foto de portada por Liz Evans.