Reseña de «El Reino», de Jo Nesbø

Por Marcos Gendre 0

El escritor noruego Jo Nesbø, máximo exponente de la novela negra escandinava, se reafirma con El Reino.

Que Jo Nesbø es el rey del noir escandinavo es algo que ya ha quedado plenamente demostrado en estas últimas décadas. Sin embargo, lo que le hacia falta a este autor súper ventas era gestar una obra mayor, cumbre, que sirviera como faro-guía de toda su obra o, de otro modo, una isla mayor que sirviera de referencia a sus diferentes logros. Entre estas dos opciones, la escogida para la ocasión ha sido la segunda. Una donde se encuentran todos los rasgos reconocibles de este tótem de la novela de misterio. Lo que no es tan reconocible es el halo turbio familiar que impregna la historia de estos Caín y Abel de las estepas noruegas, en modo Fargo. A este par, hay que sumar a Shannon, redimensión de la femme fatale, humanizada y reinventada, desprovista de los tópicos habituales que siembra esta clase de personajes en la novela y el cine negro.

Aquí, los protagonistas conforman un trío de personalidades complementarias en su lado oscuro, uno tratado con inusual naturalidad, a través del que se establecen diferentes tramas paralelas y brutales flashbacks hasta la adolescencia de los hermanísimos, portadores de la semilla del mal en sus adentros, siempre destapada a través de la venganza. Con este eje narrativo, Nesbø ha construido su obra más fascinante hasta la fecha. Una que cumple los requisitos necesarios para gestar eso que comentaba al arranque de esta crítica. Y es que las más de seiscientas páginas que conforman el trayecto fluyen a través de una depuración fastuosa de los diálogos, plenos de intensidad e instinto agresivo. Porque, más allá de las descripciones fotográficas que caracterizan a Nesbø, donde consigue aprisionarnos a las páginas es por medio de su capacidad para dar vida a sus creaciones por medio de su voz. Unas que forman parte de un pueblo habitado por un policía vengativo, un ser tan indescriptible como Grette, un mezquino millonario y toda clase de seres cuyas ambiciones están sujetas al pasado de los protagonistas que conforman tan malsana como infecciosa representación del alma humana.