Hosting WordPress

La pasada noche la música urbana salvó mi vida

Por Redacción EER 0

Desde hace un tiempo los cuidados mentales han llegado a primera línea del público general. Ya sea porque ha sido una consecuencia que ha maximizado esta pandemia o porque de una u otra forma una serie de gente conocida ha reconocido haber sufrido o estar sufriendo consecuencias mentales las malas pasadas que nos juega nuestra cabeza, la cháchara mental y las presiones de la vida diaria que todo el mundo puede tener que afrontar en un momento u otro y que pueden mutar en graves consecuencias para nuestra salud mental. Gente como el cantante Dani Martín (El Canto del Loco), el comediante Ignatius Farray o el presentador Ángel Martín han reconocido la importancia de psicólogos, psiquiatras y otros profesionales de este tipo de cuidados. La importancia de normalizar algo que es muchísimo más habitual y que cuenta todavía con un injusto estigma social.

Uno de nuestros colaboradores, Diego José Fabián, se encuentra inmerso en este proceso del que no nos cabe duda que terminará saliendo reforzado. En medio de este proceso nos ha pedido publicar una pequeña reflexión sobre cómo la música es muchas veces una gran terapia además pone su pequeño granito de visibilidad para que nadie se sienta un bicho raro. Porque no hay nada más normal que el hecho de que todos somos, de una u otra forma, vulnerables.

Bien. Las cosas son como son. El reaggeton y el trap tienen su propia emisora de radio. ¿Qué estilo puede presumir de tal privilegio? La música clásica y el rock, porque todos sabemos que los géneros electrónicos no acaban de cuajar. Pero centrémonos. Un ingreso hospitalario por una enfermedad mental nadie lo desea. Pero siempre te puedes refugiar en la música. Allí Los 40 Urban no paran de sonar en la televisión. Y resulta que toda esa mierda que suena te acaba gustando y hasta te hace terapia. Joder, porque el reaggeton y el trap son las músicas del momento. Tengo el placer de escuchar todo esto con dos niñas anoréxicas, una chica satánica, otra con trastornos límites y un largo etcétera de personalidades trastornadas. Y esta emisora nos une y nos gusta. Porque la música todo lo puede. Ese Rauw Alejandro, Bomba Estéreo, Sebastián Yatra… Un lujo. Sí, yo en este medio he escrito artículos en favor del indie, la electrónica e incluso Eurovisión. Ahora es el momento de la música urbana. El que quiera que se suba al carro. El que no, que haga el amor en un baño. Y que cierre la puerta al salir. Coño ya.

Hosting WordPress