Niños Luchando amplia su Diario de Inmersión

Por Ana Rguez. Borrego 0

Niños Luchando

Edita Raso Estudio

¿Cómo de inspiradores han sido estos años de pandemia?  Parece que nos quedamos en la superficie, en el progresivo avance hacia la “normalidad”, que no queremos profundizar en todas las emociones que afloraron desde que nos confinaron. Porque de alguna manera nos encerramos con nosotros mismos, con nuestras debilidades y fracasos, con el balance de lo vivido y la incertidumbre de lo que llegaría. Y así surge Niños Luchando, el nuevo proyecto de Javier Bolívar, el que fuera líder de Aurora.

Su etapa en la banda granadina acabó, pero había muchas emociones sobre las que reflexionar en forma de melodías. Y profundizar en ese terreno que adopta las características del agua: la transparencia, su profundidad, la capacidad de limpiar lo que parece turbio. Así surgen sus nuevos EPs, que parecen reflejar las diferentes fases de ese buceo en uno mismo. Hace unos meses fue Diario de Inmersión, pt. I (2021), en donde la incomunicación y la voluntad de cerrar heridas eran las protagonistas; la semana pasada salió Diario de Inmersión, pt. II (2022), en el que aún va más allá, a lo más doloroso: nuestra fragilidad y vulnerabilidad.

Entre el pop y la electrónica, Niños Luchando juega con los contrastes que nos rodean, entre lo más pegado a la tierra y lo que nos hace flotar con una sensación cósmica, entre lo que parece propio y que es compartido por todos, lo que nos hiere y nos hace aprender de nosotros mismos. Hay melancolía pero también poderío por ser capaz de reflejar esas emociones, como ya reflejaban otros grupos que nos recuerda: Portishead, Radiohead, Moderat, Beak>…