Hosting WordPress

«Tostonazo», de Santiago Lorenzo

Por Marcos Gendre 0

santiago lorenzo tostonazo

Hay que reconocer que el éxito de “Los asquerosos” fue un hecho poco menos que sorprendente. Doscientos mil ejemplares vendidos de un libro cuyo estilo narrativo bucea en la tradición castellana de hace un siglo. Todo un deleite con el cual la balanza entre fondo y forma se equilibraron en un todo genial, que vuelve a gestarse en este “Tostonazo”, relato a mayor gloria de un tipo como Santiago Lorenzo, que conoce perfectamente los entresijos que hilan las interioridades del séptimo arte. Al mismo, le dedica la primera parte de las dos que vertebran esta narración, en la que Lorenzo saca pecho y subraya la musicalidad lingüística desprendida a través de un vocabulario al cual su autor da un sabroso compendio de arreones, giros y alargamientos continuos.

En cierta manera, este libro es el clásico que se puede disfrutar por la belleza de su escritura, sin importar el argumento hilado. Sin embargo, debajo de esta superficie, nos encontramos con un relato que, a pesar de su definición como “luminoso”, presenta más causticidad que la mayoría de narraciones que pululan por ahí. No en vano, Lorenzo tira de cualquier excusa para desarrollar descripciones devastadoras, tan plenas de ironía como de un justificado aliento a revancha, sobre el cual galopa para, finalmente, ofrecernos una radiografía vertiginosa de los seres que siguen poblando nuestro contexto vital. Estatuas romas que sobreviven al paso del tiempo desde sus orígenes franquistas. De hecho, no resulta complicado reconocer el aliento a VOX de uno de los protagonistas más memorables de la segunda, y última, parte de este libro. Un trabajo de sastrería literaria a medida que refuerza la sensación de estar hablando de un ser único en su especie, cuando lo hacemos de un tal Santiago Lorenzo: el mismo que cae bien por vivir en un pueblo de apenas veinte habitantes, pero que, por encima de todo, es un avezado saltimbanqui entre épocas de la palabra escrita. Para muestra, esta nueva demostración de un talento que, a veces, pesa más por no contar con rivales dentro de su área de acción que por sus propios méritos artísticos. Pero a quien no se le puede achacar ni un pero en su nuevo retoño novelesco.

Hosting WordPress