Hosting WordPress

Crónica del concierto de Mujeres en Sala X (Sevilla)

Por Armando Rendón 0

Mujeres Sala X

La banda catalana vuelve a demostrar, si es que era necesario, que son uno de los grupos con mejor directo del territorio nacional y que su último lanzamiento musical, “Desde Flores y Entrañas” (Sonido Muchacho, 2023), es posiblemente su disco más redondo.

Aun recuerdo aquel año en el Primavera Sound cuando una amiga experta en música catalana me “exigió” que olvidase a los cabezas de cartel y a los grupos más renombrados, y que me acercase a uno de esos escenarios más reducidos del Forum para ver a una banda llamada Mujeres, que no me los perdiese. Nadie de los que venía conmigo me hizo ni puñetero caso, pero yo fui. Lo que pude disfrutar en ese concierto con un nutrido grupo de seguidores locales de la banda, me hizo desde ese momento ser un fiel seguidor de Yago, Pol y Arnau. Por aquella época aún cantaban alguna coplilla en inglés, recordando sus inicios, pero su energía y enganche con el respetable era tremendo. La música en directo tiene esa magia, ese pellizco directo al alma. Una vez te acercas a algo que te gusta, poco sentimientos son tan agradables y gratificantes, o como dirían los protagonistas de esta crónica, pocos sentimientos tan importantes.

Pues bien, el sábado, tras pasar por Málaga y Córdoba, Mujeres se acercaban a “miarmalandia”, venían a Sevilla a la Sala X. Yo, como profeta evangelizador de las bandas que me flipan, me había asegurado que la noche se viese arropada de la mejor compañía madrileño-granaína-planetaria posible (he de decir que tras el bolo se confesó una nueva fan de los “mujeres”). Los saludamos en la previa tomando unas cervezas en el “cutre” bar adjunto a la sala. Tres tíos normales, con pinta de muy buena gente, que hacen música de banda grande, muy grande. Como parte del menú musical nos permitieron conocer en directo a la banda alicantina Mute que he decir, gracias al bueno de Rafa Cremades, nos dejó gratamente sorprendidos por su directo y por unas canciones que, sin haberlas escuchado antes, nos parecieron de lo más interesantes. Con un potente Noise Pop cargado de acordes de guitarras y con un bajo muy protagonista, se hicieron con el público tras los primeros acordes. Sonaron “Grandes amistades”, “Cambio de Estrategia”, “Lo que sea menos a casa” o “Revolución”. Síganlos y ojalá los veamos pronto de nuevo en directo porque merecen mucho la pena.

Y tras los ajustes necesarios para la sonorización de Mujeres, comenzó el bolo de los barceloneses con la sala X repleta. Calor, mucho calor dentro del horno en el que se convirtió la sala. El solo hecho de que los tres miembros de la banda llegasen sanos y salvo al final del concierto ya es algo más que milagroso. Y milagroso fue lo que disfrutamos en las casi dos horas de música que nos regalaron. La sencillez de ir al grano, lo irrefrenable de un rock garaje, indie rock o como lo quieran adjetivar, que en directo te deja absolutamente exhausto. No deja de ser curioso que una banda con una trayectoria tan dilatada, bajo cuyos “brazos” han ido naciendo muchas bandas con gustos y estilos similares a los suyos, sea ahora cuando está en el zenit de su trayectoria, siendo actualmente cuando más seguidores y adeptos los siguen a todos lados. Curioso y más que currado éxito.

La comunión con el público es total, convirtiéndose la pista de cualquiera de sus conciertos en un “pogo” global donde todo y cada uno de los asistentes parece entrar en éxtasis y vuelan, empujan, saltan o gritan todos y cada uno de los estribillos e himnos que la banda despliega sin cuartel.  Que Pol se tire al público como el mismísimo Cristo resucitado con su bajo para ser paseado cual mesías redentor o que Yago despliegue una energía descomunal en cada una de sus interpretaciones, mientras el bueno de Arnau no deja de martillear angelicalmente la batería, es ya marca de la casa. Pocos entraron en la sala sin saber que tras el concierto, la devoción hacia Mujeres, ya se iba a a convertir inexorablemente en fe eterna.

Sonaron más de veinte canciones, entre las que hubo un pequeño bis de un “Sentimiento Importante”, sin olvidar gran parte de sus himnos como “Tú y yo”, “Aquellos Ojos”, “Si piensas en mi” o “Romance Romántico” y medio cerrando con su clásica versión de Kokoshca, “No Volveré”. En este caso, creo que estaban tan a gusto, que decidieron volver y dedicarnos un último trallazo en forma de canción que nos hizo a todos volver a brincar, sabiendo que no solo no te decepcionan nunca, sino que sabes que cada vez que los veas se superarán una y otra vez.

Hosting WordPress