Hosting WordPress

«Mundo turbio» de Fernando Alfaro

Por Marcos Gendre 0

Fernando Alfaro Mundo turbio

Si hay una figura de la escena pop de este país de quien podríamos esperar una fuga literaria en modo novela, esa es Fernando Alfaro. Capitán de un imaginario seco y crudo de huesos, perros, tripas y corazones, la conformación de este “Mundo turbio” es ni más ni menos que la constitución narrativa del trabajo lírico realizado hasta el momento por el albaceteño, ya sea al frente de Surfin’ Bichos como en Chucho, principalmente. No en vano, este libro se alimenta de personajes extraídos de sus canciones, las cuales también están recogidas tras el final de la novela. Sin embargo, la función de las mismas es mucho mayor que un simple recordatorio de su existencia.

A lo largo de las páginas que componen este relato, el hilo cardado por las mismas se cruza en una telaraña de frases marcadas por la intensidad desaforada de un Celine rabioos. Eso sí, tal como está descrito en la nota de prensa dispuesta para la ocasión lo que tenemos aquí es un bildungsroman ibérico que responde a la necesidad de abarcar una nómina memorable de personajes paridos en canciones como “Ángel turbio”, que cobran protagonismo mayor en una lectura que, ante todo, combina el arrojo identificativo de las primeras novelas y la experiencia acumulada de tantos años de ir moldeando un universo personalísimo a través de otra disciplina artística.

Como no podía ser de otra manera, en este caso el resultado es conmovedor: la sentencia definitiva de un sueño húmedo hecho realidad tras tantos años de espera y que es comparable a la traslación literaria que hizo Nick Cave en su momento; sin duda, uno de los grandes referentes de Fernando Alfaro dentro de esa mística de fregadero que de forma tan violenta y hermosa ha forjado nuestro creador favorito de gente abollada a lo largo de los años. El mismo que en esta novela de iniciación/testamentaria dirige con mano soberana y locuaz. Todo siempre al son de ríos de tinta turbulentos, encauzados hasta la médula misma donde dolor y cicatriz siempre son curados a golpe de sal.

9.0

9.0
90%
Hosting WordPress